Neuquén desenmascara a la izquierda argentina

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email


La gran huelga de 37 días de los docentes neuquinos y las puebladas de Cutral Co y Plaza Huincul, han sido un factor fundamental en la lucha de clases nacional. Ninguno de los problemas que llevaron a esas luchas han sido resueltos, de manera que su continuación y profundización son inevitables. Es por eso que un balance de estas luchas se impone al calor de los propios acontecimientos.


 


La huelga docente y el Cutralcazo


 


La huelga docente de 37 días contra la reforma educativa menemista en la provincia logró la solidaridad activa de las masas (paros y marchas, ocupación de los puentes, etc.) y hasta obligó a que la Ctera tuviera que convocar a paros nacionales solidarios. 


 


¿Cuál fue la política que siguieron las direcciones del sindicato docente (Aten) provincial y de la seccional Capital?


 


Cuando estalló la segunda pueblada de Cutral Co, en solidaridad con la docencia, los dirigentes de Aten provincial y capital salieron a decir que se trataba de la acción de "lúmpenes" y "marginales", realizada fuera de los "cuadros orgánicos". En el momento en que la lucha callejera de todo un pueblo hacía huir a la gendarmería de Menem y Sapag, en el momento en que caía asesinada Teresa Rodríguez, las directivas de Aten entraban en la Casa de Gobierno a firmar un "acta" por la cual levantaban la huelga y dejaban solo al pueblo de Cutral Co que había cortado las rutas. En dicha "acta", por otra parte, no se daba solución a los problemas por los cuales se había salido a luchar, entre ellos, el descuento salarial del 20% que quedaba a ser resuelto por la Legislatura.


 


Esto fue considerado por el activismo y la masa movilizada como una "traición" a la lucha docente y al alzamiento del pueblo de Cutral Co.


 


¿Es así?


 


Dejemos que se expresen los protagonistas.


 


I. Aten Provincia (CTA): a confesión de parte …


 


"Nadie puede desconocer que hay compañeros que cuestionan el accionar de la CDP (Comisión Directiva Provincial de Aten, enrolada en la CTA) y/o el de la Comisión elegida para tratar con las autoridades", dice el documento "elaborado por la CDP y remitido a todas las seccionales para su discusión" (1).


 


"Tal vez, como piensan algunos compañeros, no debimos entrar el sábado 12/4 a la noche cuando nos llamó el Gobernador. Posiblemente fue una trampa para hacernos cargo de la muerte de la Compañera ante nuestros propios Compañeros", reflexiona la directiva. Pero, dicen, "Nos alentó la decisión de lograr una solución en medio de tantas demandas sumadas" (cursiva nuestra). Es decir, que el propósito declarado de Aten fue desactivar la posibilidad de una lucha de conjunto de todos los explotados en la provincia. En lugar de "sumar demandas", la directiva de la CTA quería restar movilización.


 


Ante las recriminaciones de Sapag ("¿están contentos? ¿Esto es lo que querían? Miren lo que han hecho, ahora digan cómo lo van a arreglar…"), la directiva provincial de Aten respondía: "Nosotros nunca quisimos, por decisión orgánica, enfrentar a la gendarmería. Siempre dijimos que nuestra resistencia era pacífica". Por eso firmaron el "acta" y decidieron levantar la huelga docente, para desactivar la confluencia de las luchas provinciales contra el gobierno antiobrero y por sus derechos.


 


El documento de la CTA-Aten provincial responde así a la crítica de la base: "No hagamos del resto de nuestra vida una catarsis permanente".


 


Para no hacer "catarsis permanente" durante "el resto de (su) vida", la directiva centroizquierdista se consuela con que "el 18 de abril (a sólo 2 días del levantamiento del paro) el Pueblo de Cutral Co y Plaza Huincul ACEPTA el ofrecimiento del Gobierno Provincial y Nacional…". Esto es, que el pueblo que había triunfado echando a la gendarmería en batalla frontal, ahora era inducido a aceptar con la oposición de los "fogoneros" un acuerdo tramposo, que sólo ofrecía paliativos, para lograr la desmovilización popular.


 


La directiva de Aten se congratula de su capitulación, porque, dice, "hacía falta despejar el camino para que los genuinos representantes de ese Pueblo lograran las respuestas que demandaban. Así lo hicimos y creemos no habernos equivocado en la convicción". Cuando el pueblo se alzó y salió a la calle, la secretaria general, María Eugenia Figueroa, consideró que eran "lúmpenes" al margen de toda "organización" y renegó de los mismos. Luego se alegrará cuando "los genuinos representantes" los políticos y empresarios del pueblo, maniobrando a los fogoneros, logran imponer en una asamblea trucha y dividida, un "acta" que levanta la lucha sin obtener soluciones, pero sí muchas promesas mentirosas.


 


Sobre la directiva de Aten Provincial queda el estigma de haber sido los que dieron la espalda a la lucha de Cutral Co; los que no se animaron a enfrentar al gobierno a pesar de que las masas cerraban filas para ello; los que cobardemente entregaron el movimiento de lucha de los docentes para pasar a… "exigir a la Legislatura Provincial… respuesta al reclamo salarial de todos los trabajadores estatales para evitar que se generen nuevos conflictos", lo cual significará nuevas capitulaciones y derrotas.


 


II. Aten Capital: "No se podía ganar"


 


La directiva de Aten Capital, la seccional que tiene el 50% de los docentes de la provincia, subió a la conducción con la Lista Rosa (frente entre el Partido Bolchevique, Mst y otros), enfrentada a la directiva provincial de la CTA. La minoría fue ganada por la Blanca, ligada al socialcristiano Salaburu.


 


Aten Capital batalló enérgicamente para que se levantara la huelga, cuando ésta entró en su fase crítica provocando rupturas incluso en el seno de la Rosa y de la Blanca.


