fbnoscript

La tercera vuelta

Por Jorge Altamira
Para los militantes del Partido Obrero fue un discurso singular. Algunos compañeros lo caracterizaron como la expresión de una fuerte perspectiva política, pero muchos otros lo visualizaron como un intento de contrarrestar un previsible retroceso electoral. Entre los dos mil asistentes al acto de cierre de la campaña electoral del Partido Obrero, en plaza Once, se lo sintió como un discurso fuertemente emotivo y cargado de fuertes esperanzas. En cualquier caso, sin embargo, es indudable que constituyó el punto más alto del planteamiento que caracterizó al PO bajo todo el régimen de Menem-Cavallo. Fue, por lo tanto, para muchos, el más controvertidoy el que ponía mejor de manifiesto la política partidaria.
 
Han pasado apenas 45 días del 11 de mayo pasado, y hoy el lector puede cotejar el contenido de los señalamientos que Jorge Altamira hizo en esa oportunidad con la realidad inmediata que envuelve a todo el país y a todas sus clases sociales, pero fundamentalmente a los trabajadores, a los explotados, a la clase obrera.
 
"... No voy a criticar a los encuesta-dores de esta campaña electoral con el método de Massaccesi, ni con el método de Bordón o de “Chacho" Alvarez, de que los encuestadores no cuentan esto o que no tienen en cuenta aquello o de que proyectan mal los “indecisos"; que hay que proyectarlos así y no proyectarlos asá; que no tienen en cuenta la diversidad regional o que la cantidad de personas que entrevistan es poca. Francamente todo eso importa un bledo. La crítica fundamental a los encuestadores, y en cierto modo, la denuncia fundamental de la incapacidad de la burguesía, es que los encuestadores no han registrado el fenómeno fundamental que se ha producido en el pueblo en el curso de esta campaña electoral.
 
Ascenso popular
 
“A partir de la toma de la empresa Continental fueguina comenzó un ascenso imparable en el movimiento obrero y popular. Este dato no lo pueden descubrir los encuestadores. Este dato sólo lo percibe el que tiene el oído pegado a las masas de su país. Vengo de Santa Cruz, donde los compañeros de Río Turbio han iniciado una huelga ge neral indefinida con el apoyo masivo de la población y se han incorporado de esta manera al torrente de luchas que en jujuy, Salta, Córdoba y Río Negro envuelve a la Argentina. ¿Se da cuenta la burguesía de que la caldera de la presión popular ha comenzado a explotar? ¿Se da cuenta, en su frivolidad, de que estamos asistiendo a un proceso que las urnas no alcanzarán a registrar pero que van a marcar el verdadero derrotero? Está ocupado el Concejo Deliberante de Ushuaia; está ocupado el Concejo Deliberante en Barilo-che; hay movilizaciones todos los días en Cippoletti y en Viedma. En Córdoba, ocupan los edificios públicos; en Jujuy, los trabajadores marchan una vez más sobre la Legislatura. Los chicos de las universidades ocupan las facultades y los más chicos de los secundarios cruzan las calles e impiden el tránsito, defendiendo sus derechos a una organización libre e independiente en los colegios secundarios. ¿Se habrá dado cuenta alguien de este proceso fundamental que, por su extensión, su permanencia, su alcance, está mostrando que hemos iniciado una nueva etapa política para el movimiento obrero argentino? Esta es la clave de la situación política.
 
“Y lo que se concluye de todas esas luchas es una consigna: “¡¡que la crisis la paguen ellos!!".
 
"En el curso de la campaña electoral hemos comprobado que nuestra consigna no es un producto de laboratorio; no es una alquimia; no la inventó una persona ni salió del cenáculo de un Comité Nacional; es la traducción al lenguaje, es la traducción a la consigna y a la conciencia, del movimiento real de nuestras masas trabajadoras contra la explotación capitalista y contra la bancarrota del sistema actual.
 
