fbnoscript

Resoluciones de la 4ta. Conferencia de la TCI

Por TCI
Publicamos las resoluciones de la 4ta. Conferencia de la TCI, celebrada entre los días 31 de julio y 2 de agosto de 1981. Las publicamos en este número porque “Internacionalismo" Nro. 3 se encontraba en prensa cuando se realizó
 
Conferencia
 
Acta
 
Entre los días 31 de Julio y 2 de Agosto de 1981 se realizó la IV Conferencia de la TCI. Estuvieron presentes delegados de las siguientes organizaciones: PO (Argentina); POR (Bolivia); OCI (Brasil); CEMTCH (Chile); POR (Perú);
 
PP (Venezuela). La LOP (Palestina) se excusó, informando que dificultades materiales impedían su asistencia.
El orden del día discutido fue el siguiente; a) Informe de actividades, b) Resoluciones políticas.
 
Los trabajos de la Conferencia estuvieron concentrados en el primer punto del orden del día, que abarcaron la mayor parte de sus deliberaciones, pues resultaba imprescindible examinar las actuales dificultades políticas y organizativas que atraviesa la TCI, determinar sus causas y darse un plan para superarlas. La amplia discusión realizada permitió una clarificación de estos problemas.
 
El delegado de PO presentó un proyecto de resolución que fue aprobado con los votos de PO, POR (B), OCI CEMTCH y PP. El POR (P) presentó una moción sobre la situación y las tareas de la TCI que fue rechazada, un voto a favor del POR (P).
 
Sobre la base de los textos presentados a la Conferencia y de los materiales existentes, la Conferencia encomendó a la dirección de la TCI que emita en su próxima reunión, a realizarse a comienzos de setiembre, declaraciones sobre Polonia, Francia, Irán, Medio Oriente v El Salvador-Nicaragua.
 
 
Resolución político organizativa de la 4ta. Conferencia
 
1) La tercera Conferencia de la TCI, realizada en Mayo de 1980, se formuló un plan de trabajo cuyas características principales eran las siguientes:
a) Afirmar una dirección, que debía reunirse trimestralmente, con la finalidad de estructurar un trabajo sistemático de la Tendencia, proceder a una elaboración política colectiva e intervenir activamente en el desarrollo de las secciones nacionales.
 
b) editar de un modo regular la revista teórico-política de la organización;
 
c) elaborar los informes sobre la situación internacional y una actualización de la tesis sobre América Latina, que había sido presentada por G.L. a la frustrada Tercera Conferencia del CORCI;
 
d) fijar una posición política por escrito frente a los documentos del CETI.
 
2) Con la excepción de la salida (no regular) de Internacionalismo, estos objetivos no fueron cumplidos. En realidad, con el golpe del 17 de Julio de 1980 en Bolivia, y la furiosa represión que allí se desató, y con la expulsión de C. del país que debía actuar como sede de la dirección, no fue posible cumplir con la primera de las fechas previstas para la reunión de la dirección. Este hecho alteró el cumplimiento de los otros objetivos. Por acuerdo telefónico el compañero J.A. quedó encargado de asegurar la salida de Internacionalismo. Esto permitió desarrollar la presencia internacional de la TCI. Debido a las in-numerables dificultades organizativas que son propias de la debilidad de la TCI, sólo se pudo establecer para fines de Julio de 1981 la convocatoria de la Cuarta Conferencia de la TCI, que tiene entre sus objetivos, restablecer el funcionamiento orgánico de la organización.
 
