fbnoscript

El mayo neuquino

Por Norberto E. Calducci
Los antecedentes
 
Sobre el Cutralcazo se han escrito ríos de tinta. Pero se ha resaltado muy poco un hecho que, por su significación, es uno de los antecedentes más firmes del Mayo Neuquino: el papel protagónico de los estudiantes secundarios en el origen de las puebladas. Muchos de ellos habían estado en los congresos de la Coordinadora de Estudiantes Secundarios (CES) y eran activos factores del proceso de recomposición del movimiento estudiantil que se viene gestando desde hace unos 3 años aproximadamente.
 
Este papel jugado al marchar tempranamente desde los colegios a la ruta y nutrir la fila de los fogoneros (junto a centenares de jóvenes desocupados), la masiva presencia estudiantil en la gran huelga docente y en el corte de los puentes, junto a una sostenida seguidilla de luchas reivindicativas (por el boleto, por los problemas edilicios, contra la represión y las amenazas, etc.) evidencian que el Mayo Neuquino no fue una reacción espontaneísta, una pura rebelión juvenil, sino que, como todo profundo proceso de reorganización y maduración política, está jalonado por pasos previos que van superándose en calidad.
 
Sin haber comprendido esta perspectiva, no se podía, ni en este caso ni en ningún otro, ser un factor activo en la gestación y el propio desarrollo del Mayo neuquino.
 
El Mayo Neuquino ni siquiera fue el primer capítulo de lucha contra la Resolución 597, y menos aún del enfrentamiento al reciclaje de los Institutos de Formación Docente (IFD). En realidad, el primer capítulo contra la 597 se libró en diciembre de 1997. Según comenta el propio Consejo Provincial de Educación: "Fruto de un acuerdo celebrado en el Consejo Federal de Cultura y Educación, a fines de 1997, vio la luz el Documento A 14...", a través del cual, "fueron acordados los títulos que las instituciones de formación docente otorgarán en el futuro ... en el marco de la Ley Federal de Educación y la Ley de Educación Superior". (Revista Educación Informa del Consejo Provincial de Educación (CPE) de Neuquén, Nº 6, mayo de 1998).
 
Este documento A 14 fue ampliamente analizado y criticado en un artículo de la compañera Silvia Cochet, publicado en el boletín nacional de la corriente Tribuna Docente, casi al momento en que "viera la luz".
 
Por lo tanto, el "reordenamiento de los IFD" no era una novedad, ni una sorpresa. La Resolución 597 de abril de 1998, en realidad, reflotan de apuro una resolución de diciembre del año anterior, concordante con la fecha en que el A 14 "vio la luz". (A tal punto que, en la urgencia por aprobarlo, no corrigieron el texto, y la resolución votada en abril de 1998, figura en el papel como 597/97: sólo cambiaron el número de la resolución y el año quedó preimpreso).
 
En diciembre de 1997, la Dirección de Nivel Terciario había presentado un "Proyecto de Reordenamiento de los IFD". Tal "Proyecto" era una simple excusa ya que el CPE tenía en carpeta la resolución 597 ya preparada.
 
Ese mismo mes, los docentes y los alumnos (nucleados en la recientemente formada Coordinadora Estudiantes Terciarios) de los Institutos de Formación Docente Nº 12 de Neuquén y Nº 9 de Centenario (éstos tomaron el edificio) se movilizaron a la sede del CPE, ingresaron a la sesión que debía tratar el punto y arrancaron lo que en aquel momento se vivió como "el retiro del Proyecto" (ahora sabemos que incluso ya estaba redactada la Resolución) y la suspensión de su tratamiento hasta el inicio del ciclo lectivo siguiente, previo una ronda de consulta con los IFD.
 
La lucha de los docentes y estudiantes de los IFD en pleno diciembre logró impedir el reciclaje de los Institutos, a pesar del aislamiento en que estuvieron, ya que, según la opinión de las directivas de ATEN tanto provincial como de capital, "en vacaciones no da para luchar" (ver Prensa Obrera Nº 570 del 29/12/97).
 
