fbnoscript

Nuestro planteo en la Ciudad de Buenos Aires

Discurso de Marcelo Ramal, Candidato a Jefe de Gobierno lanzamiento de campaña
Por Marcelo Ramal

Compañeras y compañeros: podría decir muchas cosas sobre la lucha de la banca del PO, del trabajo que hicimos, y de las tareas que todavía tenemos pendientes.

Pero esa historia y esa lucha están acá, en este acto. Yo podría hablar de cada uno de los compañeros que están acá presentes, contar un pedazo de su historia y estaría contando la historia de esta lucha. Acá esta presente el principio de esa historia, y también está presente su actualidad.

Digo que está presente el principio, porque todavía recuerdo el día que nos llamaron por teléfono al bloque del Partido Obrero, ya que había un desalojo en la calle Defensa 1615, en el barrio de San Telmo. Nunca habíamos tenido, hasta ese momento, la oportunidad de intervenir en un desalojo. Nos acercamos al lugar, nos peleamos con los funcionarios del gobierno, logramos postergar por algunas horas el desalojo, y allí pudimos presenciar ante qué tipo de gobierno nos encontrábamos: en una esquina, estaba la policía, amenazante, comunicándose con los dueños de la casa y midiendo sus pasos para eventualmente llegar al desalojo violento.En la otra esquina, varias kombis de nuestra "querida" secretaria de desarrollo social, con asistentes sociales, con lugares en las vehículos, y dispuestos a llevarse a los compañeros a los hoteles rentados por la Ciudad.

Entonces, los funcionarios del gobierno iniciaron su trabajo cínico: "mejor vengan en la kombi, así no tiene que intervenir la policía". Paso el día, pasó otro, y los compañeros fueron desalojados, no pudimos evitarlo. Y con un sabor amargo, allí pensamos: hace falta una organización de trabajadores desocupados y ocupados en la ciudad para que cuando ocurra esto podamos concurrir, parar el desalojo, luchar y organizarnos contra los expulsores.

Y aquel día fue el pasado. Pero hoy, tenemos este presente con centenares de compañeros del Polo Obrero en toda la ciudad, que se puso a tono en esta lucha y que hoy están presentes en este acto. (aplausos)

Quiero agregar simplemente que aquí hay una compañera presente de aquel desalojo de la calle Defensa: por eso, no estoy mintiendo cuando digo que si hablo un poquito de cada uno, estoy contando la historia de esta lucha. Una lucha que en definitiva es la que tenemos presente de cara a esta elección.

Ibarra y Macri, dos fracciones capitalistas

Ibarra, Macri, con sus bonitos rostros en los afiches ¿qué representan?.

No son otra cosa que dos fracciones, que dos bandas de grandes monopolios capitalistas.

Ahí tenemos a Macri, contratista de muchas de las operaciones económicas del propio gobierno de la Ciudad. Tenia el contrato de las multas fotográficas, esas multas fraudulentas altamente cuestionadas. También tenia el contrato por el cual se había privatizado parcialmente la recaudación impositiva de la Ciudad. Ese es Macri, el hombre que quiere ir a la privatización del sistema educativo, desentender al Estado en el financiamiento de las escuelas para darle un vale a cada familia y entonces, sobre esta base, que las propias escuelas publicas compitan entre si y que las escuelas privadas acrecienten todavía más la enorme matricula que ya tienen en la ciudad. Ese es Macri.

Pero ¿qué tenemos del lado de Ibarra? ¿Qué podemos decir del hombre que en la Argentina del default de la deuda externa, en la Argentina donde se vino abajo esa hipoteca fraudulenta, en esa Argentina, renegoció la deuda externa de la ciudad comprometiéndose al pago de todo el capital adeudado, y con intereses que son el triple de los que rigen en el mundo?

Dentro de cuatro años, esa deuda externa que se ha comprometido a pagar Ibarra, va a absorber el 15% del presupuesto de la ciudad. Ese es el gobierno que tenemos.

Naturalmente, Ibarra y Macri coinciden en un punto fundamental, aquello en lo cual Ibarra ya había coincidido con Cavallo, y por supuesto con Beliz, esa historia de "hacer de Buenos Aires la capital financiera y turística del MERCOSUR". Es decir: un lugar donde el suelo, su espacio publico y hasta donde su aire sean patrimonio de grandes monopolios inmobiliarios. Es una orientación que lleva directamente a expulsar al vecino de la ciudad.