3) De acuerdo con los informes de actividades volcados en la Cuarta Conferencia el desarrollo del conjunto de las secciones ha estado caracterizado en los últimos catorce meses, por lo siguiente:
 
P.O. (Argentina) informó que ha entrado en una etapa de firme crecimiento. La periferia organizada en el movimiento obrero (que en una elevada proporción deberá incorporarse a la organización) supera considerablemente el punto alcanzado por P.O. en la huelga general de Junio-Julio de 1975. Desde fines de 1980, se observa un enérgico repunte organizativo de la UJS. P.O. mantiene las posiciones conquistadas en los movimientos de familiares de desaparecidos en 1979, crece partidariamente. Se editan cinco publicaciones periódicas. P.O. estima, que en el curso de 1981, llegará al nivel de militantes de Junio-Julio de 1975. En los últimos doce meses se ha logrado ganar a numerosos militantes del PST y la influencia sobre los cuadros de esa organización crece constantemente. Debido al mayor crecimiento en la clase obrera, se ha alterado la fisonomía de clase de la organización. Se informó también del crecimiento de la organización uruguaya, quien tiene la intención de solicitar su ingreso a la TCI, en la próxima Conferencia.
 
El delegado mandatado por el POR (Bolivia) informó que se ha abierto un terreno de considerable crecimiento para la organización. Se ha fijado el objetivo de construir un partido de masas en el curso del presente período de lucha contra la dictadura militar. La razón para estas posibilidades de desarrollo está dada por el acierto de los pronósticos formulados por el POR en el período democratizante en oposición al conjunto de la izquierda. Esta no tiene casi actividad en el interior del país. La crisis de la UDP es imparable; el MÍR ha dejado de sostener sus planteos liberal- burgueses para pregonar abiertamente la “convergencia Cívico-militar”. El POR sufrió duramente la represión y el número de los militantes descendió durante un período. A partir de este punto, sin embargo, se triplicó en la capital. Tiene varias decenas de compañeros en es-cuelas de formación, previas al ingreso al partido. Este crecimiento se acentúa en la capital y en el medio estudiantil en detrimento relativo de los fabriles y mineros. "Masas 0 sale sistemáticamente, y su venta llega a mil ejemplares. El CC del POR estima que es leído por cinco mil personas. El POR se plantea una enérgica clarificación de sus métodos organizativos entre sus militantes, para abandonar viejas prácticas y rutinas de trabajo que bloquean su lucha por conquistar posiciones de organización y dirección en el seno de los sindicatos.
 
La OCI (Brasil) informó que, aunque no ha crecido en el período bajo examen, ha tenido un desarrollo político y de organización que le debe permitir hacerlo en la próxima etapa. Edita regularmente la prensa. Edita “Internacionalismo” en portugués; vende de ambos 350-400 ejemplares. Ha depurado de su seno todos aquellos elementos que vinieron de arrastre de la escisión con los lambertistas; su lugar ha sido ocupado por cuadros francamente militantes. De grupo exclusivamente estudiantil ha pasado a estar compuesto en un 30 por ciento por obreros, el 90 por ciento de los cuales pertenecen a la gran industria metalúrgica. Ha ganado posiciones de dirección en dos distritos del PT. Envió 10 delegados a la convención del PT de San Pablo. Ha intervenido con un programa escrito. Publica folletos. Informa que ha habido negligencia para aprovechar las posibilidades de difusión a nivel nacional. Se plantea sistematizar sus planteamientos en forma de folletos, colabora regularmente en "Internacionalismo”.
 
El CEMTCH (Chile), que se encuentra casi íntegramente en el exilio en Europa, ha quedado reducido a un grupo minúsculo de militantes. Atribuye este hecho a que fracasó en montar un trabajo en Chile; a que el grupo carece de tradición en el país, pues es una creación posterior al 73; a la crisis del CORCI; y a las propias limitaciones del grupo. En breve, entregará una posición referente a cómo plantea su futuro.
 
La L. O. (Palestina), ausente en la reunión, no presentó informe de actividades.
 
El POR (Perú) informó que perdió el 50 por ciento de sus militantes. En el curso de la conferencia se ha interpretado esto como un resultado de su fantástica seguidilla de desaciertos políticos. Se señaló que la realidad ha dado razón a la TCI contra la sección peruana en todas las duras divergencias que hubo, y se señaló que la debacle organizativa que resultaría fue prevista en la 3ra Conferencia de la TCI. El POR realizó el 2do. Congreso en agosto de 1980, donde se aprobó un balance político. También se ha escrito sobre un balance de la organización desde su fundación. Se está asegurando la salida quincenal de “La Comuna”. Se han reconquistado posiciones en una sección del sindicato metalúrgico y en otro de bancarios. En el debate fue señalado su no colaboración escrita en “Internacionalismo"  Vende 300 periódicos y 30 “Internacionalismo".
 