El boletín local de Tribuna Docente de diciembre de 1997 dedica casi todo su contenido a ... ¡analizar qué implica el reordenamiento de los IFD y de los títulos universitarios!
 
Como noticia de último momento el boletín incluye el balance de la lucha dada por los docentes y alumnos de los IFD y dice: "Esta postergación no implica un triunfo final, pero permite prepararnos para el año que viene .... Ahora en febrero, con los docentes y estudiantes en pleno en las escuelas, se abre un nuevo capítulo en esta lucha por impedir adecuar (destruir) la educación pública a la LFE y la LES". (Las cursivas son del autor).
 
Eso decía Tribuna Docente en diciembre de 1997 (¡cuatro meses antes del Mayo Neuquino!), preparando el terreno y preparándose para "el nuevo capítulo". Lo cual desmiente por completo las pavadas que han escrito corrientes de todo tipo que ni vieron venir la lucha y que, luego de transcurrida, en sus balances sobre las "enseñanzas revolucionarias del Mayo Neuquino", lo adjudican a la espontaneidad. Es el caso del Pts La Verdad Obrera, En Clave Roja (o Mojuvor o Ceprodh o Comité Contra la Represión y la Impunidad... y muchos etcéteras, incluido su última creación: BREA) en su Boletín Nº 3 del 24/6/98. También de una desconocida hasta ese momento Tendencia Estudiantil Revolucionaria Socialista (POR), que en su balance adjudica el proceso de ocupaciones a la espontaneidad.
 
Actúan como la prensa patronal, para la cual el Mayo Neuquino tuvo existencia en sus páginas recién el 5 de mayo, cuando en realidad ellos mismos deben reconocer que el proceso de ocupaciones había comenzado "el jueves anterior", es decir, apenas horas después de conocerse la aprobación de la Resolución 597. Y no por casualidad, el primer IFD que es tomado es el Nº 9, uno de los que en diciembre de 1997 también había sido ocupado por el mismo tema. A esa toma se sumaron rápidamente el IFD 12, Bellas Artes y el IFD 6, protagonistas también de la lucha de diciembre.
 
Ya en la primera semana de ocupaciones se realizó una asamblea general estudiantil en Bellas Artes (ocupada) que "decidía si la medida de fuerza se generalizaba a otros edificios escolares. Allí estaban presentes también los chicos de la Coordinadora de Estudiantes Secundarios" (Río Negro, 6/5/98). El mismo diario, el 8/5 informa que las tomas incluyen a "numerosos colegios secundarios", la mayoría de ellas impulsadas por la CES, en tanto los colegios donde tiene influencia o dirige el MUS-Ptp acordaban el levantamiento de las tomas con el gobierno, que eran por razones edilicias y ajenas al reclamo contra la 597.
 
Desde el inicio mismo del movimiento, surge el proceso de coordinación y unificación estudiantil, encarnado en la Asamblea General de Estudiantes de todos los niveles, órgano de funcionamiento abierto y democrático que fue el sostén de la propagación de la lucha.
 
Asambleas generales estudiantiles de distintos niveles que sostienen y extienden las ocupaciones, organizando y unificando la lucha, Coordinadoras Secundaria y Terciaria, asambleas en las facultades que votan tomas en Ciencias de la Educación y en Humanidades, desmienten lo del espontaneísmo. Desmienten también que la lucha no tenía un elemento de organización, unificación y coordinación hasta que nació la lnterestudiantil.
 
Es que para los partidarios de la tesis del espontaneísmo, la lucha no comienza hasta que ellos no la bendicen. La versión interesada del Pts (y varios etcéteras) se explica porque ocultan que la lucha y las tomas se sostuvieron y extendieron desde el 30 de abril, en gran medida por el trabajo y la militancia de la CET y la CES. Organizaciones éstas a las cuales el Pts y otros partidos, imbuidos de sectarismo, se empecinan en desconocer como centrales estudiantiles.
 
Para ellos la única y primera medida de organización y coordinación de la lucha fue la lnterestudiantil (que se formó el 16 de mayo, cuando las tomas llevaban ya más de dos semanas).
 
¿Qué había ocurrido hasta entonces?
 