Qué urbanización queremos

Dije antes que hay aquí compañeros presentes que reflejan nuestra historia: ahora, quiero saludar a un grupo de compañeros que vienen por primera vez a un acto del Partido Obrero, a partir de la labor del bloque legislativo. Son los compañeros del barrio de la Costanera Sur, junto a la reserva ecológica. Ellos están aquí presentes. (aplausos)

Con estos compañeros tuvimos hace un mes una reunión en la Comisión municipal de la Vivienda, relacionada con necesidades muy importantes del barrio, que hacen a su pavimentación, a la electricidad, a las cloacas. Se trata de un lugar completamente abandonado de todos los servicios esenciales. El funcionario de la CMV les dijo a los compañeros "Miren, vamos a resolver algunas cuestiones, pero ustedes de allá se tienen que ir, no se pueden quedar". Una compañera que estaba allí presente, modosita, tímida, y con enorme respeto, le dice lo siguiente: "Doctor, yo tengo solamente una duda: ¿por qué nosotros nos tenemos que ir y esa torre de 45 pisos, que está a cinco cuadras de donde nosotros vivimos se puede quedar?", y el funcionario le contesta: "señora: yo en política no me meto". (risas y aplausos).

Sí, eso es política. Nosotros nos "metemos" en política. Estamos acá para discutir qué ciudad queremos, cuál es la orientación social de la Ciudad.

Porque pretenden colocar al compañero sin techo frente una disyuntiva completamente falsa.

Ellos, el gobierno, serian la "urbanización" y la "belleza" de la Ciudad. Y el sin techo, el compañero que habita una vivienda precaria, seria alguien que quiere vivir en el deterioro, en la falta de servicios, en condiciones completamente indignas.

Pero ¿es que alguien puede querer vivir en esas condiciones? ¿Alguien puede querer el deterioro? ¿Alguien puede ser tan necio de pensar eso?.

Primero: ellos no quieren ninguna urbanización. Lo que quieren es depredar el suelo de la ciudad, hasta estrujarlo como a un trapo sucio. ¿O acaso construir una torre de 45 pisos junto a la costanera porteña no es privar a la ciudad de su aire? ¿No es privar a la ciudad de su rio?.

Nosotros sí queremos la urbanización de la ciudad, queremos una urbanización armónica, que integre al trabajador a la ciudad donde vive y trabaja.

¿Por qué, si somos "porteños" a la hora de cobrar $350 o $450 en un Mc Donald´s o en un supermercado, al momento de ocupar una vivienda tenemos que ser "bonaerenses" y vivir a cincuenta quilómetros de la Capital y gastar el treinta por ciento de nuestro sueldo en viajes?.

Quiero decirles, compañeros, que este gobierno es fraudulento y trucho hasta para trasladar a los vecinos fuera de la Capital Federal. Porque acá, también están presentes los compañeros que viven en los hoteles rentados del gobierno de la ciudad, están acá y han venido a este acto.

Y hay un grupo de compañeros a los que les prometieron casas en Glew, a muchos kilómetros de la Capital, y les hicieron firmar un compromiso de construcción de viviendas. Y ¿saben qué compró el gobierno de Ibarra en Glew?. Terrenos rurales, donde no se puede construir viviendas. Una estafa. Dos años perdidos para estos compañeros a los cuales estamos defendiendo legalmente, a los cuales defendemos y seguiremos defendiendo en el plano legislativo. Porque nosotros tenemos cuentas pendientes: pero hay una que todos saben que es "especial" y queda en la calle Pavón y Entre Ríos (1). La mafia de los hoteles, la mafia que lucra con el pan y con el alimento va a ser expulsada por la acción piquetera, legislativa e integral de esta bancada.

Compañeras, compañeros, ¿puede haber algo peor que gobernar para los monopolios inmobiliarios? ¿Puede haber algo peor que gobernar para grandes contratistas?

Si, hay algo peor: querer disimular esta política con una vestimenta progresista. Y eso es lo que tenemos en la ciudad, eso es lo que tenemos con Ibarra.