P.P. (Venezuela) informó que ha perdido la mitad de la militancia. Señaló que continúa trabajando en el seno del MIR, pero que no tiene prensa propia. Se reduce a unos quince compañeros. Han vendido 200 ejemplares de “Internacionalismo”. En el debate se agregó que en diciembre de 1979 fue aprobada la realización de un congreso y la salida de un periódico público, para marzo de 1980. El delegado de PP ha explicado este incumplimiento por la dificultad que tienen para elaborar políticamente.
 
Por último, se añadió la información de que la célula de la TCI en Barcelona, compuesta por exiliados, ha ganado a un grupo de compañeros de la organización del SU y que se propone editar un periódico. Ha colaborado para el N° 3 de "Internacionalismo”. También se informó que los compañeros exiliados en Europa de todas las organizaciones de la TCI han decidido realizar un plenario general y funcionar de un modo integrado. Los militantes en Francia sacaron declaraciones sobre las elecciones en ese país.
 
4) Aunque de acuerdo al informe de actividades del conjunto de la Tendencia puede observarse un progreso general (esto por referencia al período anterior), ya que se fortalecen las secciones principales de la organización y a que hemos podido editar una revista de no poca calidad, la realidad es que estamos en presencia de una crisis política de características especiales. El progreso que se observa refleja factores preexistentes, tales como la clarificación introducida por la declaración de fundación y por los documentos elaborados con posterioridad (crisis del SU, Nicaragua y Afganistán), y también a la existencia anterior de dos secciones ligadas, en grado desigual, al proletariado de sus países. Estos factores, en sí mismos, por su sola presencia n° pueden imprimir una fuerte dinámica a la TCI de aquí en adelante. El factor que deberá determinar el avance de la organización es su funcionamiento sistemático y colectivo, en primer lugar el funcionamiento de su dirección, y el cumplimiento por ésta de los objetivos que se establecen. Es por esto que la caracterización correcta es que estamos en una situación de crisis. Bien entendido, no se trata de una crisis referida a un desacierto en los planteamientos políticos, pero tampoco es simplemente una crisis organizativa, administrativa o de funcionamiento, es una crisis en la decisión política de impulsar consecuentemente el desarrollo de la TCI, es decir, de asumir toda la responsabilidad organizativa por el funcionamiento de la Tendencia. La 4ta. Conferencia ha debatido esta cuestión.
 