 


La correlación de fuerzas y las luchas económicas


 


Los ideologizados dirigentes de Aten Capital tienen una concepción justificatoria que vuelcan en un folleto de balance (2): "Partimos de una caracterización de las relaciones de fuerza y del momento histórico que atraviesa la clase obrera… vemos que el movimiento obrero atraviesa por una etapa de resistencia a la pérdida de conquistas históricas. Tanto en los Estados Obreros (sic, ya no son tales, son burgueses) como en los países capitalistas los trabajadores son dirigidos por políticas conciliadoras y burocráticas… La resistencia a este avance del capitalismo ha tomado la forma de luchas aisladas (que culminan generalmente en grandes derrotas u obtienen escasos resultados). Las direcciones que llevan adelante estas políticas buscan conciliar y no coordinan las luchas".


 


De esto deducen que las luchas no se pueden ganar… Existe ya un determinismo que lleva a la derrota a todas las luchas de las masas. La directiva de Aten Capital dirigida por Liliana Obregón y Susana De Luca insiste en su balance en que "la discusión aquí no es la justeza de los reclamos, o por la decisión de luchar o no; es esencialmente en torno a la evaluación que se hacen de los conflictos, las posibilidades de sostenerlos, el no buscar medidas desesperadas y minoritarias ante el aislamiento…" (cursivas nuestras).


 


Para Obregón y De Luca la huelga docente "fue en todo momento una lucha económica, y en defensa de la escuela pública". Consideran que la "evaluación de la correlación de fuerzas" que tenía el activismo era incorrecta, porque "desmerecen la fuerza del poder político policial, manifestando una impaciencia ajena a los trabajadores que día a día, construyen en la lucha su dirigencia y organización".


 


¿Lucha económica? Se entiende por lucha económica la que libran los trabajadores de una empresa o rama de la producción contra sus patronales.


 


Pero, ¿se puede considerar como una "lucha económica" cuando el patrón es el Estado provincial y se va a la huelga para reclamar la devolución de un descuento salarial del 20% establecido por decreto? ¿O cuando se sale a enfrentar medidas que son consecuencia de la aplicación de la reforma (anti)educativa menemista?


 


El descuento salarial fue realizado por Sapag en el 96, y las directivas provincial y capital de Aten llevaron adelante un plan de lucha de paros parciales y aislados que la agrupación Tribuna Docente-Lista Marrón, caracterizó como un "plan de lucha en cuotas", lo cual permitió que el descuento se consumara.


 


Al iniciarse el ciclo lectivo, y ante el nuevo ataque sapagista que dejó cesanteados a 1.000 compañeros, una revuelta en la base obligó a Liliana Obregón (Aten Capital) a manifestar en asamblea su "autocrítica" por la conducta seguida el año anterior. En las grandes seccionales (Capital, etc.) las asambleas votaron la huelga general. Pero la directiva provincial, partidaria de una medida más realista (paro de 48 o 72 horas) tuvo que sacar un inédito paro… por 15 días, para no aprobar la huelga por tiempo indeterminado. Dejaba así planteada la posibilidad de levantar la lucha el 24 de marzo.


 


La huelga docente surge cuando el pueblo ya tiene realizada una experiencia con el ajuste menemista. Esto se manifestó en que día a día crecía el apoyo popular, en multitudinarias marchas, en la constitución de Coordinadoras de Padres, en la movilización de los estudiantes secundarios, en los paros solidarios de gremios zonales e incluso en los paros nacionales de Ctera y de la CTA. Y en el aislamiento de Sapag. Se estaba en inmejorables condiciones para enfrentar al gobierno, luchando por las reivindicaciones concretas de los trabajadores. Y para abrir un rumbo político de masas contra el régimen.


 


Para la directiva de Aten Capital, en cambio, "las luchas, en este sistema, comienzan con reivindicaciones económicas y ante la falta de respuestas, terminan por desnudar la función de los poderes y las leyes demostrando que no responden a los intereses de la clase trabajadora". Se dice esto para contraponerlo a "los compañeros (que) consideraron al conflicto docente y a la lucha de Cutral Co como una lucha insurreccional, donde estaban dadas las condiciones para voltear al gobierno". Desde ya que esto es una infamia contra todos los trabajadores que luchaban por obtener el triunfo de sus reivindicaciones, contra un gobierno antiobrero. Y es un intento de justificación de la dirección burocrática. Para la Obregón, De Luca y Cía., en "este sistema" democrático el objetivo de las luchas económicas (que no se pueden ganar por la correlación de fuerzas) es el de "desnudar la función de los poderes".


 


Sobre el aislamiento


 


Cuando la Obregón y la De Luca hablan "del aislamiento y de la falta de masividad en las medidas", mienten. Por el contrario, cuando los docentes ocuparon los puentes que unen a Neuquén con Río Negro, cortando el tráfico entre ambas provincias, miles y miles marcharon en solidaridad. Vinieron delegaciones de docentes y trabajadores del interior para luchar por la permanencia en los puentes hasta que el gobierno cediera a los reclamos de los huelguistas. Los gendarmes de Menem y Sapag pudieron "desalojar" los puentes porque hubo un operativo político tendiente a garantizar que dicha operación fuera "pacífica". Para ello bajaron el obispo y los legisladores opositores, quienes se empeñaron en convencer que había que desocupar.


 


La directiva de Aten Capital acompañó este operativo desmovilizador y lo justificó señalando la necesidad de aceptar "como aliados temporales aun a sectores de la burguesía, como algunos diputados y organizaciones religiosas". En realidad éstos venían a romper la lucha y desmovilizar a los trabajadores. Para eso prometieron que desde la Legislatura (y una vez que finalizara la huelga) se iba a votar la devolución del descuento del 20%.