Peor con Menem
 
“Compañeros: el gobierno menemista, que creía que ganaba estas elecciones por varios cuerpos, anda desesperado. Hace una gala de terror ideológico y de terror psicológico por todos lados: “si perdemos nosotros se hunde el país . ¿Qué mejor confesión de la fragilidad de sus instituciones y de la hipocresía del régimen democrático? La Renault acaba de suspender por quince días a sus trabajadores, claro que como manifestación de esta crisis industrial que el PARTIDO OBRERO fue el primero en poner de manifiesto, pero por sobre todo como una medida de terror político y psicológico con que la burguesía aborda una “pacífica” consulta electoral. “Si no gana Menem, van a perder el trabajo. Si no gana Menem, van a caer los bancos. Si no gana Menem, se van a huir los capitales. Si no gana Menem, ¡el país se hunde!".
"Qué lástima Menem, no tenés a alguien con dos dedos en la cabeza que te hubiera evitado decir todo esto, porque el país se hunde con vos, Menem, los capitales ya se van, las fábricas ya cierran; la desocupación ya crece; ¡el levantamiento popular ya está en marcha! Menem lo ha suscitado, no la partida de Menem del gobierno (aplausos).
 
‘El gobierno tiene una mira de corto plazo, porque el trabajador despolitizado, el trabajador que no tiene conciencia de clase y que apretado por este terror le dé el voto a Menem, por causa de este terror psicológico; por causa de estas amenazas, si ganara Menem y viera que las amenazas se concretan igual..., que precisamente lo que él creía que iba a evitar reeligiendo a este cipayo a la presidencia de la Nación, se concreta más todavía como consecuencia de que ha sido reelegido, va a sonar un escarmiento terrible; va a ser un boomerang. El terror psicológico contra el pueblo se va a transformar en el terror del pueblo contra estos terroristas (aplausos). No es gratuito lo que están haciendo. No es gratuito jugar con esta política. Los trabajadores van a sacar sus conclusiones. Porque el panorama esencial del país está determinado por el derrumbe del "plan” económico; por la fuga creciente de capitales; por la incapacidad de mantener en pie a los bancos; por la crisis de la industria y por el dato más grave de todos: los esclavistas, a pesar de sus riquezas y a pesar de su tecnología, no logran alimentar a sus esclavos, no logran cumplir con la ley elemental que mantiene en pie un régimen esclavista. Por eso, la crisis se agrava y la crisis se va a acentuar. Han tratado de disimular su política para birlar el voto. Como si esto fuera a quedar impune. Estas maniobras políticas no quedarán impunes, porque el pueblo se cobrará el engaño, se cobrará la estafa y rápidamente sacará conclusiones políticas.
 
El año comienza en mayo
 
“El otro día, un periodista me “chicaneaba” sobre el poco progreso del PARTIDO OBRERO en veinte años, lo cual es lógico de parte de él, porque estos últimos veinte años para él fueron veinte años de plácida vida familiar, cuando Para nosotros fueron años de alzas y de bajas, de luchas y de persecuciones, de pérdida de compañeros y de conquistas de muchos más compañeros, de combates, de frustraciones, de victorias y de derrotas que él despachaba bajo la frase “los últimos veinte años". Pero ya Marx dijo: ¡¡hay días que condensan veinte años!! Nosotros nos vamos a cobrar los veinte años que demoramos en construir el PARTIDO OBRERO, en un día, en que sacaremos todas las conclusiones victoriosas de una experiencia de veinte años.
 