Recién abordé el problema de la vivienda, pero vamos ahora a las "salidas" que se discuten. Naturalmente que los gobiernos capitalistas fracasaron, en los años 70, cuando construyeron monoblocks que fueron una estafa monumental para la gente que vive en ellos, como ocurre hoy en Soldati. Pero ¿cuál es la conclusión que han sacado estos gobiernos de ese fracaso?. "No, no vamos a hacer mas monoblocks, ahora vamos a la autogestión. Ahora le damos créditos a un grupo de gente desalojada y entonces esta gente tiene que pelarse las zuelas buscando un terreno, tiene que pelarse las zuelas para que ese terreno sea autorizado, tiene que pelarse las zuelas para que la Comisión Municipal de la Vivienda le apruebe todos los pasos, tiene luego que trabajar y hacer un proyecto completo sin percibir un centavo durante meses". Esta es la autogestión que promueve el gobierno: desentenderse de un plan de vivienda como el que necesita la Ciudad, y dejar librados a los desalojados a su suerte.

El Partido Obrero ha sido claro en este punto, nosotros hemos organizado a los desalojados, hemos arrancado muchos de estos créditos para organizar cooperativas de vivienda, pero las cooperativas de vivienda del Polo Obrero luchan por un programa integral, luchan para que el Banco Ciudad destine el 40% de sus recursos para la vivienda social, lucha para volcar el ahorro social de la Ciudad a un enérgico plan de viviendas controlado por los trabajadores y vecinos. Esa es nuestra política.

La impostura de los "progresistas"

Lo mismo ocurre en el plano de la salud: orientaciones fondomonetaristas, de ajuste contra los trabajadores, son disfrazadas de planteos progresistas.

Ahí tenemos el debate que se ha planteado en torno al hospital de Lugano.

Fuimos a una audiencia pública en la zona. Y resulta que en medio de un clamor general de las familias y del pueblo de Lugano para que construyan un hospital en la zona de mayor desnutrición y de mayor mortalidad infantil de la Ciudad, "caen" seis diputados de la "fuerza porteña" de Aníbal Ibarra, y, en nombre de "la experiencia cubana", de "la experiencia de los modernos sistemas de salud", etcétera, se manifiestan todos en contra del hospital. ¿Por qué?. Porque, según ellos, hay que construir "salitas" periféricas, con fines "preventivos".

Lo canallesco de esto, es que ellos saben muy bien que ninguna "salita periférica" funciona. Acá hay compañeros de la villa del Bajo Flores, saben que estamos en una pelea desde hace meses para que se habilite una nueva sala en la villa 1.11.14.

Pero entonces, en nombre de la "atención periférica", no habría que construir un hospital en Lugano. Juliana Marino (2) inclusive, me acuso a mi de ser "medicalista", de que "pretendo curar gente enferma y no prevenir". Pero ¡claro que somos medicalistas! ¡por supuesto que lo somos, en una población que ya está enferma, que ya está infectada, ya está golpeada por la miseria social! Hagamos funcionar las "salitas", y va a aumentar la demanda de atención hospitalaria, como resultado de las derivaciones... Son necios, necios vendidos al gran capital.

Lo mas lindo de todo, compañeros, es que, pasada esa audiencia de Lugano, en la Legislatura tenemos que soportar lo siguiente: los mismos diputados que fueron a Lugano y que hablaron en contra del hospital, y que fueron silbados, ahora han presentado un "proyecto de declaración" por el hospital. ¿Saben lo que dice el proyecto?. "La legislatura solicita al ejecutivo que estudie la factibilidad de la instalación de un hospital en Lugano" es decir un proyecto trucho, que vamos a denunciar, ya que lo único que debe reclamar la legislatura es la construcción inmediata de un hospital en Lugano. Y esto, el bloque del Partido Obrero ya lo está presentando. (aplausos)

Ya conocemos esta historia, la hemos vivido también en el área de salud mental. Los sicólogos, los profesionales de la salud mental llevan adelante un debate muy serio sobre el problema de la desmanicomialización, es decir, el reemplazo de manicomios por otro tipo de centros periféricos de atención de salud mental.

Resulta que hace un par de años, y en nombre de la desmanicomializacion, querían tirar abajo el Borda y el Moyano. Y ustedes dirán: ¿quién impulsó esto?. ¿Algún psiquiatra de prestigio?. ¿Esto fue un proyecto estudiado en la facultad de psicología?. No. ¿Saben quién abogaba por la "desmanicomialización" y la destrucción del Borda y el Moyano?. ¡El decano de la facultad de arquitectura!. El hombre que tiene más proyectos construídos en Puerto Madero. Lo único que quería era armar un hotel de cinco estrellas en Barracas.

No, no hay discusión de salud: lo único que existe es un operativo permanente para entregar la ciudad a los especuladores inmobiliarios. El Partido Obrero ha luchado contra esta tendencia y ésta ha sido una parte central del combate de la banca del PO.