 


Con esta concepción es que la directiva de Aten Capital reconoce que "esta conducción vio como absolutamente necesario buscar posibles salidas para un conflicto que a pesar de su masividad no conseguía obtener respuestas". Su estrategia fue… levantar la lucha lo antes posible.


 


Anticlasismo


 


Se insiste en que la huelga docente estaba aislada justo en el momento en que estalla la pueblada de Cutral Co y que toda la provincia y el país se conmueven. La directiva de Aten Capital dice: "No desconocemos que la pueblada en Cutral Co y Plaza Huincul surge en apoyo al paro docente pero inmediatamente aparece el verdadero trasfondo que es la marginalidad y la miseria a la que los ha llevado este sistema" (cursivas nuestras).


 


A la directiva de Aten le surge su enano anticlasista. La pueblada no habría roto el pretendido aislamiento de la huelga docente porque su verdadero trasfondo "es la marginalidad y la miseria". ¡Se trataría de un movimiento de desclasados!


 


Esta concepción anticlasista se reitera cuando dice que no se podía resistir en los puentes "porque este tipo de medidas… no son propias del sector docente".


 


La Obregón y Cia. denuncian cualquier intento de profundizar y extender las medidas de lucha como "acciones desesperadas".


 


Antidemocráticos


 


"En esta huelga, un sector de compañeros de la Lista Marrón, Tribuna Docente, Docentes en Marcha, Alternativa Docente, un sector importante de Marcha Blanca y algunos compañeros de base, acusaron a esta directiva y a los docentes que levantaron la huelga, de traicionar a Cutral Co y aun, de ser los responsables de la muerte de Teresa Rodríguez. No olvidemos que la represión se dio en Cutral Co mientras Aten estaba en plan de lucha y después de levantado el paro no hubo represión; en consecuencia, estamos ante una hipótesis que no pudo demostrarse", se justifican De Luca y Obregón.


 


Estos dirigentes se jactan de que "hasta el final del conflicto se respetaron las instancias de participación". Sin embargo, no pueden dejar de reconocer que para levantar el paro, después de 37 días, la directiva de Aten Capital tuvo que convocar a… ¡tres asambleas!


 


Derrotada el lunes por la tarde por casi 800 a 300 votos, convocó a una nueva asamblea de urgencia para el martes, donde logró una mayoría por terminar con el paro general. La posición de la dirección de Aten Capital era levantar a cualquier costo y de cualquier manera combatiendo toda muestra de solidaridad con las barricadas de Cutral Co, entregando el programa de lucha de los docentes, etc. La directiva no llamó a las Asambleas para consultar, sino para levantar la lucha, y se empeño a fondo! Organizó a los sectores carneros, especialmente a los docentes de institutos privados, puso micros, los movilizó, para volcarlos a una Asamblea que levantara el paro. ¡Esto está reñido con los más elementales principios del sindicalismo! Porque a los carneros aquellos que ya habían levantado el paro al margen de la decisión de la Asamblea no se los puede convocar para votar el futuro del paro. Se los enfrenta con piquetes para que primero adhieran y luego, cuando estén en las filas de los huelguistas, se pueda discutir de común acuerdo los pasos a seguir. Los carneros no pueden mientras sigan siendo carneros participar en las asambleas de los huelguistas. Y la directiva de Aten Capital se empeñó en movilizar a los carneros para quebrar la huelga. Constituyó un bloque rompehuelga.


 


El balance es claro: Menem y Sapag sabían que a pesar de la combatividad de los docentes y del pueblo neuquino, las direcciones de Aten (provincial y capital) estaban decididas a bloquear una lucha consecuente. La lucha de las masas (lanzamiento de la huelga, levantamiento de los puentes, firma del acta frente al cutralcazo, etc.) hacía girar a estas direcciones hacia el compromiso con el gobierno. No a empeñarse en organizar el empuje de lucha de las masas hacia el triunfo de las reivindicaciones que consideraban imposible de conseguir, dada la "correlación de fuerzas". En estas condiciones, el gobierno trabajaba por quebrar la huelga apelando a las vacilaciones y finalmente la entrega de estas direcciones.


 


III. La izquierda frente a la huelga y frente a su dirección


 


Casi todas las corrientes y partidos de izquierda (Pc, Pcr-Ptp, Mst, Pts, Partido Bolchevique) adoptaron una actitud justificatoria o de apoyo a las direcciones de Aten, especialmente de Aten Capital, a la que saludaban como a una dirección combativa y clasista.


 


El llamado Partido Bolchevique, en su Tribuna Clasista (3), define a la directiva de Aten Capital como un modelo de clasismo. "La dirección del sindicato docente de la Capital de Neuquén… está compuesta por luchadoras reconocidas en la base del gremio, por su actitud combativa y de clase: reivindican la huelga, la movilización, los piquetes, como la forma natural de lucha de los trabajadores". Esto es dicho después de que esta dirección había repudiado la movilización de los desocupados de octubre del 95 y había hecho causa común con el gobierno y la jauría burguesa. Los bolcheviques de Tribuna Clasista dicen reconocer que han "tenido diferencias con esta dirección respecto a la actitud adoptada cuando los desocupados fueron reprimidos y encarcelados algunos de sus dirigentes en octubre del 95" (aunque en su momento las minimizaron)… "Pero estas diferencias no nos ciegan, como para no reconocer una dirección que hoy plantea una defensa consecuente de la educación pública". Así autodenunciaban su impostura los bolche-clasistas. Pero si la dirección era consecuente, su posición contra los desocupados y a favor de la represión policial en el 95, apenas fue un mal paso táctico. Por eso, ahora aseguraban que estaban frente a una dirección que tenía una "orientación y disposición" (de) "enfrentar con métodos de clase la ofensiva del gobierno provincial". Sin embargo, los bolche-clasistas justifican que la directiva de Aten haya levantado el corte de puente realizado con tanta disposición de lucha. Coincidiendo con De Luca y Obregón, afirman que "en un gremio mayoritariamente de mujeres, es obvio que una represión semejante sea díficil de enfrentar". Aunque reconocen que "disposición de parte de los trabajadores de base no faltó ya que espontáneamente, taxistas, colectiveros y otros compañeros se sumaron a la cabeza de los piquetes"; lo que habría fallado es "la ausencia en esos piquetes de trabajadores organizados por los distintos gremios". Otro habría sido el cantar, dicen sin vacilar, si la "lucha de los docentes hubiera estado acompañada por piquetes de compañeros de la construcción, de metalúrgicos, petroleros, etc. Es responsabilidad de la burocracia de la CGT, y su actitud traidora, que hayan triunfado los gendarmes", afirman.


