fbnoscript

Un gran paso adelante en la lucha por la Internacional Obrera

Por Jorge Altamira
Pasaron sólo ocho meses desde que el Partido Obrero propusiera a un conjunto de organizaciones trotskistas iniciar una campaña por la refundación inmediata de la IVª Internacional. En Génova, Italia, a mediados de marzo pasado, varias organizaciones y partidos hicieron suya esta moción. El acuerdo quedó plasmado en un breve documento de principios, que sostenía la defensa de la dictadura del proletariado, la caracterización de los frentes populares como instrumentos de la contrarrevolución, la necesidad de superar al llamado secretariado unificado de la IVª Internacional, el planteo de la revolución social en los ex Estados obreros que sufren un proceso de restauración capitalista, y la necesidad de abordar la lucha de masas frente a la crisis mortal del capitalismo mediante un sistema de reivindicaciones transitorias.
 
La reunión de Génova tuvo el enorme acierto de desechar la formación de una nueva tendencia internacional, que sólo podría servir para una fragmentación mayor del confuso movimiento revolucionario y, lo que es peor, sustituir la lucha por la reconstrucción de la IVª Internacional por un bloque de inevitables características sectarias. Los participantes en la reunión de marzo señalaron el conjunto de factores que hacían actual y obligatoria la lucha por la refundación inmediata de la IVª Internacional, entre los que se destacaban el irrecuperable agotamiento del llamado SU y del método de formación de tendencias supuestamente opositoras y supuestamente internacionalistas, y el ingreso a una etapa de creación de situaciones revolucionarias, como consecuencia de la agudización extraordinaria de la crisis capitalista mundial y de la tendencia a la rebelión popular que ya se estaba manifestando en diferentes partes del mundo.
 
A principios de noviembre tuvo lugar una nueva reunión internacional, que se caracterizó por un conjunto de avances políticos. Por un lado, el partido obrero revolucionario de Grecia, que había asistido como observador a Génova, se incorporó decididamente a la campaña internacional, por un mandato expreso de su comité central. El POR de Grecia es una organización con fuerte implantación en el proletariado del país y con una tradición igualmente fuerte en la lucha de las masas de los últimos treinta años. Dentro del llamado movimiento trotskista, actuó largo tiempo en la corriente "healista" (por el nombre de su máximo dirigente, el inglés Gerry Healy), con la cual rompió mucho antes de la completa desintegración de ésta. El POR tiene previsto para las próximas semanas la realización de su congreso nacional, que discutirá la plena incorporación del partido al movimiento por la refundación inmediata de la IVª Internacional (1).
 
El otro importante avance de la reunión consistió en la elaboración de una declaración sobre la situación mundial, que supera las limitaciones de los cinco puntos de Génova en lo que tiene que ver con la comprensión que ofrece del momento histórico actual. Un desarrollo más sistematizado y general de esta declaración constituiría una clara base programática para la discusión de una conferencia internacional que se proponga dar pasos decisivos en la refundación de la IVª Internacional.
 
El texto de esta declaración, que se publica en la presente edición de En Defensa del Marxismo, debe ser objeto de un fuerte análisis y debate en las filas del Partido Obrero y de todos los activistas que se están planteando la lucha por la independencia política de los trabajadores. La construcción de un gran partido obrero en la Argentina es metodológicamente inseparable de la reconstrucción del partido de la clase obrera internacional.
 
Un tercer aspecto lo constituyó el progreso que se verificó en las posibilidades de una discusión y de una acción internacionales con la Liga Internacional de los Trabajadores (LIT), fundada hace cerca de quince años por Nahuel Moreno.
 
Los participantes de la reunión por la refundación de la IVª tomaron nota de un texto de 21 puntos que la LIT lanzó a fines del año 1996 como base para una conferencia internacional. En el curso de la reunión se discutió la convocatoria de la LIT y se redactó una respuesta que detalla las principales divergencias con el documento y que expone también la política para refundar la IVª Internacional. Una delegación de tres miembros de la dirección de la LIT participó, invitada, a una fase de la reunión, durante la cual le fue volcado un análisis de los 21 puntos y se le hizo entrega de la respuesta correspondiente. Un dirigente de la LIT intervino para desarrollar las posiciones de su organización y valoró como positivo el método de los participantes. La delegación de la LIT entregó un documento para su conferencia, que tendría lugar en abril próximo, y prometió responder a la brevedad a la propuesta de participación que se les hizo en la reunión.
 
Las tres organizaciones que participaron en la reunión por parte de la Oposición Trotskista Internacional, no compartieron la totalidad de los términos de la respuesta a los 21 puntos y así se lo hicieron saber también a la LIT, a la cual, por esa razón, harían entrega a la brevedad de las aclaraciones correspondientes. La OTI lleva el nombre de "oposición" porque actuó como tal en el SU y aún lo sigue haciendo en algunos países.
 
La respuesta a la invitación que se formula en los 21 puntos de la LIT y los contactos para viabilizarla fueron una iniciativa del Partido Obrero de la Argentina.
 
En el curso de la reunión se volvieron a poner de manifiesto las divergencias entre la OTI y especialmente el PO, cuya clarificación podrá progresar en la medida que la OTI las vaya poniendo por escrito. Estas divergencias demuestran lo inadecuado de la propuesta de formar una tendencia internacional, que naturalmente habrían ahogado las grandes iniciativas que están en marcha.
 
Estas divergencias entre la OTI, de un lado, y el resto de las organizaciones, del otro, impidieron la aprobación de la respuesta a la carta que a todos los participantes del movimiento les enviara Lutte Ouvrière, la organización trotskista francesa, a mediados de mayo pasado. El texto de esa respuesta fue elaborado por los delegados del PO, luego de que se rechazara una propuesta de la comisión de trabajo respectiva. La decisión de no someter el texto a votación fue aprobada por unanimidad a propuesta del POR de Grecia, el cual dejó establecido, sin embargo, que el comité central de su organización había aprobado en términos generales la respuesta que escribiera Altamira en Prensa Obrera en junio pasado. El comité nacional del Partido Obrero deberá discutir el envío de la respuesta a LO, bajo su exclusiva responsabilidad.
 
Los avances que se han registrado en pocos meses en torno a un nuevo planteamiento político, la refundación inmediata de la IVª Internacional, aun entre organizaciones que tienen divergencias y tradiciones desiguales, revela la fuerza del planteo. La refundación inmediata de la IVª Internacional significa dos cosas fundamentales. Por un lado, establecer una línea demarcatoria definitiva con los planteos y las organizaciones democratizantes que se encubren con el ropaje del trotskismo o de la IVª Internacional. En algunos casos, el SU y otros, esta línea ya se encuentra definitivamente demarcada; en otros casos, será necesario proceder a una discusión política. Por otro lado, significa plantearles a los luchadores de la clase obrera mundial la necesidad de organizar a la vanguardia en partido internacional sobre la base de un programa de salida a la descomposición capitalista, es decir, un programa de transformación socialista del régimen actual. El desarrollo desigual opera también dentro de la clase obrera y entre sus diferentes componentes nacionales, de modo que sólo la acción política internacional organizada permitirá una homogeneización y generalización de la lucha de clases, que son la condición para la victoria contra el capitalismo.
 
 
Notas:
1. ver página 146 en esta Edición de En Defensa del Marxismo
 

Compartir

Comentarios