No, no hay urbanización: se ha traicionado particularmente el reclamo de urbanización genuina de todas las villas de la Capital Federal. Lo que se presenta como "urbanización" es un fraude: construyen algunas viviendas, e inmediatamente aumenta el valor inmobiliario de esas propiedades. Se arma una especulación entre pobres, y la "burocracia villera" vende esos departamentos a gente que no pertenece a la villa, y los compañeros que viven allí siguen postergados. Ese es el caso de la burocracia de la mutual Flor de Ceibo en la villa 21 24, a la cual el Partido Obrero combatió y va seguir combatiendo, en defensa de un cuerpo de delegados independiente de la villa.

Y esa historia también es presente: porque acá están presentes compañeros queridos, luchadores de toda la vida de la villa 21 24, que han venido hasta este acto.

Compañeros, en estas recorridas de campaña se ha hablado mucho, y a veces hablando con los vecinos, aparece esta idea de que Ibarra seria un mal menor. Me dicen "mira, no hizo nada, ni a favor ni en contra, pero el otro nos quiere echar". Si. Es verdad que Macri nos quiere echar, pero si Ibarra no llego más lejos, es porque nosotros no lo dejamos llegar. Cuando quiso echar a la gente de los hoteles, nos tuvimos que meter en el centro Martín Fierro porque le estaban haciendo firmar papeles a la gente para que abandonen sus habitaciones a cambio de un subsidio "por única vez". Pretendieron privatizar la ayuda alimentaria, nosotros fuimos una y mil veces a promoción social para quebrar esta política. Y esta lucha tubo un punto culminante en el subte, que demostró hasta qué punto Ibarra defendía a un monopolio como Roggio. Y al recordar la lucha del subte, vemos con claridad qué es lo que esta en juego nuevamente en la elección de la ciudad: Macri por un lado, Rogio por el otro, dos grupos contratistas que se disputan un botín.

Contra todas las opresiones

Compañeras, compañeros, aquel que quiera saber para donde "dispara" cada candidato, yo les recomiendo un método muy bueno: "Dime quién es tu candidato a vicejefe de gobierno, y te diré quién eres".

Tomemos a Macri: tiene un candidato que le da vergüenza mostrarlo, tal vez porque se llama "Rodríguez Larreta". Pero más allá del doble apellido, su especialidad es entregarle la ayuda social a fundaciones, a las llamadas ONG, que cubren la evasión de impuestos de los monopolios capitalistas.

Tomemos a Ibarra: podría haber elegido a muchos como vicejefe, se hablaba de varias opciones. Y ¿a quién eligió? A Telerman, que, siendo su secretario de cultura, se volvió capitalista de la cultura. Un hombre que utiliza el presupuesto publico del área de cultura para financiar sus propios negocios, financiar producciones discográficas, enriquecer su propia "trastienda". Esta es la realidad.

Y ¿a quién lleva de vicejefa el Partido Obrero?. A Maria Rachid, quien, además de todo lo que hoy se ha señalado aquí, es una compañera que en su asamblea está luchando todos los días contra promoción social en la misma lucha en que están muchos de ustedes: por la entrega de los bolsones, contra la manipulación de la comida. Yo lo supe casi sin preguntárselo. Porque a veces nos encontramos y me dice: "Mirá Marcelo, me voy, porque en promoción social nos están por cagar y tengo que defender nuestra entrega".

Pero quiero destacar a Maria Rachid por lo que ella representa. El deber de un partido revolucionario es luchar contra todo tipo de opresión, contra todo tipo de discriminación. A veces, tendemos a pensar que la opresión social es la forma única o característica a través de la cual se desenvuelve este régimen explotador. Pero para que funcione, la opresión social tiene que estar acompañada de múltiples opresiones y discriminaciones, que sojuzguen la vida personal de los trabajadores, que los golpeen en su plano mas íntimo, para facilitar luego la opresión social.

La discriminación y la opresión son un arma formidable para la división de los trabajadores: "este no, porque es negro", "este no, porque es peruano", "este no, porque es homosexual". El Partido Obrero, luchador contra la opresión social, lucha contra todas las formas de opresión contra el hombre y la mujer. Por eso, nos enorgullece que Maria Rachid forme parte de las listas del Partido Obrero.