Además de la extensión de las ocupaciones, entre muchas otras movilizaciones, se destacan la del 12 de mayo, cuando más de 3.000 manifestantes fueron al CPE y a la Legislatura (el 90% eran estudiantes, otra parte eran docentes en paro) y la del día 15 cuando otra movilización de más de 5.000 personas es relatada por el diario Río Negro de esta manera: "Una multitud de universitarios, estudiantes terciarios y secundarios y docentes de ATEN marchó anoche por la calles del centro para reclamar la anulación de la resolución 597..." (16/5).
 
Todo esto fue organizado desde las masivas asambleas conjuntas de estudiantes y dio lugar a una multisectorial de la que participaron los gremios, arrastrados a medidas de fuerza (aisladas y limitadas, pero que abrían un camino a la unidad de estudiantes y trabajadores, junto a la militancia de los activistas opositores de esos gremios).
 
Para el Pts, Ptp (que venía de carnerear la lucha al levantar las tomas y acordar con el gobierno), Mst y Patria Libre, recién la lnterestudiantil vino a "poner en pie organismos de democracia directa".
 
Una democracia con riguroso voto calificado (sólo dos por establecimiento y donde ni la CES, ni la CET ni la FUC tenían voto) para poder disfrazar de democrático el aparateo de todo el arco que se unificó contra las centrales estudiantiles existentes, y para romper todo frente de acción con los sindicatos (dirigidos aún, mal que nos pese, por quienes han traicionado) y reemplazar esa acción por una puteada como toda política. Una puteada ni siquiera dirigida a la burocracia sino al gremio como tal: "Por más que los gremios se caguen en nuestra lucha les seguimos exigiendo que convoquen a un plan de lucha y paro provincial por tiempo indeterminado, pero como somos conscientes que a ellos les importa una mierda nuestra pelea ..." (volante de los CPEM 21/18) a instancias del Pts y Patria Libre. Una exigencia en abstracto, para posar de combativos.
 
Mientras, abandonaban ir a la pelea por las medidas de acción en las asambleas sindicales, en especial de ATEN, y también el único organismo de acción común (limitado, pero el único) que había coordinado y organizado movilizaciones multitudinarias y paros conjuntos.
 
Los que fuimos a dar la lucha en las asambleas sindicales, logramos, por ejemplo, que se voten paros y aún la preparación de la huelga por tiempo indeterminado, como ocurrió en la asamblea de ATEN Capital, contra las posiciones de las direcciones traidoras, que son las únicas que se cagan en la lucha.
 
Las asambleas generales estudiantiles (recalco que unificaron, coordinaron y extendieron la lucha) tampoco existieron para esta gente. Esos verdaderos organismos de democracia directa, tan molestos a los oportunistas y los aparatos, y que no lograban manipular ni unos ni otros, fueron contrapuestos artificialmente con la lnterestudiantil de voto calificado.
 
En forma artificial pero no inocentemente. El objetivo era y es, como lo demostró groseramente el unilateral Encuentro Nacional de Estudiantes en Lucha que promocionó el Pts, montar un trampolín para toda clase de aventuras y provocaciones. Por ejemplo, el putchismo del encadenamiento en el CPE cuando la lucha había recluido, que al darse marginada del movimiento estudiantil terminó sin pena ni gloria, en el mayor de los aislamientos y dio al gobierno el único episodio de victoria sobre el estudiantado. Ese encadenamiento martirizó a unos pocos estudiantes con el solo objetivo de propagandizar el Encuentro Nacional del Pts.
 
Es el propio Pts (etc. etc.) el que se pisa la cola en La Verdad Obrera (etc., etc.) cuando reconocen que "De Humanidades a la Interestudiantil van dos posturas...". Lógicamente, como el lector lo imagina: una la que ganó la asamblea y mandató a los delegados y otra la... del Pts, que como ellos mismos dicen "van a ir a retrucar". Dos meses después del Mayo Neuquino, el Pts en un pomposo como fraudulento "Manifiesto" reconoce la verdad: la lnterestudiantil fue para "superar la estrechez de las viejas organizaciones existentes (fundamentalmente la FUC, la CES y el MUS)" (cursiva del autor).
 
