fbnoscript

A la memoria de Fischer y Bufano

Por Redacción En Defensa del Marxismo

Dedicamos este número de En defensa del marxismo a nuestros compañeros Jorge Fischer y Miguel Angel Bufano, al cumplirse 40 años de su asesinato a manos de la Triple A.

El 13 de diciembre de 1974 la llamada Alianza Anticomunista Argentina armó un enorme operativo parapolicial en la puerta de la fábrica Miluz. Horas después, cuando abandonaron la fábrica acompañados por varios compañeros, Fischer y Bufano fueron seguidos y bajados por la fuerza del colectivo que habían tomado. Sus cuerpos acribillados a balazos aparecieron dos días después en un basural de Avellaneda.

Fischer y Bufano eran militantes de Política Obrera y miembros del comité de la zona norte del Gran Buenos Aires. Además, Jorge integraba el Comité Nacional de Política Obrera. Obreros de la fábrica Miluz desde 1972, fueron protagonistas de la toma de la empresa que realizaron los trabajadores, en reclamo de reivindicaciones salariales y laborales. Jorge jugó un rol destacadísimo en este conflicto y luego encabezó la organización gremial que logró imponer a la patronal, funcionando en asambleas, aumento de salarios, un aguinaldo extra, la recategorización, el cese de suspensiones y despidos, la baja del ritmo de producción y mejoras en la seguridad laboral.

El 20 de abril de 1974 se realizó el Plenario Nacional Antiburocrático en Villa Constitución, en apoyo a la lucha de los trabajadores metalúrgicos de la ciudad. La comisión interna de Miluz dio mandato a Jorge Fischer para concurrir. En el Plenario, fue el vocero del planteo de Política Obrera de conformar una Coordinadora Nacional de fuerzas antiburocráticas, y de realizar un acto conjunto para el 1º de Mayo. Pero Tosco y Salamanca hicieron valer su autoridad y prestigio y lograron que el Plenario no pasara de las palabras y declaraciones, como expresión de su confianza en sectores del gobierno peronista.

Pocos días después, en el acto de Plaza de Mayo, Perón rompió con Montoneros y exigió el cese del movimiento reivindicativo. Pero el ascenso de la lucha salarial en el siguiente período tenderá a quebrar el Pacto Social. El gobierno y la burguesía recurrirán a la represión para liquidar al movimiento. El primer golpe lo recibió la fábrica Panam: sus trabajadores fueron salvajemente reprimidos y su comisión interna despedida. La asamblea general de Miluz se solidarizó con Panam y jugó un activo rol en su defensa.

Luego, se empezó a orquestar el ataque a la organización sindical de Miluz. El plan fue diseñado por la patronal en complicidad con la burocracia sindical peronista, la cual lanzó una campaña de volantes atancando a la interna y difamando a su delegado general, Jorge Fischer.

En octubre, un operativo comando allanó la casa de los padres de Jorge, robó todo lo que encontró a mano y secuestró al padre, creyendo que se trataba de Jorge. Luego de golpearlo, Fischer padre fue liberado por la patota luego de advetirle que buscaban a su hijo. Prevenidos de que serían las próximas víctimas del terrorismo estatal, Jorge y Miguel Angel abandonaron su trabajo. Sólo concurrían a la fábrica para renovar su licencia médica. Fue un día de esos cuando, advertidos por la patronal, los parapoliciales montaron el operativo que terminará en el asesinato de los compañeros.

Jorge Fischer y Miguel Angel Bufano formaron parte de aquella generación de obreros y militantes que protagonizó las grandes huelgas, las tomas de fábrica, la recuperación de los sindicatos y la formación de agrupaciones clasistas; de esos miles de compañeros que perdieron sus vidas a manos de la Triple A, desaparecieron con la dictadura o debieron exilarse.

Su militancia sigue vigente en la lucha que hoy continúa el Partido Obrero por la unión del movimiento obrero y la izquierda, y por la pelea por la autonomía política de la clase obrera; es decir, por el gobierno de los trabajadores.

Compañeros Fischer y Bufano, ¡presentes!

Compartir

Comentarios