Acá quiero señalar algo importante, lo dijo también Maria en su discurso: hemos tenido una victoria importante en la Legislatura, la ley de uniones civiles. Pero esa conquista, esa pequeña batalla ganada contra la discriminación, ahora puede ser arrasada por la política policial "novedosa" que ha anunciado Beliz horas atrás. Naturalmente que de novedosa no tiene nada: quiere transformar a las comisarías en pymes. Pero ¿no sabe Beliz que hace rato que funcionan como "pymes", autofinanciándose con los negocios del narcotráfico, de la prostitucion, del juego?.

Ahora, la Legislatura quiere prohibir la venta nocturna de bebidas alcoholicas en los maxikioscos. Naturalmente, lo que van a lograr con eso es agrandar "la pyme". Porque además de la prostitución, del narcotráfico y del juego, ahora vamos a tener el negocio clandestino de la venta de alcohol a pibes manejado por la policía.

Pero veamos algo muy interesante, compañeros: ¿se acuerdan de la campaña electoral del año 2000?. Era el "liberal" Ibarra contra Beliz, el hombre de la "tolerancia cero". Ibarra, con grandes proyectos de autonomía en el plano de la seguridad, y Beliz que traía los "canas" de Nueva York para mostrar como se mataban pibes en la calle.

Ahora, si gana Ibarra, ¿quién va a gobernar la ciudad?. ¿Ibarra?. No. Ibarra le ha entregado la ciudad a Beliz y a su cuerpo de comisarios.

Tantas veces se hablo de las comunas, de la "descentralización" de la ciudad: pues bien, en manos de Ibarra, de Beliz, es decir, de Kirchner, tendremos a la Ciudad "descentralizada" en comisarías.

El Partido Obrero no quiere eso. El Partido Obrero quiere comunas barriales responsables ante las asambleas populares que nosotros mismos hemos construido en esta lucha.

El Partido Obrero quiere comunas que intervengan en la vida de los hospitales, de la salud, de la educación de cada barrio, y por supuesto, con injerencia también en las comisarías.

Romper con el FMI

Naturalmente, en estos señalamientos vemos algo que va mucho mas allá de la Ciudad, y tiene que ver con esta política "gatopardista" del gobierno nacional, donde una cosa parece de una forma pero termina siendo de otra.

Durante tres semanas, hablaron y dijeron que el problema de la inseguridad tenia que ver indudablemente con la putrefacción de la cúpula policial. Hablaron de esto, para terminar reforzando a ese mismo aparato policial putrefacto.

Y esto ocurre en todos los planos: desplazan a un hombre de Barrionuevo del PAMI, pero mantienen la política de privatización de la previsión y las jubilaciones. Pero por sobre todas las cosas, los "nacionales y populares" ya se han comprometido a seguir pagando la fraudulenta y usuraria deuda externa.

Por eso Kirchner saludó a Ibarra: le pareció un "modelo de gestión" la forma leonina como refinanció la deuda de la Ciudad.

Van al pago de la deuda externa como lo vienen haciendo Duhalde y ahora Kirchner durante los dos últimos años. Un pago de la deuda externa que ha reducido un 40% los salarios, que está liquidando la salud, que a llevado la educación argentina al más bajo nivel de su historia.

El Partido Obrero va a decir en esta campaña "ciudadana", "vecinal", "porteña", que si no rompemos con el FMI no hay salud en la Ciudad, no hay salarios en la Ciudad, no hay trabajo en la Ciudad.

Romper con el FMI será una consigna contra los candidatos que forman parte del gobierno de Kirchner, es decir, Ibarra y Macri.

Compañeros: sin romper con el FMI tampoco tendremos espacios verdes públicos en la ciudad. Y aprovecho este momento para saludar y reconocer la presencia en este acto de compañeros de la Asamblea Permanente por los Espacios Verdes Urbanos (APEVU).

Están aquí y también conocen la lucha de la banca del Partido Obrero en ese plano.

Y a estos compañeros queremos decirles lo siguiente: hoy todos los candidatos de la Ciudad se llenan la boca con el espacio publico, se ponen "el jogging", son todos ecologistas y ambientalistas. Pero si pagamos la deuda externa, van a emplear las tierras públicas en el pago de esa deuda. Pagando la deuda externa privatizamos la costanera entera.

Entonces en el encuentro de APEVU, que se va a realizar el 6 o el 7 de agosto, y donde el Partido Obrero ya está invitado, vamos a decir que los candidatos, mas allá de hablar de lagos artificiales o del del equilibrio ecológico, que digan si están a favor o están en contra del pago de la deuda externa.