El Pts pretendió hacer creer, fuera de Neuquén, que la lnterestudiantil había votado su Encuentro Nacional (tan trucho que la asistencia no superó la que cabe en un aula), convocado bajo la genérica consigna de "Defender la Educación Pública" y que luego se mejoró presentándolo como el Encuentro "contra las leyes del Banco Mundial".
 
Es interesante destacar que el empeño (reconocido abiertamente) puesto por el Pts para destruir la CES (y otras organizaciones) era compartido plenamente por el gobierno sapagista que sacó a sus punteros a pintar las paredes contra la Coordinadora.
 
Y no sólo eso. Esta reacción del gobierno no era ni por asomo espontaneísmo, era la reacción que le dictaban los informes de sus alcahuetes en los colegios, sobre quién impulsaba y quién no el proceso de ocupaciones. El diario Río Negro del 8/5 informa de una marcha organizada por la CES hacia el CPE. Un día después informa de 7 colegios de Neuquén ocupados, casi todos bajo el impulso de la CES. El 11/5 informa que los colegios dirigidos por el MUS levantaban la toma por un acuerdo con el CPE.
 
El 12/5 hubo paro docente con movilización conjunta y una gran columna estudiantil de la CES y los terciarios. Siempre el mismo diario, el día 13/5 publica una foto que toma de lleno la bandera de la CES.
 
El 14/5 informa que la Subsecretaría de Educación "mantuvo una discusión pública con los chicos de la CES".
 
El viernes 15/5, ante un acto multitudinario, hablaron en representación de los secundarios un integrante de la CES y por los terciarios un integrante de la CET, en el marco de un paro de 48 horas de ATEN para la semana siguiente.
 
El diario Río Negro del 24/5, en plena campaña de intimidación con la colocación de las faltas pretendiendo dejar libres a los ocupantes, habla de 23 colegios ocupados y que "Para los chicos de la CES esto es una clara amenaza por parte de los directivos, que atenta contra su derecho de protesta...".
 
El del 25/5 reconoce que "a pesar del tiempo transcurrido y del terreno cedido por el gobierno con la suspensión de la resolución de la polémica, la toma y ocupaciones de edificios educativos no mermó con el pasar de los días sino que se incrementó".
 
El del 6 de junio pone sobre el tapete el problema de las faltas y amonestaciones y publica un reportaje a un integrante de la CES que informa del petitorio al CPE. Es claro que es el gobierno el interesado en desarmar la CES y que el Pts le hace de ladero jugando el papel de provocador de turno.
 
Es claro que el Mayo Neuquino no fue, ni lo serán los próximos, un episodio del espontaneísmo, sino un capítulo más del proceso de maduración política (y por lo tanto organizativa) de la juventud en general y del estudiantado en particular.
 
Una consigna justa mueve multitudes
 
En un principio, a la Resolución 597 se la rechazaba con la consigna "No a la Ley Federal de Educación" y el reclamo por su derogación. El gobierno lanzó una campaña planteando que mal podía exigirse al Consejo Provincial de Educación la derogación de una norma que era nacional y que los reclamos debían dirigirse, por lo tanto, al gobierno central.
 
Con esto el sapagismo confundió en los primeros días a algunos sectores y otros se dejaron confundir (por ejemplo, la agrupación Venceremos: bien adentrado el conflicto, un volante titulado "Tomemos las calles" se pronuncia en defensa de la educación pública, pero no levanta la consigna de anulación de la 597. Luego quedó en evidencia que eran partidarios de la suspensión). Estos sectores, desde el inicio, no levantaron el reclamo de anulación de la Resolución 597.
 
Fue muy comentada y difundida, en su momento, una polémica en un programa de TV entre miembros del MUS y la CES, donde estos últimos hicieron eje en el reclamo de la anulación de la 597, en tanto los del MUS se iban en reclamos generales contra la LFE.
 