5) La fundación de la TCI se justifica, antes que nada, por una razón política, cual es aplastar el trabajo de destrucción política abierta con la prematura degeneración burocrática del CORCI. La TCI se estructura sobre planteamientos que son el resultado de una larga experiencia política y de batallas enérgicas libradas contra el revisionismo desde la década del 50. La TCI nace en momentos de ilusiones en la llamada "unificación trotskista”, señalando anticipadamente la frustración de esas expectativas, ya que tal "unificación” tiene objetivos antirrevolucionarios. La TCI acaba con el equívoco mantenido por la OCI de Francia, la que evitó decir con toda claridad que el SU no era solamente una desviación ideológica, sino que había pasado a representar intereses extraños al proletariado. El SU se empeñó a fondo en su política revisionista y se jugó enteramente en el foquismo. Con posterioridad se asimiló a la pequeña burguesía y al stalinismo pro-militares en Portugal. La concepción de la reconstrucción de la IV Internacional, como una reunificación con los revisionistas por medio de la recuperación del SU está condenada al fracaso. Los esfuerzos que se empeñen en esa dirección conducen a un callejón sin salida. Hay que luchar políticamente contra el revisionismo y sus nuevos aliados, no para recuperarlos o reformar-los, sino para destruirlos políticamente. Los grupos que caracterizan al SU de centrista con la finalidad de postular su recuperación se estrellarán contra la pared. El SU no puede ser centrista, ya que ha roto en la teoría y en la práctica con el programa revolucionario (lo que no se puede confundir con los que en la teoría y en la práctica rompan con las direcciones -contrarrevolucionarias). La línea de desarrollo planteada por la TCI ha consistido en luchar contra estos supuestos trotskistas y en guiar a las secciones nacionales a estructurarse sobre la base de ideas claras y de una militancia firme en el seno de las masas. El balance de los últimos dos años confirma el acierto de esta línea pues la Unificación no se consumó por e Profundo oportunismo del SU y e recién formado CI, este último tuvo que expulsar secciones, fue incapaz de hacer una Conferencia abierta, ha fracasado estrepitosamente en Nicaragua, Perú, Brasil, Argentina, Bolivia, donde sus planteamientos políticos fueron desmentidos por los hechos, con la consecuencia, en su mayor parte, de crisis organizativas y políticas. Lamentablemente, no todas las secciones de la TCI aprovecharon el acierto político de la tendencia, notablemente en Perú y, secundariamente en Brasil. A pesar de los éxitos en Argentina y Bolivia, el fracaso en aprovechar los enormes desaciertos de Hugo Blanco, el POMR y PST, ha impedido impulsar sustancialmente el desarrollo de la TCI. La vigencia de la TCI está dada por su función y por los planteamientos políticos. Es un factor de desarrollo para sus componentes. Hay que luchar para que cumpla sus cometidos.
 
6) Para entender la presente crisis política de la TCI debe tenerse en cuenta que aunque sean justas sus posiciones políticas, esto no significa que esté anclada profundamente en el movimiento obrero internacional. La TCI está compuesta por dos partidos relativamente implantados en sus países y una mayoría de grupos pequeños sin tradición, sin experiencia, sin inserción en las masas y, probablemente en algunos casos, sin el conocimiento de la propia realidad nacional. En ciertas secciones se observa incluso una tendencia hacia el carácter secta, que significa que, junto a lo anterior, tiende a involucionar, a cerrarse sobre un mismo grupo de militantes y a suplantar un intenso trabajo de inserción en la realidad nacional con ejercicios principalmente especulativos.
 
El desarrollo progresivo de la TCI depende, por todo esto, de la colaboración que aporten sus organizaciones principales, de modo de ayudar a la elaboración del conjunto, a hacer posible un genuino combate político a nivel internacional (las fuerzas burguesas y pequeño-burguesas que actúan en cada país, incluso los nacionalistas, tienden a actuar en bloques internacionales y por referencia a la situación internacional). Está planteada la reafirmación de una dirección de la TCI que incluya al POR Bolivia y PO. Superar la presente crisis política es encontrar la vía para estructurar esta dirección.
 
7) Es indudable que la posibilidad de una poderosa tendencia internacional está relacionada con la existencia de poderosas secciones nacionales.
 
Es posible también que se presenten circunstancias en que las posibilidades de desarrollo de una sección para convertirse en un partido de masas, e incluso en dirección de la revolución, sean mayores, en un período, que el desarrollo de la Tendencia Internacional, haciendo del desarrollo de esa sección el factor más dinámico que abra el desarrollo de la tendencia en su conjunto. Pero estas son variantes en el desarrollo posible de la organización internacional y no pueden cuestionar la tesis de que los partidos trotskistas deben desarrollarse en un cuadro internacional organizado, allí al menos donde éste sea un defensor de los principios revolucionarios. En el caso concreto de la TCI, la presencia del POR (Bolivia) y de PO en la dirección es imprescindible para su genuino desarrollo. Los enormes obstáculos prácticos, organizativos y de diverso orden que se contraponen a la concreción de este objetivo, pueden superarse a partir de una discusión concreta que permitirá arbitrar también alternativas concretas para superar aquellos obstáculos.
 