Confiscadores del argentinazo

Compañeros, no puedo dejar de señalar, en este punto, de qué modo algunos han tratado de confiscarnos la rebelión popular.

Hay un columnista de "Pagina 12" que hace tan sólo dos meses denunciaba la represión al Padelai, llevada adelante "con la complicidad del jefe de gobierno Ibarra". Un tema en el cual yo mismo interesé a ese columnista semanas después de que desalojaran a los compañeros del Padelai, que -dicho sea de paso- también han venido a este acto.

Ese columnista, horrorizado con la represión de Ibarra, tiene nombre y apellido: se llama Miguel Bonasso. Durante algunos meses desfiló por asambleas, por algunos conflictos, participó del movimiento popular. Luego anunció que se presentaba como candidato a diputado, pero sin un candidato a jefe de gobierno. Luego, que apoyaría a Ibarra. Y terminó "colgado" de la misma boleta de Ibarra, es decir, del represor del Padelai, por orden de Kirchner. Lo mismo ocurre con Lozano, otro de los "lemas" de Ibarra, que siempre ha escrito "contra la redistribución regresiva del ingreso", y ahora apoya a quien acentuó brutalmente la polarización social en la Ciudad...

Y entonces: ¿cómo puede haber algún progresista, como puede haber algún trabajador combativo, como puede haber algún delegado de ATE que sostenga a esas listas, donde elementos con una tradición combativa o incluso nacionalista se han colocado en el campo de un candidato del gran capital?

Compañeros: el Partido Obrero señaló el 27 de abril que las elecciones le habían permitido a los explotadores, a los partidos del viejo régimen desplazar, al menos transitoriamente, al "Argentinazo" del eje político de este país. Naturalmente que con la política del pago de la deuda externa, y por lo tanto, del enfrentamiento a los trabajadores, esa maniobra, ese operativo, fracasará mas temprano que tarde.

Pero mientras tanto, es muy instructivo ver de qué modo algunos arribistas que en la época del Argentinazo se colaban en las filas del movimiento popular ahora vuelven al redil de los explotadores, y están con Ibarra o están con Macri. Ahí tenemos a Zamora: durante mucho tiempo, no le conocíamos propuesta alguna, sólo quería "lo que la gente decidiera". Después, cuando vinieron las elecciones nacionales, y el Partido Obrero batalló contra los partidos del régimen respecto de las grandes cuestiones de fondo, Zamora se abstuvo. Ahora, que llegó el momento de una elección local, Zamora ha comenzado a lanzar todo tipo de "propuestas". Acaba de editar un folleto, con lineamientos "económicos", educativos y otros. En economía, ¿propone la promoción de la clase obrera, con una política de salario mínimo, de lucha contra la flexibilidad labora? No: propone promover a "las Pymes", es decir, subsidios y beneficios que, de una forma u otra, terminarán siendo capturados por grandes capitalistas. En educación, ¿propone defender la universidad pública contra su privatización? No: propone formar "incubadoras de empresas", que son lo siguiente: un grupo de alumnos y docentes, con salarios bajos, o en forma directamente gratuita, investigan sobre las posibilidades de explotación económica de una innovación. Si progresa, la "incubadora" es comprada por un capitalista, que se ahorró los gastos de investigación..Es un planteo de vaciamiento del patrimonio científico de la universidad pública a favor del gran capital. Son propuestas que, de todos modos, ya figuran en la plataforma de Ibarra. Es decir que tenemos en Zamora a otro lema "ibarrista".

A defender lo conquistado

Compañeros, vamos a esta campaña electoral a defender una conquista, que es la banca del PO. Una conquista que está metida dentro de la vida de cada uno de ustedes. Es defender la lucha de la villa 21 24, la lucha del bajo Flores, la lucha de los compañeros de los hoteles, la de los trabajadores del hospital público. Es la batalla por un salario mínimo en la Ciudad ; es la lucha de los trabajadores de la cultura que han desenvuelto con Lucharte, un movimiento que representa, en el plano de la cultura, la impronta del Argentinazo.

Ese "paquete" inmenso, del cual todos ustedes participan, es la conquista que queremos defender.

Mantener la banca del Partido Obrero, incluso extenderla, es afirmar que la lucha contra los "burócratas villeros" sigue planteada; es decir que hay lucha contra la flexibilidad laboral en la Ciudad, es decir que está viva la lucha del subte. Todo eso estamos defendiendo, cuando llamamos a defender a la banca del PO.