“¿Porque quién nos puede refutar que el verdadero proceso político de 1995 recién comienza en mayo? E| ap0 comienza en mayo. El año comienza el lunes, cuando se disipe esta farsa y haya que ir a enfrentar la crisis “de frente" Ahí es que hay que probar los programas y las políticas y ahí es que van a fundirse. Que la crisis se superó, ¡macanas! Cierra la industria automotriz, caen las ventas, cae la producción, se despiden compañeros, se ocupan fábricas, los trabajadores están siendo obligados a emprender una lucha ofensiva. Buxton, una gran fábrica metalúrgica, es un símbolo, de un lado, de la crisis industrial; de otro lado, de la lucha inevitable que van a librar los trabajadores. Por eso, es acertado el planteo: la tercera vuelta es la decisiva, la tercera vuelta es la vencida y queremos que voten al PARTIDO OBRERO porque votar al PARTIDO OBRERO es votar por la dirección de la tercera vuelta. No de estos lacrimógenos, no de este Bordón que cada vez que habla pone cara de que estuviera a punto de llorar, como si pidiera perdón por no ser más menemista que Menem. El candidato éste del Frente Grande, el asesor del “Chacho" Alvarez; el asesor de Bordón, este Arnaldo Bocco, le dice al Semanario Económico, que ya fue citado por los compañeros que me precedieron, a la pregunta del periodista de “¿qué van a hacer con el acuerdo que firmó Cavallo con el Fondo Monetario Internacional?”.
 
él contesta sin pelos en la lengua, “cumplirlo, cumplir el programa del Fondo Monetario Internacional —dice— porque no hay otra salida”. Este es el opositor; éste es el que quiere polarizar; éste es el que quiere ofrecer a los trabajadores una nueva alternativa. Naturalmente, que por eso el país le da la espalda, por eso sólo atrae a un cenáculo de la clase media. Pero no puede penetrar en las masas profundas de trabajadores. Esa tarea de penetrar en las masas profundas de trabajadores le está reservada al PARTIDO OBRERO. ¡¡Y el PARTIDO OBRERO tiene que salir de este acto juramentado de que este año se va a esforzar por penetrar como nunca en masas que están pidiendo una dirección política ya!! (aplausos).
 
Brasil
 
"Nos dicen, ¡qué va a haber crisis económica!; lo resolvemos con el comercio con Brasil. Sin embargo, qué pasa en Brasil. Una huelga general, de características espectaculares, está paralizando el sistema petrolero del país; está paralizado el sistema ferroviario; está paralizado el transporte urbano y está paralizado la administración pública ... Y si yo les digo por qué... ustedes van a ver cómo el alma de la clase obrera es gemela en todos los países. Están parados porque le dicen NO A LA JUBILACION PRIVADA. Por eso hay una huelga indefinida en Brasil.
 
"¿Brasil es una salida? Brasil, al comienzo de esta crisis, tenía 45.000 millones de dólares de reservas en el Banco Central. Hoy tiene 28.000, perdió más que la Argentina. Perdió 17.000 millones de dólares en menos de cuatro meses. Es un país que va al colapso. Como la Argentina, peor que la Argentina. Brasil no es una salida para la Argentina y Argentina no es una salida para el Brasil, porque la salida para Brasil y para la Argentina y para Bolivia y para Chile y para todos los pueblos del mundo, es acabar con el capitalismo y establecer un gobierno de trabajadores a nivel internacional (aplausos)...
 
“Compañeros: algún observador imparcial va a decir que mi discurso es sui generis, es un discurso atípico para un final de campaña electoral, pero ocurre que nosotros no hacemos discursos ni de principios ni de finales de campaña electoral; para nosotros está la lucha de clases, el movimiento obrero, y la lucha contra la explotación del hombre por el hombre. Mi discurso de hoy tiene un eje: el PARTIDO OBRERO en una situación política, social y económica cada vez más seria.
 
“Gane quien gane las próximas elecciones, la burguesía, inevitablemente, formará un gobierno de coalición. Menem, si gana, contra lo que digan todos los periodistas, y no importa la cantidad de votos que saque, formará un gobierno débil, un gobierno, si gana, que estuvo a punto de perder con un don nadie” como Bordón, y por sobre todas las cosas, que tiene que enfrentar una crisis que supera la capacidad de acción del gobierno menemista, deteriorado, desgastado y desprestigiado realmente ante las masas trabajadoras...
 
