fbnoscript

“Sinistra critica”

Por Franco Grisolia
La “Izquierda Crítica” (“Sinistra Critica”, partidarios italianos del Secretariado Unificado) ha sido un sostén esencial del gobierno Prodi. Con una mayoría gubernamental muy exigua en el Senado, el voto del senador de Izquierda Crítica, Franco Turigliatto, fue determinante para evitar la derrota del gobierno en votaciones decisivas.
Consciente de su debilidad en el Senado, el gobierno de Prodi ató cada ley decisiva que envió al parlamento a un “voto de confianza”. Según el régimen parlamentario italiano, una derrota gubernamental en un “voto de confianza” implica la caída del gabinete.
 
En el transcurso de un año, Turigliatto dio once “votos de confianza” al gobierno Prodi, en cuestiones tan relevantes como el presupuesto o el financiamiento de las misiones imperialistas en Líbano y Afganistán. En muchas de estas votaciones, sin el voto de Turigliatto el gobierno de Prodi hubiera sufrido una derrota.
Este sistemático sostén del gobierno imperialista no impidió que Turigliatto fuera expulsado del PRC... por un involuntario error de cálculo.

En febrero, el parlamento discutía el financiamiento de la misión imperialista italiana en Afganistán. Era un debate caldeado: los bombardeos de la población civil afgana por los aviones de la Otan profundizaban el rechazo de las bases de izquierda a la participación italiana en la misión. Turigliatto anunció su disposición a votar por el financiamiento de la misión si el ministro de Exterior, Massimo D’Alema, se pronunciaba en su discurso en la cámara por un futuro e indeterminado “retiro de Afganistán”. D’Alema rechazó el reclamo, seguro de no necesitar el voto de Turigliatto para que se aprobara la refinanciación. También Turigliatto pensó que su voto no era necesario para aprobar la ley: se retiró entonces de la sala a la hora de la votación. Es decir, evitó votar por el mantenimiento de la ocupación de Afganistán por la Otan.
 
Tanto D’Alema como Turigliatto erraron sus cálculos y la moción fue derrotada: dos senadores independientes, que habitualmente votan con el gobierno, esta vez lo hicieron en contra. El PRC responsabilizó a Turigliatto de la derrota y lo expulsó del partido.
 
Luego de la expulsión, liberado de la ‘disciplina de partido’, Turigliatto volvió a dar nuevos “votos de confianza” al gobierno Prodi.

Expulsado Turigliatto, la Sinistra Critica acaba de formular un llamamiento para “darle una salida de izquierda a la crisis del PRC” (International View-point, julio/agosto de 2007). Luego de señalar la crisis a la que ha sido llevado el PRC por su sostén al gobierno imperialista de Prodi (y pasar la esponja sobre su propio apoyo a ese gobierno), Sinistra Critica plantea “la construcción de pactos de acción a nivel nacional y local alrededor de objetivos específicos en el marco de la oposición social al gobierno de Prodi”. Estos “pactos de acción”, claro, no obligarían a los parlamentarios de la SC a votar contra el gobierno (¡!).
 
El llamamiento de Sinistra Critica caracteriza al gobierno de Prodi como “hostil a los trabajadores, representativo de los intereses del capitalismo italiano (que es el real beneficiario de sus políticas básicamente antisociales) (e) integrado en los mecanismos de la guerra multilateral”. Nada de esto impidió que el 2 de agosto (es decir, luego de que este llamamiento fuera divulgado) el senador Turigliatto volviera a darle un “voto de confianza” al gobierno de Prodi.
 
La expulsión no ha cambiado nada: la Sinistra Critica sigue siendo una rueda de auxilio del gobierno imperialista del centroizquierda.
 

Compartir