fbnoscript

Una agencia del lumpen-proletario

Por Julio Magri
Ya en prensa este número, llegó a nuestras manos la “nueva” publicación de la comente morenista ("Correo Internacional”).
 
Esta publicación está, casi por entero, consagrada a “mostrar” que el PST y las organizaciones de la ex-FB plantearon permanentemente la consigna de “Solidaridad al poder", y que lo mismo ocurrió con el Comité Internacional cuando lo componía el PST, contra lo que sería la actual posición de la OCI, así como la del SU, quienes se oponen a esta consigna. Moreno los acusa de viles capituladores y traidores, que le hicieron el juego a la dirección frenadora de Walesa y al propio golpe de Pinochet-Jaruzelsky.
 
No vamos a entrar aquí en el aspecto político de este planteamiento, que “Internacionalismo” ya analizó en todos sus números. Lo que queremos es llamar la atención sobre lo que constituye una fantástica patraña de Moreno, la FB y el PST.
 
Para “mostrar” que esa consigna corresponde a sus posiciones pasadas, “Correo Internacional” cita extractos de 4 párrafos de un complemento a la resolución del CI sobre Polonia, escrito por Moreno en el mes de abril de 1981.
En esos extractos se dice que en Polonia existe un poder dual, que Solidaridad representa el poder de las masas, y que esa organización debería extenderse a los soldados. Punto. Demás está decir que hasta un ciego podía ver esa “dualidad”. Pero ni en esos extractos, ni en todo el texto existe, ni por asomo, la más mínima referencia o insinuación a que la estrategia política o la consigna debía ser que Solidaridad expulsara a la burocracia y tomara el poder.
Y no puede haberla porque la lectura completa del texto muestra que:
 
1) Moreno se pronuncia en contra de la toma del poder “por las masas”, y esto dicho cuándo, la huelga general decretada para fines de marzo, colocaba a Solidaridad al borde del poder, razón por la que fue parada a último minuto por Walesa.
 
Dice textualmente el punto 5, “El programa” del texto de Moreno: “En vista de nuestra debilidad, debemos evitar posiciones que se vuelvan ‘ultraizquierdistas’, por más justas que parezcan. Por ejemplo, derroquemos inmediatamente al gobierno, o construyamos soviets ya”.
 
Esto es exactamente lo que Moreno dice en abril y que “Correo Internacional” se cuida de recordar o de reproducir- Moreno se opone a la toma del poder por Solidaridad “en forma inmediata” (¡como si la insurrección la pudiera decidir él desde Bogotá!) es cierto, pero en ningún otro lado de este texto la defiende como consigna concreta que señala la perspectiva del desarrollo en curso de la situación polaca V prepara la insurrección. Más todavía, se denunciaba, sí, f quienes planteaban esa consigna como “ultraizquierdistas"’ que le hacían el juego a la burocracia.
2) Moreno señala también en ese texto que la “UNICA” consigna debía ser la de Asamblea Constituyente (Cap. III, Por la Asamblea Constituyente). (Ver “Suplemento Correspondencia Internacional” nro. 7, abril 1981).
 
Estamos en presencia de una alevosa tergiversación. Pero esto es, con todo, todavía un aspecto secundario. En un numero siguiente “Correspondencia Internacional” (nros, 10-11, julio, agosto 1981) publico las intervenciones de Miguel Capa (Nahuel Moreno) y Andrés Romero, dirigentes del PST argentino, donde expresamente atacan la consigna de Solidaridad al poder.
 
M. Capa caracterizó la situación polaca del siguiente modo: “En Polonia tenemos a la Iglesia católica, que es muy fuerte, tenemos a Solidaridad, dirigida por un católico, y por otro lado, tenemos a las masas haciendo una revolución política y comités de fábrica, embrionarios, que posiblemente se desarrollen en soviets”. Y concluía: “Yo no veo otra consigna mejor que Constituyente” (subrayado nuestro). Aquí, no sólo no hay ni siquiera un esbozo de que Solidaridad tomara el poder sino inclusive se abandona lo del “poder dual”, dicho en abril, para presentar a Solidaridad en un único bloque con la Iglesia y la burocracia, y a las masas fuera de Solidaridad.
 
En consonancia con esto, Andrés Romero intervino para OPONERSE EXPRESAMENTE A LA CONSIGNA DE SOLIDARIDAD AL PODER:
 
“La consigna del gobierno para Solidaridad creo que sería completamente contraproducente. La manera de avanzar para empezar a plantear el problema del poder de una manera concreta es la demanda de constituyente y la movilización para imponer esa demanda. Si se trata de propagandizar un poder obrero distinto, tenemos que decirlo en ese sentido, hace falta un poder obrero distinto, vamos a luchar por el en la constituyente. Pero si queremos desenmascarar las vacilaciones de la conducción de Solidaridad justamente la consigna que no debemos plantear es que vayan al gobierno sino que luchen por las reivindicaciones del movimiento de masas, que es luchar por la constituyente”.
 