ATEN Capital, en un boletín a más de un mes de lucha, no reivindica la anulación de la Resolución 597 y se limita a pedir la derogación de la LFE. Y lo que lo pinta de cuerpo entero (¡después de un mes de ocupaciones, marchas, corte de puentes, etc.!) plantea que "no queremos otro conflicto en educación", en la misma sintonía que la CTA y los bloques opositores de la Legislatura que le critican al gobierno "fabricar conflictos sociales".
 
Uno de los múltiples sellos del Pts (el Comité contra la represión y la impunidad) en un volante del 11/5, llama "a tomar el ejemplo de los terciarios que se han conformado como coordinadora..." (después desconocerán esa CET), pero ni una palabra sobre el reclamo de anular la Resolución 597. Luego tratarán de corregir estasomisiones con el exabrupto del encadenamiento. Siempre a contramano del movimiento.
 
Fueron precisamente las asambleas generales estudiantiles las que pusieron el dedo en la llaga. Estas razonaron de la siguiente manera: es cierto que hay que derogar la LFE y es cierto que la Resolución 597 forma parte de la adecuación de los IFD a dicha ley, pero hay algo que sí podemos exigir aquí en la provincia y ahora mismo y ese algo es exigir la anulación de la Resolución 597. Así nació la consigna que será el reclamo central y motor de la movilización general contra el gobierno provincial y el CPE. 
 
El acto multitudinario del 15/5, organizado por la Multisectorial (CES, CET, IFD 12 y 6, CTA, Coordinadora de Padres, FUC, HIJOS, Coordinadora de Desocupados, PO, Patria Libre, Mst y PC), se realizó con la consigna central de anular la resolución 597/98, a instancias de la asamblea general estudiantil que en el volante que lo convoca plantea "ocupación hasta la anulación de la resolución 597/98". Firmado por CET, IFD 6 y 12, CES, CPEM 21 y estudiantes de Ciencias de la Educación y de Humanidades.
 
En el mismo sentido, Tribuna Docente volanteó masivamente las escuelas el 7 de mayo reclamando un paro y movilización al CPE para obligarlo a "revocar la resolución 597/98".
 
La consigna hallada por la asamblea general estudiantil fue un punto de apoyo que motorizó todo el movimiento. Luego fue adoptada por todos los que se sumaron a la lucha, incluso llegó a ser votada por el Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias de la Educación a instancias del consejero estudiantil de la UJS (Resolución 030 del 28/5) y fue reclamada a la Legislatura por nota avalada por la CET, IFD 6 y 12, Escuela Superior de Música, CES, ATEN, ATE y CTA.
 
¿Autoritarismo vs. pluralidad democrática?
 
En el seno del CPE, pugnaban dos estrategias para imponer la reforma educativa. Una encabezada por la subsecretaria de Educación y Cultura Hebe Adala y otra encabezada por el presidente del CPE, Guillermo Viola.
 
La sorda disputa en el seno del CPE quedó reflejada en un suplemento especial sobre el Mayo Neuquino de La Mañana del Sur del 7/6.
 
La Adala, de excelente relación con ATEN y los vocales gremiales en el CPE, abogaba por una imposición consensuada, a tal punto que "el 13 de diciembre de 1997 el CPE aprobó una pomposa resolución (la 1945) determinando el año 1998 como período de transición para la reforma de la escuela pública en el marco de la ley federal. Este puntapié pro-ley federal tuvo una particularidad: fue apoyado por el entonces vocal por el Nivel Medio y Terciario Antonio Salvador Richter, uno de los dos docentes pertenecientes al gremio ATEN en este órgano colegiado" (ídem). Y activo militante de la lista Celeste, agregamos nosotros.
 
Por esa Resolución, "el CPE aceptó que la Subsecretaría de Educación (a cargo de la Adala. N de la R.) se haga cargo de la elaboración de un documento base del denominado Proyecto Educativo Neuquino ... el cual ya estaba, llamativamente, escrito desde el mes anterior en la Dirección Provincial de Planeamiento" (ídem).
 