 


Pero quince días después, en su nuevo boletincito (4), denuncian "que la burocracia de Aten, incluida su ala izquierdista de Capital, pretendían hacer pasar este acuerdo (el acta rechazada en los puentes) como una base para levantar la huelga". Los bolche-clasistas reconocen después de la capitulación de sus apadrinados que estos mismos manifestaban que las bases los estaban "sobrepasando". Para terminar repudiándolos por haber firmado el Acta en Casa de Gobierno, mientras los fogoneros cortaban las rutas en Cutral Co.


 


En otro boletincito posterior (5), los travestis-bolche-clasistas terminan puteando a "la izquierdista, Liliana Obregón, secretaria general de Aten Capital y líder de la lista Rosa apoyada por toda la izquierda a nivel nacional". Dan una voltereta en el aire, sin vergüenza alguna.


 


El PO y Tribuna Docente pidieron a fines del 95, en un plenario nacional de la Lista Rosa de Ctera, la expulsión de Liliana Obregón y de los miembros de la directiva de Aten Capital, por haber repudiado la lucha de los desocupados. Como los allí presentes entre quienes se encontraban los bolche-clasistas se negaron, PO y Tribuna se retiraron de la Rosa nacional. No se podía compartir una agrupación común con traidores a las luchas. ¡Esto fue 18 meses antes que se consumara esta nueva traición! Por eso el PO y Tribuna Docente de Neuquén pudieron convertirse en el eje de la resistencia a la traición.


 


Las reubicaciones oportunistas del Mst


 


El Mst formó parte de la directiva de Aten Capital. Esto es importante tenerlo en cuenta, porque la directiva de Aten Capital fue reelegida en noviembre del 95. El PO y Tribuna Docente llamaron en un plenario nacional de la Lista Rosa de Ctera a expulsar a las De Luca y Obregón por el rol antiobrero que jugaron en oportunidad de la represión a los desocupados de Neuquén. Como esto fue rechazado, por el Mst en primer lugar, Tribuna Docente se retiró de la Rosa Nacional, porque consideraba una cuestión de principios la no convivencia con esquiroles.


 


Cuando se realizaron las elecciones para Aten, en noviembre del 95, Tribuna Docente llamó a organizar una lista alternativa al sector repodrido de la directiva Rosa. El Mst se negó abiertamente, prefiriendo mantenerse con estos elementos en la Rosa. Tribuna Docente, con compañeros de diversos sectores, presentó la Lista Marrón, que sacó el 10% de los votos, mientras que la Rosa que ganó caía de más del 50% en la elección anterior, al 35%.


 


El Mst tuvo más que nadie una posición conservadora. En 1996, cuando se desarrolló el plan de lucha "en cuotas", fue partidario de levantarlo cuanto antes y/o de hacer las cuotas a más largo plazo. Al iniciarse la huelga, su posición aplastada en las asambleas era de que no había condiciones para una lucha de este tipo, mocionando por paros de 48 ó 72 horas en lugar de la huelga general.


 


Durante todo el conflicto, sus posiciones eran similares a las de Obregón o De Luca. Su periódico (6) señalaba, ufano, que estábamos ante "una nueva dirección… a la que hay que seguir apoyando" y con la que "se puede enfrentar a la burocracia sindical y construir la dirección necesaria para el triunfo de los trabajadores".


 


Dos días después, la directiva de Aten Capital, junto a Aten provincial, firmaban el acta capituladora.


 


En su número siguiente (7), diez días después de la capitulación, el Mst no critica el Acta capituladora. Por el contrario, reivindica sus términos: "Podemos decir que el resultado es favorable para el gremio", declaró Gustavo Moyano, secretario gremial de Aten Capital y dirigente del Mst neuquino. Para el Mst fue un triunfo, "empañado" porque no se consultó a la base y porque se le restó apoyo a Cutral Co. "Se podrían haber logrado más cosas, como la cuestión de los descuentos salariales o el cobro de la totalidad de los días caídos, pero lo obtenido es importante".


 


Para el Mst: "El balance tenemos que hacerlo ubicando los aspectos negativos y las debilidades, sin perder de vista los logros y avances. Algunas agrupaciones de izquierda cometen el error de ver sólo sus aspectos negativos y las debilidades, dejando olvidados los logros".


 


El Mst, que apoyó toda la política de Obregón y De Luca y que cree que el acta firmada está bien, se irá, sin embargo, reubicando. Primero, pedirá en un balance público, que a la directiva se "incorporen trece nuevos compañeros" del cuerpo de delegados. Luego, en un nuevo balance, planteará que las reivindicaciones pendientes el 20% de descuento salarial "ahora (lo) debemos reclamar por la vía judicial" (días más tarde, el gremio vuelve a salir a paros y movilizaciones, es decir a la lucha gremial, en reclamo de la restitución de sus salarios).