Más claro, imposible.
 
Pero... ahora resulta que Moreno saca una baraja de la manga y publica en “Correo” una carta que habría enviado a Lambert en el mes de agosto —o sea, contemporánea al número recién citado de “Correspondencia Internacional”— donde sostiene que sí debía lanzarse la consigna de que Solidaridad expulse al POUP del gobierno.
 
¿Qué tenemos?
 
De un lado, un conjunto de documentos publicados por Sus redactores, no en un número sino en varios, oponiéndose a la consigna de Solidaridad al poder. Como surge de las citas, los dirigentes del PST fueron los campeones de la oposición a esa consigna.
 
De otro lado, extractos de 4 párrafos, fuera de su contexto, a los que se pretende hacerles decir algo que no dicen. Al final una carta desconocida que Moreno habría enviado en agosto, planteando lo contrario de lo que decía públicamente en ese mismo agosto.
 
Esto prueba que los calificativos de “capituladores”, “revisionistas” y “contrarrevolucionarios” que Moreno-les cuelga al SU y a la OCI, le caen como cadena de perro. Esto por un lado. Pero por el otro lado nos demuestra la duplicidad calculada de Moreno, que pone un huevo en cada cesta —actitud extrema que retrata al hombre sin principios. Moreno tiene una coartada lista, y esto retrata al delincuente.
 
Se impone llamar la atención y usar los calificativos que usamos porque no se trata de un hecho nuevo, sino que se ha convertido en una norma de conducta. Cuando se fundó el Comité Paritario, Moreno sostuvo que en 1963 se había opuesto a la reunificación con el SU, cuando la realidad es que la apoyó calurosamente durante 15 años, pero cuando decidió reunirse a la OCI sacó una carta que le habría enviado en aquella época a Hansen, dirigente del SWP, y que sería anti-unificación.
 
Otra. Recientemente, al producirse la escisión del CI, la OCI le recriminó a Moreno el haber votado con la OCI las resoluciones del Consejo General sobre Francia.
 
Moreno alega ahora, que en una carta que envió el 13 de julio a la dirección de la OCI ya alertaba a ésta por su política respecto al gobierno de Mitterrand (ver “Correspondencia Internacional” nro. 14, editado por el PST, fecha 5/11/ 81, artículo “Ningún obstáculo al debate”).
 
No olvidemos tampoco otros hechos similares. La conferencia de fundación del Comité Internacional, realizada a fines de diciembre de 1980, aprobó una resolución especial de apoyo a la llamada “ofensiva final” que el FMLN salvadoreño inició en esos días. Durante todo el mes de enero, el CI saludó entusiasmado al FMLN y al FDR por su ofensiva militar, pensando que triunfaría. Sin ningún problema, Moreno, quien votó con los 10 dedos de las manos esa resolución, una vez que fracasó escribió en “Correspondencia Internacional” (nro. 12, setiembre 1981) lo siguiente: “Es así que la llamada 'ofensiva final’ en El Salvador tiene que ser juzgada no como una batalla erróneamente preparada sino como, una trama contrarrevolucionaria cuidadosamente montada por el stalinismo y el castrismo, para derrotar o detener el ascenso revolucionario, y en particular, sus victorias y consolidación en el campo”. ¿Notable no? Esto ya no es una trayectoria; esto es un prontuario.
 
No olvidemos también que en 1974, “Avanzada Socialista”, semanario del PST, publicó íntegramente la declaración de fundación del bloque de los 8, un frente patronal en defensa del gobierno peronista, destacando que la misma llevaba la firma del PST, y el gran acierto de integrar ese bloque político. Un mes después, ante las críticas de PO, alegaron que nunca habían firmado esa declaración y que la afirmación de “A.S.” fue un error de un compañero de la redacción del periódico.
 
Finalmente, está el hecho directamente delictivo que fue denunciado internacionalmente, de la negativa de Moreno a pagar 50.000 libros comprados por la dirección del PST, con Moreno a la cabeza, en diciembre de 1975 contra la editorial El Yunque. Para esta “operación” aprovecharon la situación de ilegalidad provocada por el golpe militar.
 
Una dirección que actúa así, sistemáticamente, que siempre dispone de una “coartada”, que tiene cartas de todo color y pelaje con las posiciones políticas que se^ quiera, que achaca a un compañero por lo que fue la política capitula- dora de la dirección, que planifica con todo esmero el robo de miles de libros de obras de León Trotsky para luego venderlos por el mundo, una dirección que procede con esos métodos no es otra cosa que una cúpula bandolera carcomida por la inmoralidad y la corrupción. Es la actuación consiente de un aparato cuyo único interés es medrar con la duplicidad, el engaño y la mentira con el único fin de desarrollarse como parásitos. Es una agencia del lumpen-proletariado en el movimiento obrero.
 

Compartir