La 4ta. Conferencia plantea al CC del POR qué considere la utilización de un cuadro partidario para integrar la dirección internacional.
 
La 4ta. Conferencia rechaza de plano que los problemas de la TCI radicarían en la supuesta falta de un balance de la IV Internacional desde 1938. La TCI ha demostrado la vigencia del programa de transición, esto a través de la lucha política y en base a la experiencia histórica, y ha concretado en una plataforma programática (declaración de fundación) las ideas que lo delimitan del revisionismo. En tanto organización de combate, su actividad no puede esperar a que se escriba la historia. El balance histórico, tanto en el plano internacional como en el nacional, es una tarea que debe ser implementada  colectivamente por la TCI y por cada una de sus secciones La crisis por la que pasa la TCI no tiene nada que ver con una historia y no se resuelve transformándose en una secta
de estudiosos.
 
8)……..
 
9) En relación a la sección peruana la 4ta. Conferencia propone que se edite un B. I. con las resoluciones de la reunión de marzo del POR de Perú, junto a un texto de debate que quedará a cargo de RG. Se propone que en la próxima reunión de la dirección se escriba un texto de debate en base a los periódicos "La Comuna” y el documento del 2do. Congreso del POR. Se exhorta a la dirección del POR a que entable relaciones con aquellos compañeros que se han retirado de su organización, pero que continúan siendo activistas en el movimiento de masas peruanas, más aún si no se declaran hostiles a la TCI. Se solicita también que envíe un artículo integral para "Internacionalismo’' dentro de los límites de espacio que impone la revista.
 
Se resuelve que el PP de Venezuela edite su periódico, sin importar la modestia de su técnica y su material. Asimismo, debe enviar un informe lo más completo posible sobre la situación política en Venezuela y en particular, sobre la "Coordinación de Izquierda”.
 
Dadas las presentes circunstancias de la TCI, se considera que la vehiculización de los escritos del POR deberá hacerse por medio de “Internacionalismo”.
 
Los compañeros residentes en Europa deberán tomar contacto personal con la L. O. de Palestina para integrarla al trabajo colectivo de la TCI.
 
Votación: a favor: PO, POR (Bolivia), PP, CEMTCH, OCI en contra: POR (Perú)
 
 
Moción del Partido Obrero Revolucionario (Perú) sobre la situación y las tareas de la TCI
 
IV Conferencia de la TCI
 
El POR (PERU) considerando:
 
1) Que desde su fundación, abril de 1979, la TCI proclamó asumir la batalla por la reconstrucción de la IV Internacional, estructurándose alrededor de claros ejes programáticos, en oposición a las corrientes liquidadoras y revisionistas que se reclaman de la IV Internacional.
 
2) Que en esa perspectiva se trazó una serie de objetivos y tareas que no han sido desarrolladas con energía suficiente, lo que se ha expresado en la actual crisis de funcionamiento de la TCI, la cual ha hecho reaparecer viejos problemas de la historia de la IV Internacional que aún no han sido resueltos.
 
3) Que constata que en el período comprendido entre la III y la IV Conferencia se eligió una Dirección Internacional para centralizar la actividad de la TCI, pero que ha revelado no funcionar orgánicamente, lo que de hecho exige un balance de sus propias responsabilidades. Todo ello se evidencia en el aislamiento y parálisis de la TCI, sumada la carencia de iniciativas frente a la intervención de la lucha de clases internacional, de igual modo por la falta de un enfoque global de la situación mundial y sus perspectivas. Una muestra de sus resultados ha sido la crisis y quiebra de algunas de sus secciones integrantes.
 
PLANTEA:
 
1) Encarar la actual situación de la TCI partiendo del balance de la historia de la IV Internacional, una toma de posición respecto de los diversos intentos efectuados hasta hoy por explicar y resolver el problema de la IV Internacional en sus diversas fases de crisis, un deslinde con el conjunto de corrientes desarrolladas en su interior y además de una interpretación de la propia historia de las secciones afiliadas a la TCI. El POR (PERU)
ha realizado un avance en ese sentido a través del documento respuesta a “Por una Fracción Internacional por la IV Internacional”.
 