 


Cuarenta días más tarde, termina renunciando a la directiva "porque la mayoría de esta conducción traicionó". Desprestigiados, hacen mutis por el foro, entregando los puestos de dirección al ala derechista de Aten.


 


Pero al igual que en el gremio docente, también consideran un triunfo el levantamiento de los cortes de ruta en Cutral Co. El Mst considera un triunfo, particularmente, el "acta firmada". Pero el acta y el levantamiento del corte de rutas fue considerado por los fogoneros como una "traición" y "entregada" de su lucha. La Asamblea que levantó el corte de ruta tuvo sus singularidades (minoritaria, corte de luz, etc.) y fue maniobrada para conseguir este objetivo. Esto el Mst no lo puede desconocer, cuando señala (8) que "la decisión de levantar fue mayoritaria", sin explicar cuál fue la minoritaria.


 


Como lo denunció Prensa Obrera en ese momento, el Acta sólo daba algunos paliativos y promesas "de inversiones" que como era de esperar no se cumplieron.


 


Sin programa, el Mst se evidenció como una hoja que se inclina hacia donde sopla el viento, actuando a la retaguardia de las tendencias de lucha de las masas, adaptándose a los sectores burocráticos y entregadores de las luchas.


 


Comentarios oportunistas y anti-izquierdistas del PC


 


El PC no lo niega no tuvo ningún tipo de intervención en la gran huelga docente, ni en los cutralcazos.


 


Sin embargo, en su periódico (9) dos días antes de la capitulación de las directivas de Aten señala como "valiosa enseñanza" la "construcción de la unidad en la lucha en el propio seno de Aten, entre las distintas agrupaciones que la componen, particularmente entre las listas Rosa, Celeste-Azul y Blanca". Se olvida de la Marrón y de otros sectores críticos. Luego se encargará de señalar como gran protagonista a la "izquierda independiente de vertiente marxista, cristiana y nacional-popular, (que) junto a la izquierda orgánica de menor expresión en el conflicto está en condiciones de construir la herramienta política necesaria". Como expresión de ello, les dedicará dos páginas a referentes "cristianos" y "nacional-populares". Sólo 48 horas más tarde, uno de ellos, Jorge Salaburu, dirigente de la Lista Blanca, firmará el acta de la entrega, se desmayará en la asamblea donde es repudiado y su agrupación terminará dividida por la sana reacción de un sector de su base que no acompaña la traición.


 


Los comentarios del PC se encargarán de ensalzar al obispo y a "algunos diputados de la oposición" por su "presencia" en las jornadas de ocupación del puente, sin denunciar que fueron a plantear el desalojo de los mismos.


 


En su periódico (10), luego de la traición de "la Rosa, Celeste-Azul y Blanca" al firmar el acta, sólo dirán que hizo falta la "muerte absurda" (!?) de Teresa Rodríguez, para que "Sapag (anunciara) el diálogo con el gremio de los docentes neuquinos, Aten, y un posible acuerdo basado en la marcha atrás del ajuste".


 


Los comentarios de Propuesta son contradictorios con la firma del PC, junto al PO y a otras organizaciones de izquierda, en el Llamamiento (con fecha 17/4) a realizar un acto unitario el 1º de Mayo, donde explícitamente se dice: "Nos dirigimos al pueblo combativo de Cutral Co-Plaza Huincul y a los dirigentes y luchadores de Aten que dieron la pelea por mantener unidos a los docentes en lucha con los fogoneros de Cutral Co enfrentando a los sectores burocráticos de Aten provincial y capital…".


 


Son comentarios proburocráticos, avalando a la curia seudo progresista y defendiendo el diálogo (acta) de Sapag con Aten. Comentarios que están colocados en la perspectiva de conformar una "herramienta política" de izquierda nacional y popular.


 


Ptp: buscando la burguesia anti modelo


 


Al igual que el PC, el Ptp no tuvo prácticamente intervención en los conflictos neuquinos. Primero en su periódico (11) considera que "el gobierno provincial debió retroceder en casi todas las medidas de ajuste que pretendía imponerle a los docentes". Justifica así el acta firmada por Aten con Sapag el 12 de abril. Aunque considera que la dirección de Aten "apostaba a la negociación, temerosa de la caldera de combatividad que crecía por abajo", la "huelga logró triunfar gracias a que Cutral Co repitió la pueblada". En lugar de ver que las direcciones centroizquierdistas de Aten provincial y la seudoizquierdista de Aten Capital capitulaban, temerosas ante el agravamiento de la lucha de clases, considera que es el gobierno el que retrocede.


 


Posteriormente, el Ptp-Pcr en su revista (12) planteará que en "la firma del Acta-Acuerdo del 12 de abril… se puede afirmar que los puntos logrados son insuficientes", aunque "se estaba en un punto crítico, porque no se podía seguir sosteniendo el paro…".


 


El Ptp-Pcr considera que "la unidad de los distintos sectores populares y la lucha por mantenerla y fortalecerla fue uno de los factores principales en las puebladas".


 


Para el Ptp-Pcr esto pasa por incorporar sectores de la burguesía nacional. Así, "en la segunda pueblada (de Cutral Co) se constituyó una Comisión… (que) por un lado amplió en cierta medida la base social e incorporó distintos grupos sociales y políticos, pero el problema es, como siempre, quién hegemoniza". Pero, ¿cómo mantener la "unidad de los distintos sectores populares" y luchar por la "hegemonía" para los explotados? La burguesía se aleja rápidamente de las luchas de masas cuando no las puede controlar. En los grandes combates de masas en Neuquén como en toda lucha social profunda se puede percibir una tendencia a la escisión de la sociedad respecto a los poderes vigentes. El problema consiste en ver si la clase obrera (incluyendo a los desocupados) puede convertirse en caudillo de la gran masa explotada, para que esta lucha sea consecuente. Y para ello debe imponer su programa. Pero si "hegemonizan" los trabajadores con su programa, los capitalistas se alejan. Entonces el Ptp-Pcr considerara al movimiento de lucha como sectario.