Dicho documento, tras un planteo esencialmente retrógrado describe una realidad de "incertidumbre", "cambios que no alcanzamos a comprender" y que desorienta, tras lo cual propone su Proyecto porque "este conflictivo contexto hace peligrar los valores sociales tradicionalmente reconocidos...", recomendando ese Proyecto para "educar... (y) para consolidar el orden social". Todo esto, por supuesto, en "el marco de la transformación educativa nacional".
 
La Adala pretende alcanzar tales objetivos reaccionarios por medio del "consenso social", la "concertación" y el "proceso de consulta", para lo que plantea la realización, hacia fines de 1998, de una especie de Congreso Pedagógico Provincial, con la participación de ATEN y las "organizaciones intermedias".
 
El suplemento de La Mañana del Sur destaca que "nada de esto pudo concretarse. Nadie sabe muy bien por que el gobierno decidió pisarlo...".
 
Un mes después de pisarlo, procediendo de improviso, fuera del orden del día, el oficialismo votó en el CPE la Resolución 597/98.
 
El mismo diario caratula este viraje como la "Oscura mano que cambió las reglas del juego" y lo define como " ... lo que va del autoritarismo a la pluralidad democrática", tomando partida por el método Adala.
 
Todo indica que el frente Azul-Celeste y ATEN Capital (Mas-Ptp) en la Lista Granate, ha tomado partida por la estrategia de consenso de la Adala, en detrimento del autoritarismo de Viola (repitiendo el esquema de Ctera en la disputa Decibe-Fernández).
 
Al menos así lo han escrito sus propios integrantes.
 
La directiva de ATEN Provincial, en un documento que llevó a la escuelas para su debate en la jornada institucional del 23 de junio, se autojustifica diciendo que "el análisis estuvo basado en la comprensión de que, en esta etapa de la lucha contra la Ley Federal de Educación, el protagonismo pasó fundamentalmente por los estudiantes..." y que "... no alcanzaron para respaldar las ocupaciones con un paro por tiempo indeterminado como exigían algunos sectores, ya que los trabajadores de la educación no estaban decididos a tomar una acción de estas características en este período de lucha..."
 
Rechazaron la conformación de la Comisión mixta que propuso el gobierno "...ya que éste pretende una falsa democracia donde siempre tendría mayoría el gobierno". Pero esto no lo priva de participar de las vocalías del CPE donde siempre tiene mayoría el gobierno. Así que el motivo no es éste.
 
No hay que darle mucha vuelta para comprender a su vez que están diciendo que no va la lucha sino el consenso, pero a condición de que pueda presentarse como algo mínimamente democrático. (¿El Congreso Pedagógico Provincial de la Adala?).
 
ATEN Capital en el boletín ya mencionado también denuncia la creación de un Equipo Técnico para "analizar la transformación introduciendo un cambio estructural y curricular en los CPEM con planes de 3 y 4 años", porque "el gobierno propone formar comisiones donde se supone que habrá participación y que finalmente termina enviando como documentos consensuados los documentos elaborados hace ya tiempo en el marco del Pacto Federal, desconociendo el trabajo y las propuestas que se vienen realizando desde hace mucho tiempo desde los establecimientos educativos a través de los proyectos institucionales...". En un argumento de este tipo se basó el gobierno para decir que los IFD aceptaban el reciclaje al haber elaborado sus proyectos institucionales.
 
Pero ATEN Capital reclama mayor participación ya que denuncia "Que se está desvirtuando el proceso amplio y participativo en el que habían comenzado a trabajar los CPEM..." y que la conformación del Equipo Técnico propone "un falso consenso".
 
En la misma línea, el Frepaso se pronunció en su momento por la "búsqueda del consenso como condición necesaria para tomar cualquier decisión" (Río Negro, 15/5). En síntesis, ATEN Capital, como el Frepaso, reclama: verdadero consenso con el CPE y participacionismo no desvirtuado, y como "No queremos otro conflicto en educación", tenemos... ¡Otro candidato para el Congreso Pedagógico de la Adala!
 
Rechazar el conflicto de antemano es anticiparle al enemigo que no se está dispuesto a pelear. Eso explica la conducta de ATEN Capital durante el Mayo Neuquino. No quería otro conflicto y se borró.
 