2) La TCI debe dotarse de un conjunto de tesis básicas que exprese su propia comprensión de la situación mundial y sus tendencias fundamentales; teniendo como punto de partida la crítica y delimitación ya iniciada frente a la teoría de la “Revolución Inminente”, planteamiento levantado por el CORCI y manejado por las organizaciones que posteriormente dieron vida a la TCI y con cuya Declaración se fijan las bases para iniciar un proceso de delimitación.
 
3) Asimismo considera necesario apertura la batalla por que la TCI se constituya en un polo de reagrupamiento de todos aquellos sectores y elementos consientes que avanzan hacia la revolución y el Programa de Transición, impulsando la táctica de la Conferencia
Abierta y propone sea asumida como tarea práctica por el conjunto de la TCI. La Conferencia Abierta debe ser entendida como la táctica que nos permita despejarnos un mayor terreno de influencias y acción, integrando a nuestras filas o fusionando con nosotros a lo mejor de la vanguardia, en la perspectiva de la reconstrucción de la IV Internacional.
 
4) Se desprende de lo anterior que ello no podrá ser posible sin la existencia de una dirección cohesionada que se oriente a la estricta aplicación del centralismo democrático. Implica la designación de una dirección central con una sede permanente, la que no excluye una dirección más amplia que sesione en períodos más espaciados, la publicación de un órgano central, la edición de una revista teórica con un comité de redacción del que participen todas las secciones, la cotización obligatoria y un presupuesto de la organización, la intervención conjunta en campañas internacionales referidas a los problemas más destacados de la lucha de clases (ej. Polonia, El Salvador, etc.). De igual es imprescindible el funcionamiento del boletín interno para impulsar y centralizar la discusión entre las secciones.
 
Lima, 26 de Julio de 1981.
 
Elaborado por el Comité Central y ratificado por la Conferencia partidaria del 29 de Julio.
 
Votación: en contra: PO, POR (B) OCI, PP, CEMTCH a favor: POR (Perú)
 
Resolución estatutaria
 
Se tomó conocimiento que en los días previos a la realización de esta Conferencia, el POR (P) realizó una Conferencia y se emitió por unanimidad la siguiente resolución: La Conferencia de la TCI considera que la actitud del j POR (P) de no invitar a su Conferencia a los miembros presentes de la TCI en el Perú es un error político, producto de una equivocada aplicación de los Estatutos, contrario al carácter y a las normas de la TCI.
 
Las secciones de la TCI dieron cumplimiento a la resolución sobre cotizaciones adoptada en la Illa. Conferencia, a excepción de la LOP, quien no envió su cotización, y del POR (B), cuya situación fue objeto de una resolución. Se resolvió mantener la misma escala de cotizaciones hasta la próxima Conferencia.
 
La Conferencia tomó conocimiento que un grupo de compañeros invoca en una publicación su carácter de “militantes peruanos de la TCI” y resolvió exigir de esos compañeros que cesen con esa actitud, en aplicación de los Estatutos de la TCI.
La próxima Conferencia de la TCI se realizará en el mes de abril de 1982.
 
Resolución sobre cotización 
 
La IV Conferencia de la TCI ha recibido una comunicación del POR (Bolivia) en la que se dice: “Como ya indicamos en el pasado (hubo una resolución del CC que enviamos a la TCI) no podemos cotizar tal como se acordó en la última Conferencia, porque estamos acumulando para dar un salto en la medida en que se presenten buenas condiciones.”
 
El delegado mandatado por el POR (B) ha declarado que este planteo debe entenderse como una solicitud de eximición de la cotización por un período de tiempo, dadas las dificultades de la sección boliviana.
 
(...) 
 
La IV Conferencia solicita al CC del POR qué formule una propuesta respecto al período en que pretende ser eximido de cotización.
 

Compartir