 


Esta corriente siempre busca como aliados de la lucha de las masas a sectores de la burguesía nacional (aunque les cueste encontrarla). Por eso embellecen cualquier expresión de ésta. Así, por ejemplo, hicieron con Menem en 1987/91, y así caracterizaron que Sapag "llegó al gobierno expresando a un sector de terratenientes y burguesía regional que criticaba ante las masas el modelo neoliberal, pero desde que asumió la gobernación cedió ante la política de ajuste y entrega del gobierno nacional y desde adentro de estas políticas trata de sacar su tajada" (13).


 


Por eso, señala que "es preciso advertir que la situación es sumamente compleja porque el sapagismo aún tiene influencias en amplias masas populares" y alerta "en la medida en que no se ubica claramente como blanco principal de la lucha al gobierno menemista".


 


IV. Mas: del desengaño al paralelismo


 


El Mas es una de las corrientes que caracterizó la firma del Acta del 12 de abril como una traición a la huelga de los docentes y a la pueblada de Cutral Co.


 


Pero esta traición, lo vimos, no cayó del cielo. Estuvo preparada por toda una conducta anterior, que el Mas no quiso enfrentar.


 


Cuando el 2 de octubre del 95 la directiva de Aten Capital salió a repudiar a los desocupados en lucha, haciendo causa común con la represión y el Estado, el Mas consideró esta posición política como un "error". Por eso, cuando el PO, Tribuna Docente y una serie de sectores combativos, rompiendo con la directiva Rosa, presentó la Lista Marrón, el Mas se negó a integrarla. Prefirió apoyar críticamente a la Rosa desde afuera. En realidad, seguía con sus ilusiones en la directiva rosa hegemonizada por las clasistas De Luca y Obregón.


 


Así, en los inicios de la huelga, lanzaba desde su periódico (14) llamamientos "a la Directiva de ATEN Capital (Lista Rosa y Blanca) a tomar esta propuesta (combativa) y juntos exigirla e imponerla a la directiva provincial". Y en un folleto de balance, "Enseñanzas de la heroica lucha del Neuquén" (15), reconocerá que "esta directiva no sólo no hizo honor a su prestigio, sino que defraudó a gran parte de los trabajadores y el activismo que en su momento la había apoyado".


 


Pero, ¿qué "enseñanza" saca el Mas de esta heroica lucha? Que es necesario "dotarnos de nuevas organizaciones que nos permitan obtener nuestros reclamos". Es decir, el paralelismo sindical. Para el Mas, un aspecto central "es ganar a la vanguardia y a la base para una pelea consciente por superar las trabas impuestas por los estatutos gremiales y los cuerpos orgánicos de los sindicatos". Porque "terminan siendo los secretarios generales quienes tienen la última palabra, apoyándose en los cuerpos orgánicos y en los estatutos gremiales que les otorgan poderes absolutos, y que están amparados por los Ministerios de Trabajo y las leyes patronales". Colocan la lucha política desarrollada en torno a la gran huelga docente en … el plano de una reforma estatutaria.


 


¿Qué garantiza que "estatutos nuevos" u "organizaciones nuevas" impidan la traición de direcciones capituladoras? ¿Es un problema de fondo (programa) o de forma (organizativo-estatutario)? Lo que garantiza que no se va a traicionar es un programa basado en una concepción de lucha contra el Estado burgués y de independencia clasista.


 


Ya el Mas tiene sobre sus espaldas la creación del sindicato paralelo en el gremio de la construcción de Neuquén, con el que llevó años atrás al aislamiento y la posterior disgregación a un importante sector de la vanguardia obrera.


 


El Mas considera que hasta que no se encare "una reorganización global del movimiento de los trabajadores" y hasta que no se saquen las "valiosísimas experiencias" de estas luchas (cambio de estatutos, etc.), "las futuras luchas que inevitablemente transitaremos, serán nuevamente traicionadas por alguna de las diferentes variantes burocráticas existentes". Hace mucho que los revolucionarios señalaron que la acción de las masas es más fuerte que los aparatos… si está orientada revolucionariamente.


 


Pts: sin táctica


 


El Pts también considera que el levantamiento de la huelga docente neuquina es una traición. Lo plantea porque dejó aislada a la pueblada de Cutral Co ("firmaba el acta de traición a espaldas de la base, aceptando algunas reivindicaciones parciales para que quedara aislada Cutral Co" (16). No toca el contenido concreto del Acta que la dirección de Aten firmó con Sapag, que entrega el reclamo salarial.


 


Critica a la dirección de Aten por no haber mantenido el paro en forma solidaria con la pueblada de Cutral Co, porque "podrían haber conseguido tirar al gobierno" (pág. 25). Concede a la dirección burocrática que "parte de las demandas docentes" habían "sido satisfechas momentáneamente". No denuncia que la firma del Acta es una traición también a los reclamos de la huelga (pago de los días de huelga, recuperación del descuento salarial del 20%, etc.) y que la irrupción de Cutral Co le daba más fuerza para obtener la capitulación del gobierno y la conquista del conjunto de los reclamos de la huelga.