Esta gente especula con que a fin de año hay elecciones en ATEN y que un nuevo conflicto los expondrá a un mayor descrédito ante la base. Pero la lucha de clases no acepta una agenda previamente establecida.
 
La circular 011; otra consigna justa
 
En este marco, el CPE por presidencia sacó la Circular 011 que exigía a los directores de colegios la confección de listas negras, la colocación de faltas y amonestaciones a los que ocupaban colegios. También amenazó con dar por concluido el ciclo lectivo en los colegios e IFD tomados.
 
Ninguna de estas medidas dividió la lucha o la frenó. Pero a medida que el conflicto se prolongaba, la cuestión de las faltas iba dando al gobierno una carta de triunfo: como el sector del MUS había levantado rápidamente las tomas, en los secundarios quedaban impulsándolas la CES y otros colegios no integrados a ella, con esa medida podían descabezar lo mejor del activismo estudiantil.
 
La consigna del no cómputo de las faltas y el retiro de todas las sanciones colocadas a los huelguistas y ocupantes, pasó a ser también una cuestión vital, en defensa del movimiento. Una cuestión básicamente democrática y un factor para definir, luego de la suspensión por 180 días de la 597, si estábamos ante un triunfo o una derrota.
 
Respecto de esta consigna, el frente que contrapuso artificialmente la lnterestudiantil a las Coordinadoras y asambleas generales estudiantiles, la ignoró por completo. Para entonces contraponían, también artificial pero no inocentemente "ganar la calle" a la más elemental medida de defensa de las ocupaciones: el no cómputo de inasistencias y sanciones a los ocupantes.
 
Nuevamente fue la CES, los militantes de la UJS en la universidad y Tribuna Docente los que tomaron la iniciativa y en apenas un par de días se juntaron más de 5.000 firmas en un petitorio exigiendo dejar sin efecto la circular 011. Este petitorio fue entregado al CPE con motivo de una movilización que los demás abandonaron porque como había que ganar la calle, no se podía esperar que el petitorio se presentara porque había urgencia de marchar al puente. En su concepción, todo se reducía a un problema de tener o no güevos y los que presionaban para impedir el descabezamiento del movimiento, no los tenían.
 
Ese día marcharon dos columnas al puente: la dirigida por los que tienen güevos en vez de cerebro y la de los que tiene güevos en función de un programa y la preservación de la organización estudiantil.
 
En relación con este punto, cabe destacar un hecho. En el curso del Mayo Neuquino se conformó en Plottier (localidad vecina a Neuquén) la CES local, lo cual constituyó una nueva extensión de la organización estudiantil. Estos colegios de Plottier ante la insistencia del CPE en mantener en vigencia la Circular 011, decidieron, a partir del 16 de junio, primer día hábil de esa semana, profundizar su lucha y pasaron de la ocupación a cerrar todos los accesos a los colegios y se atrincheraron en su interior, reclamando por el no cómputo de inasistencias y sanciones y por la anulación de la 597.
 
Con los colegios de Plottier sellados, los estudiantes doblaban la apuesta de su lucha en medio de un proceso que se había extendido como reguero de pólvora, incluso al interior de la provincia. Esta vuelta de tuerca de los estudiantes de Plottier puso un ingrediente que potenció la situación. El CPE mandó inmediatamente a la directora de Enseñanza Media con un escribano a amedrentar a los estudiantes, los que rechazaron toda intimidación y sostuvieron la medida.
 
El día siguiente (el 17 de junio), en el marco de otra masiva movilización a Casa de Gobierno, ante una delegación estudiantil y los medios de prensa, la subsecretaria de Educación firmó un acta donde en el punto 1 se obtiene "el no cómputo de faltas y sanciones desde la fecha de ocupación y/o toma hasta el día 18 del corriente", otorgando aun 24 horas (hasta el 18 de junio) para levantar las medidas y compromete una sesión del CPE para tratar la Resolución 597/98, con la presencia de directivos, docentes y alumnos de los IFD y las Escuelas de Bellas Artes y de Música. A esta altura, 13 sobre 14 Institutos se pronunciaban por la anulación de la Resolución.
 