“La vida no puede ser encerrada en el calendario de la Constitución; los calendarios constitucionales son una ficción que conviene a la burguesía. La vida tiene sus leyes. La lucha tiene sus leyes. Las leyes son éstas, las de los trabajadores, peleando y esforzándose para que “la crisis la paguen ellos".
 
Y nosotros somos el partido que hemos levantado esa consigna y que le tenemos que dar una alternativa victoriosa...
 
“Pero un gobierno de coalición, cualquiera se da cuenta, es un recurso extremo. La burguesía, por principio o por norma general, no quiere gobiernos de coalición, prefiere que uno gobierne y el otro haga de recambio. Si el que gobierna se desgasta, mete al que estaba en la oposición; si el que está en la oposición, pasó a ser gobierno y se desgasta, vuelve a meter al que antes era oficialista y que después se pasó a la oposición. Juntarlos a todos en el gobierno es peligroso. Es quemarlos de una sola vez. Es como haber agotado la cajita de fusibles, y de golpe un apagón y no hay como reemplazarlos...; por lo tanto, si se apela a eso, es un recurso extremo y los recursos extremos de este tipo, miden la envergadura de una crisis económica, social y política. El gobierno de coalición es apenas un paso para un gobierno que empleará como método político el estado de sitio, como lo acaba de hacer el gobierno constitucional de Sánchez de Losada en Bolivia. El estado de sitio contra las huelgas; el estado de sitio contra las movilizaciones; los centroizquierdistas, la historia los castigará por miserables que no sólo debutaron como diputados votando la intervención a Santiago del Estero, sino que debutarán como ministros metiendo presos a trabajadores por virtud del estado de sitio. Eso es lo que la historia les depara a estos centroizquierdistas, que han hecho su cañera enarbolando los derechos humanos para, apenas logrado el puesto que ambicionaron, traicionarlos alevosamente. Esta es la perspectiva política y ésta es la tercera vuelta de la que habla el PARTIDO OBRERO.
 
Hay que prepararse
 
“Hasta el último día hay que reclamarle al compañero, vecino, compañero de trabajo, amigo, trabajador, que vote al PO y no porque a esta altura del partido importe un voto más o un voto menos. Tiene que ver con un problema de método, porque a partir de ahora, la actitud práctica cotidiana de organizar a los trabajadores sobre la base de las conclusiones que impone el propio desarrollo de la crisis y sobre la base de las conclusiones que impone el propio desarrollo de la lucha de los trabajadores, va a ser un deber sagrado, no hay que dejar espacio, no hay que dejar agujerito, hendija, poro, a la presión política de la burguesía. Hay que preparar sistemáticamente a nuestra clase. Yo no digo que 1995 va a ser el año de la victoria. Yo lo que digo es que va a ser un año decisivo.
 
Y la victoria que obtengan los trabajadores contra el gobierno pro-imperialista marcará un peldaño muy importante para nuevos emprendimientos, nuevos saltos, nuevas tareas, nuevas acciones, las cuales, ellas sí con el tiempo, el esfuerzo, el trabajo y el esclarecimiento, nos llevarán a nuestra generación; a los trabajadores de nuestra generación; a las mujeres de nuestra generación; a los jóvenes de nuestra generación; a obtener una victoria que el pueblo argentino reclama desde hace cincuenta años, porque éste es un pueblo, ésta es una clase, éstas son masas populares que están agotadas de ser derrotadas. Están cansadas de las derrotas. ¡¡El PARTIDO OBRERO tiene que ser el gran organizador de victorias!!
 
“Nada más, compañeros" (aplausos).
 
 
Nota:
(*) Discurso de cierre de la campaña presidencial del Partido Obrero, a cargo de Jorge Altamira. Extraído de Prensa Obrera N° 453, 27/6/96
 
 

Compartir

Comentarios