 


Espontaneísmo


 


El Pts se propone ayudar a "superar el espontaneísmo" de las masas. Y para ello, propone "saber retroceder y esperar, desarrollar una organización independiente y lo más amplia posible y levantar un programa para la unidad con el resto de los sectores explotados todavía más atrasados". Esta idea estratégica "saber retroceder y esperar" es muy común en el Pts. Así, por ejemplo, considera que las movilizaciones de los desocupados de Senillosa y de tantos pueblos, que recorrieron durante 1995 el Neuquén, no fueron puebladas sino "motines". "El motín de los desocupados del 29 de agosto del 95 que toma de rehén al intendente para cobrar un subsidio de 200 pesos, a pesar del triunfo momentáneo de los subsidios conseguidos, queda aislado del conjunto de los trabajadores y en esto estará su debilidad" (17). Aunque triunfó y abrió un rumbo a la lucha de los desocupados, para no quedar "aislados", los estrategas del Pts sugieren que la Coordinadora tenía que haberse quedado en el molde buscando el apoyo de las estructuras sindicales burocráticas. Para justificar su estrategia, el Pts se hace eco de la acusación del gobierno del MPN de que el 2 de octubre del 95, 1000 desocupados con sus mujeres e hijos intentaron tomar la casa de gobierno. "Una dirección obrera revolucionaria… se hubiera puesto a la cabeza del movimiento para detener la toma de la Casa de Gobierno, no cediendo ante la justa desesperación de muchos trabajadores desocupados, y así evitar las peores consecuencias" (18), plantea. Pero la acusación del MPN fue una provocación para justificar la represión y persecución del movimiento de los desocupados. Los estrategas critican a los militantes del PO y de otros partidos que participaron de dicha movilización, por "putchistas", y sugieren que "en lugar de salir a una acción descolgada había que luchar por una política de unidad con los estatales que en Río Negro estaban protagonizando heroicas jornadas de lucha en Viedma". Caprichoso… ¡y dependiente de la burocracia de la CTA rionegrina!


 


Para el Pts, hay que frenar el desarrollo de las luchas de las masas y en el laboratorio construir la "estrategia revolucionaria". ¡Una tontería! Sólo el desarrollo de la Coordinadora de Desocupados, la constitución de una dirección clasista de los fogoneros en la Asamblea Popular de Cutral Co, pueden garantizar la profundización de los procesos y la victoria para el movimiento de lucha de las masas, abriendo así el camino para el crecimiento de la organización y la conciencia revolucionaria de la clase obrera. En ese proceso, los problemas tácticos y de programa son fundamentales.


 


El Pts los desprecia. El 1º de Mayo, desde la tribuna de la Plaza de Mayo, su dirigente sostenía que "Lo que vimos en la Asamblea Popular fue que ¡La organización independiente de los trabajadores es un camino mucho más efectivo que cien campañas electorales para conquistar la independencia de clase!" (19). Como si la mayoría de los fogoneros no hubieran terminado votando tras los partidos patronales sin que el Pts diera una respuesta. Y como si en el proceso electoral, el PO no estuviera llevando adelante un trabajo de reagrupamiento de la vanguardia obrera y de los desocupados, para que los trabajadores no voten a los candidatos y partidos patronales y sí lo hagan por sus expresiones de clase.


 


La importancia del programa mínimo


 


El Pts desprecia y rechaza la consigna que se ha hecho popular en el movimiento de desocupados de Neuquén y que se está extendiendo nacionalmente de seguro al desocupado de 500 pesos, sin discriminaciones ni contraprestación laboral, para todo mayor de 16 años.


 


El Pts reclama, en cambio, "Trabajo para todos". "No queremos limosnas ni subsidios, sino trabajo para todos" (20). El "Programa de Transición" plantea "el reparto de las horas de trabajo sin reducción salarial", para que todo el movimiento obrero salga de la marginalidad de la desocupación lo que implica objetivamente un cambio de régimen político (control obrero, planificación estatal, etc.). Pero Trotsky, en dicho Programa, recuerda que "La Cuarta Internacional no deja de lado el programa de las viejas reivindicaciones mínimas en la medida que hayan conservado al menos parte de su fuerza vital". ¡Y qué duda cabe que el reclamo de un subsidio al parado tiene en Neuquén y en todo el país una "fuerza vital"!


 


No sólo se ha planteado en todas las puebladas, sino que el mismo gobierno se ha visto obligado a levantarla, en forma bastardeada, alrededor de los planes Trabajar, etc.


 


Pero en diferentes luchas, los desocupados han comenzado a reclamar que el subsidio sea sin discriminaciones, abarcando a jóvenes y mujeres y no sólo a "jefes de familia". Que sea elevado a 450 o 500 pesos. Que tenga beneficios sociales (aguinaldo, vacaciones, obra social, etc.). Partiendo de estos reclamos es que se puede organizar a los desocupados y encadenar provincial y nacionalmente su movilización, facilitando la irrupción de las consignas de transición y un nivel de luchas superior. Por eso, la gran consigna del movimiento de los desocupados de Neuquén era "Trabajo para todos o subsidio al desocupado de 500 pesos".


 


El fetichismo organizativo


 


Al igual que el MAS, el Pts considera obsoletos y superados "a los viejos e impotentes sindicatos" y plantea su reemplazo por "nuevas organizaciones superiores a las existentes". La huelga general de 37 días de los docentes neuquinos demuestra, sin embargo, la vitalidad de las organizaciones sindicales. Y el copamiento de la Asamblea Popular de Cutral Co por los políticos y elementos de la pequeño-burguesía (y de la burguesía), la debilidad de las "nuevas organizaciones".


 


La radicalización y el desarrollo de la lucha de las masas planteará, en forma nítida, la creación de organismos representativos de las masas en lucha, que superen la división profesional de los sindicatos y que incorporen a la combativa masa de los desocupados. Pero nada puede reemplazar la necesidad de contar con un programa y una política revolucionarias. La huelga docente no sucumbió por la mala estructura sindical, sino por la capitulación de su dirección. Y la Asamblea Popular de Cutral Co se hundió por la falta de orientación política independiente de los fogoneros.