Y entonces, vien la cuestión de cómo vamos a esta lucha. Ellos, Ibarra y Macri, se están peleando por el botín de la Ciudad, para ver cuál de los dos se queda con su presupuesto. Han polarizado la elección, han colocado al pueblo ante esta encerrona tantas veces conocida: "o voto por uno o voto por el otro". Pero eso no nos impide desenvolver un ángulo practico, concreto, que permita ver la necesidad de votar al Partido Obrero.

Podrá ser que ellos, los Ibarra, los Macri, quieran quedarse con la jefatura de gobierno. Pero el Partido Obrero puede defender la banca que tiene, puede conquistar mas bancas , puede hacer de ese lugar la cuña combativa, la "piedra en el zapato" que ha permitido tantas luchas y conquistas en este tiempo.

Y ahí está planteada la lucha que tenemos que desarrollar. Para defender esa banca, necesitamos 35.000 votos. Vamos a una guerra de guerrillas por el voto, agitativa por un lado, con afiches y pintadas, yendo a los medios, peleando para romper el silencio contra nosotros.

Pero luego, está el trabajo de cada uno de ustedes: persistente, hombre por hombre, calle por calle, amigo por amigo.

Ir contando uno por uno los votos que tenemos, los votos que necesitamos.

Cada uno de ustedes tiene que convencer a otros veinte, y lograr que al menos alguno de ellos, al estar convencido, se lleve algunas plataformas, se lleve algunos volantes, logre hablar con otros compañeros. Esa es la batalla silenciosa pero convincente, firme, que todos nosotros sí podemos dar. Porque "los otros" son punteros, los otros son mercenarios y no sirven.

Compañeros, vamos todos a esta lucha, los 59 candidatos que estuvieron antes y yo. No debe haber un segundo de respiro para ninguno de los compañeros que vamos a empujar el trabajo por la lista del Partido Obrero en estos 50 días.

Caminando, casa por casa, como ya lo hemos hecho, como ya lo estamos haciendo en muchos barrios.

Y entonces, puede ser que el día 24 de agosto ellos, los que pensaban que se había terminado el Argentinazo, brinden con champagne por la victoria de un Ibarra o por la victoria de un Macri. Pero si el Partido Obrero, esta realidad que yo he contado, que yo he relatado, es decir, ustedes, nosotros, defendemos esta banca, en muchos barrios obreros de la ciudad, en muchos hoteles de paso, y en las casas más pobres, alguien va a brindar con un poquito de sidra o con un poquito de vino. Porque querrá decir que ellos, los Macri y los Ibarra, mas temprano que tarde no van a tener nada por qué brindar. Por que habremos puesto un peldaño que servirá para seguir luchando por el poder político, por un gobierno de trabajadores.

Vamos compañeros!!!!

 

Discurso de María Rachid, Candidata a Vice-Jefe de Gobierno

Hoy muchas personas estamos acá apoyando un programa. El programa que hace muchos años levanta el Partido Obrero. Un programa que fue votado una y mil veces por organizaciones populares, en los congresos y asambleas de trabajadores ocupados y desocupados, en las ínter barriales nacionales, en los encuentros de fábricas recuperadas.

Un programa que miles de vecinos y vecinas de la ciudad de Buenos Aires y el país votábamos a mano alzada el 17 de Marzo de 2002 representando a cientos de asambleas populares de distintas ciudades y pueblos de la Argentina.

Un programa que exige, que reclama el no pago de la deuda externa, que se vaya el FMI de Argentina y de América latina, nacionalizar la banca y el comercio exterior, reestatizar las privatizadas y las AFJP, estatizar las fábricas tomadas bajo control obrero, trabajo genuino con salario digno, ni un solo despido ni suspensión mas.

Porque para poder comer, trabajar y acceder a los derechos básicos de salud y educación, el plan económico del gobierno de los Duhalde, hoy diríamos Kirchner, Macri o Ibarra, gobiernos al servicio del FMI, las empresas monopolicas, los banqueros y los grandes grupos económicos, debe ser derrotado.

Eso votamos miles de vecinos de la ciudad de Buenos Aires hace tan solo un año y medio.

Estamos acá por lo que votamos, apoyando a una organización que lucha por este programa. Una organización que lucha desde el movimiento piquetero, desde las asambleas populares, desde el movimiento de mujeres, desde las fábricas recuperadas. Una organización que esta presente, que es parte de cada espacio de lucha de trabajadores y trabajadoras ocupados y desocupados.