De modo que sólo un irresponsable político, alguien a quien le interesa más su maniobra de aparato que la preservación del movimiento, puede considerar una distracción de la lucha el reclamo por dejar sin efecto faltas y sanciones.
 
Y como a pesar de la lucha, no se consiguió anular la 597, sino la suspensión por 180 días, que el movimiento quede entero, sin represalias y con todo el activismo en los colegios, es la mejor garantía para preparar el capítulo que viene.
 
El Post-Mayo Neuquino
 
Viola, presidente del CPE, se negaba a sesionar tal cual lo había comprometido en el acta del 17 de junio la subsecretaria Adala, sacando a la luz la sorda disputa de aparatos y trenzas entre los funcionarios de educación del Movimiento Popular Neuquino.
 
Dentro del CPE, esperando la sesión, estaban las representaciones de los IFD y los funcionarios. Una movilización estudiantil rodeó el CPE y le puso sitio desde la tarde hasta la madrugada, cuando un amplio sector era partidario de aceptar la suspensión, en la convicción de que no se podía, a esa altura de la lucha, arrancar la anulación.
 
Ha sido una victoria. El gobierno debió retroceder, como acababa de hacerlo respecto de la fulminante y masiva huelga de los hospitales (el mismo día que se votó la Resolución 597, el 28 de abril, obtenían una recomposición salarial). Del mismo modo que tuvo que retroceder respecto de los reclamos de los desocupados de la construcción de Cutral Co, cuando la marcha a pata y pulmón en agosto del 97.
 
El movimiento estudiantil se preservó. Se eligieron varios Centros de Estudiantes. En pleno Mundial (el 4 de julio), la CES pudo organizar su Tercer Congreso Regional con la participación de las Coordinadoras de Neuquén, Plottier, y de Cipolletti y Roca en Río Negro. Esta última venía de protagonizar una lucha por el boleto estudiantil y obtener un triunfo sobre el gobierno de Verani.
 
El movimiento estudiantil sigue su curso de organización y politización y esto es la mejor garantía de que la suspensión de la 597 será su anulación, en definitiva.
 
En el gremio docente el descontento de amplios sectores con la actitud restringida, al principio, y de borrada luego de las direcciones, ha fortalecido el balance de la gran huelga que hace un sector de la docencia sobre las actuales conducciones de ATEN y ha obligado al Mst y Patria Libre, finalmente, a riesgo de quedar pagando, a sumarse a la lista Rosa Nacional.
 
Del lado opuesto, la conducta frente al Mayo Neuquino acrecentó los lazos entre las direcciones que traicionaron la gran huelga de 1997. Ya estuvieron en lista única para las vocalías gremiales en el CPE y volvieron a hacer lista común para la elección de Ctera. Y esto tiene directa relación con el futuro de la Resolución 597 por la sencilla razón de que esas direcciones han mantenido reuniones secretas, en plena lucha, con titulares del CPE (La Mañana del Sur, 7/6).
 
Sapag ya sabe que los Azul-Celestes en esta etapa dejan el protagonismo a mano de los estudiantes, porque los docentes no están decididos y que ATEN Capital no quiere otro conflicto y quiere participacionismo en serio (¿reclamarán que sea rentado?).
 
También sabemos que la CTA ha declarado al año en curso como el de los reclamos legales por el salario quitado y esto dicho en plena lucha del Mayo Neuquino (Río Negro, 12/5).
 
En la universidad, el rector radical Rabassa ("soy un rector que encarna el proyecto de la Alianza" dijo a La Revista de Calf) prepara también su especie de Congreso Pedagógico para un proyecto alternativo de LFE y LES. Según Patria Libre, éste es el rector que "adhiere a los reclamos" estudiantiles.
 
Para el activismo estudiantil, es crucial dejar atrás cualquier ilusión en la política de las variantes aliancistas y su "pata social". Es vital comprender el papel que juegan en el seno del movimiento las organizaciones aventureras y provocadoras. A superar estas trabas está apuntado este trabajo.
 
Neuquén, 16 de agosto de 1998

Compartir

Comentarios