 


El papel de la táctica


 


La estrategia correcta no existe sin una táctica adecuada, que permita una intervención en la guerra de clases. Y el Pts no tiene ningún tipo de táctica que facilite el agrupamiento clasista y revolucionario de los trabajadores. Impugna la lucha de los desocupados. Critica la traición de las directivas de Aten, coincidiendo con que éstas han "satisfecho momentáneamente" parte de las "demandas docentes". Se abstiene de intervenir en la lucha político-electoral, tanto en Cutral Co como a nivel nacional, haciendo el panegírico verborrágico de las puebladas.


 


Sin táctica revolucionaria, es decir, sin intervención concreta en la lucha de clases, no puede haber estrategia revolucionaria, sino puro charlatanerismo. El Pts hace un culto al charlatanerismo cuando acusa al PO y otras organizaciones de que "nunca quieren ser sectarios, nunca quieren quedar aislados y solos" (Cuadernos, pág 25.). No hay peor sectario que el que se regodea en serlo.


 


Caso único de oportunismo: la LSR


 


La llamada Liga Socialista Revolucionaria es un caso único de oportunismo.


 


Toda la izquierda, de una u otra forma, se pronunció contra la traición de las directivas de Aten. Esto se manifestó en la declaración del 1º de Mayo, reproducida más arriba.


 


Pero para los dirigentes de la LSR (Guidobono y Astarita) que ahora se acaban de dividir no es así, "aunque dicen no conocemos en detalle el proceso de Neuquén, porque carecemos de trabajo en la provincia y no tenemos, por lo tanto, ninguna posición tomada respecto de las cuestiones tácticas que haya enfrentado el conflicto". Ya hace mucho, Lenin calificó como tontos y necios a quienes se pronuncian sobre una polémica que no conocen. Esto es lo que hace la LSR, que rápidamente ofreció una tribuna en su actito divisionista del organizado por la casi totalidad de la izquierda en Plaza de Mayo en oportunidad del 1º de Mayo, para "que tengan un lugar relevante en el mismo los compañeros de Aten Capital que ocuparon un lugar tan destacado en la lucha más importante de los trabajadores de este país" (21). Con lo cual, aunque "no conocen", toman parte en favor de la directiva traidora. En su lugar, intervinieron en dicho acto unos socios de Obregón y De Luca (la agrupación Construyendo, de la Capital), quienes reivindican la política de ésta que habría llevado al "triunfo" a la huelga docente.


 


La LSR tiene el mérito de ser la única corriente de la izquierda que reivindica la traición y la disfraza de estrategia digna de una "dirección luchadora, consecuente y revolucionaria". Eso sí, aunque como organización no tengan "posición acabada".


 


La mediocridad, el oportunismo, el sectarismo, la superficialidad, caracterizan a la izquierda argentina. Las grandes luchas de Neuquén lo ponen en evidencia. Esta es la causa por la que la izquierda se opuso a la constitución de un frente político de la izquierda y el movimiento obrero combativo, que permitiera abrir un cauce a los sectores combativos del movimiento obrero (acto del 1º de Mayo) y dar batalla a la burguesía en el plano político y electoral.


 


La vanguardia que surge en las luchas como los cutralcazos y la huelga de los 37 días no tiene, en esta izquierda, el canal que le permita madurar y crecer políticamente. Por el contrario, tendrá que sortear este pantano charlatanesco y oportunista.


 


Las grandes luchas neuquinas sirven para evidenciar este papel anti-revolucionario de la izquierda argentina.


 


El PO, por el contrario, se esfuerza por dotar de una política, un programa y una táctica a la vanguardia obrera y juvenil.


 


El PO y Tribuna Docente han sido los ejes de la constitución del frente "desde el puente", que ha logrado unificar en las recientes elecciones para consejo escolar a una parte importante del activismo que se opuso al levantamiento de la huelga. La izquierdista Rosa de Obregón y De Luca terminaron haciendo frente común con la centroizquierdista Azul-Celeste. Los panoramas se van clarificando. La culminación de la huelga docente llevó a la ruptura de la Rosa y de la Blanca y a que estos sectores realizaran un acuerdo con la Marrón, que está poniendo en pie una alternativa clasista.


 


En Cutral Co también, el PO ha presentado una lista contra las candidaturas patronales, que ha permitido reagrupar a una parte de la vanguardia de los fogoneros.


 


La lucha político-programática es fundamental, en esta etapa, para iluminar a la vanguardia de luchadores que se irá incorporando en el proceso político nacional.


 


 


Notas:


 


1. Todas las citas son del folleto ATENción, abril de 1997.


2. Aten Capital, mayo de 1997.


3. Tribuna Clasista, 26 de marzo de 1997.


4. Idem, 13 de abril de 1997.


5. Idem, 20 de abril de 1997.


6. Alternativa Socialista, 10 de abril de 1997.


7. Idem, 23 de abril de 1997.


8. Alternativa, 23 de abril de 1997.


9. Propuesta, 10 de abril de 1997.


10. Idem.


11. Hoy, 16 de abril de 1997.


12. Política y Teoría, agosto-octubre de 1997.


13. Hoy, 16 de abril de 1997


14. Solidaridad, 20 de marzo de 1997.


15. Cuadernos de Solidaridad Socialista.


16. "La Asamblea Popular y los fogoneros muestran el camino de la lucha por el poder obrero", en Cuadernos de la Verdad Obrera, 29 de abril de 1997.


17. "Lecciones del movimiento de desocupados de Neuquén", en Lucha de clases, pág. 114, invierno de 1997.


18. Idem, pág. 119


19. periódico La Verdad Obrera, 8 de mayo de 1997


20. Lucha de Clases.


21. Todas las citas son del periódico Bandera Roja, 11 de mayo de 1997.


 

Artículos relacionados

Deja un comentario