Una organizaciones desde la que hoy estamos dando una de las tantas batallas contra el sistema capitalista, contra los hambreadores, contra específicamente la perpetuación de la alianza del hambre y la explotación a través de Ibarra y contra el mismísimo representante del poder económico y la explotación en la ciudad de Buenos aires, los Macri, que quieren privatizar hasta la desocupación.

Me refiero a la batalla electoral, la batalla que representa lisa y llanamente que nuestra voz, la de los trabajadores y trabajadoras, sea escuchada en la legislatura de la ciudad de Buenos Aires y en el congreso.

Estamos dando una batalla por una banca, por dos o tres, para poder defender y arrancar a esta democracia capitalista las reivindicaciones de los trabajadores y trabajadoras.

Para arrancarle estas reivindicaciones y para utilizarla como una de las herramientas para luchar por el objetivo último, un gobierno de trabajadoras y trabajadores.

El mensaje que tenemos para dar es simple. Para construir una sociedad con justicia para los trabajadores, con salud, con educación, con libertad y con seguridad, somos los trabajadores y trabajadoras los que tenemos que tomar las decisiones.

En el Partido Obrero no hay promesas electorales, lo que les decimos que vamos a hacer es lo que hacemos hoy y lo que hicimos ayer.

Las propuestas que tiene el Partido Obrero para el futuro son las que estamos peleando hoy. Si el aliancista Ibarra nos promete una ciudad justa y sin hambre, fijémonos que hizo la alianza por eso hasta el día de hoy.

¿Qué hizo el propio Ibarra en la ciudad de Buenos Aires además de agravar la situación de hombres y mujeres trabajadores en la ciudad, además de agravar las condiciones sanitarias, además de reprimir a los trabajadores, además de quitarle la fabrica Brukman a sus dueños que son las obreras y los obreros de Brukman, además de vetarle a los trabajadores de Metrovías las seis horas de la jornada de trabajo?.

No queremos un gobierno para los poderosos, ni legisladores que los defiendan.

No queremos un gobierno para los Brukman, para los Macri. Un gobierno, que como dijo Beliz, quiere hacer Pymes en las comisarías con mejor productividad y con certificados de control de calidad de empresas que van a medir la calidad en función de cuántas trabajadoras sexuales detuvieron, a cuántos travestís torturaron, a cuántos jóvenes mataron, a cuántos luchadores reprimieron.

Esa es la productividad de la que habla Beliz.

No queremos una comunidad gay, lésbica, bisexual que pueda ser mercado para el turismo, y no pueda ser familia y no pueda se persona.

No queremos que las personas con VIH mueran por la falta de acceso a los medicamentos o porque los genéricos que compra el gobierno a los grandes laboratorios no tienen los controles que garanticen la calidad de esos medicamentos.

No queremos que muera una mujer por día por aborto clandestino.

No queremos que las trabajadoras de Brukman tengan que estar en la calle luchando para que les devuelvan lo que es de ellas.

Queremos lo que nos corresponde como seres humanos y como trabajadores y trabajadoras, y eso es por lo que luchamos.

El Partido Obrero no promete. El Partido Obrero lucha.

En él somos los trabajadores y las trabajadoras quienes nos comprometemos a través de la lucha cotidiana en los piquetes, en las asambleas, en las fábricas, en los movimientos sociales a seguir luchando. Ese es el compromiso que refleja esta lista. Una lista de luchadores de fábricas recuperadas como Grisinopoli, Sasetru y Brukman, luchadoras del Padelai, trabajadores desocupados, trabajadoras de la salud, trabajadores de la educación, luchadoras de movimientos sociales.

Esta es una lista con el compromiso con la lucha por una sociedad justa, no es una promesa, es un hecho en la vida de cada uno de los candidatos.

El 24 de Agosto tenemos que hacer que suene con fuerza la voz de todos los trabajadores y trabajadoras, los trabajadores de las fábricas recuperadas, la de las trabajadoras desocupadas, la de los trabajadores con capacidades diferentes, la de las trabajadoras sexuales, la de los trabajadores viviendo con VIH, la de los trabajadores gay, lesbianas, travestís, transexuales y bisexuales, la de los trabajadores de pueblos originarios, y la de todos los trabajadores y trabajadoras de la ciudad de Buenos Aires.

Este 24 de Agosto tenemos que defender y multiplicar la banca desde la que se escucha nuestra voz.

Compartir

Comentarios