Comentario al documento de la ITO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email


"La Cuarta Internacional sufrió un grave proceso de degeneración política y fragmentación organizativa. Como una fuerza política unida, organizada, como el organismo de dirección internacional del proletariado, como la organización mundial del genuino marxismo revolucionario, obviamente ha dejado de existir. Este hecho plantea la lucha por la dirección internacional del proletariado en una forma extremadamente elemental como la primera tarea que enfrentan los revolucionarios".


 


Este remedo de caracterización, y la subsiguiente conclusión, deliberadamente inexacta y vaga, es una síntesis del carácter del documento, y permite entrever a dónde conduce: Si la IVª Internacional "sufrió un grave proceso de degeneración política y fragmentación organizativa…", es necesario precisar el alcance de uno y otro. El determinante es el primero; de aquí surge también la existencia o no de la IVª, y en condición de qué existen los grupos que se reclaman de ella. El documento, virtualmente, no lo caracteriza, lo que constituye su principal incoherencia.


 


Acerca de la lucha "en una forma elemental…", nos referiremos más adelante.


 


Balance


 


La síntesis cronológica (parágrafos 1 al 12) no deja de evidenciar los violentos virajes que, de conjunto, se han resuelto en cada crisis, por un reforzamiento del curso derechista tanto del SU como de las otras organizaciones.


 


Luego de ¡45 años! de profesar todos, todos los virajes posibles, primero en forma empírica, luego elaborándolos en forma "teórica", cabe la pregunta de cómo es posible seguir caracterizando a estos grupos como "centristas de tipo especial". En verdad, se soslaya la caracterización a partir de su estructuración en y para la clase. Vale aquí la precisión de O. Coggiola: no son organizaciones basadas en la clase obrera que oscilan entre reformismo y revolución, ni tampoco organizaciones masivas que postulen reformar el capital a través del progreso de las conquistas del movimiento obrero.


 


Por lo tanto, no son centristas ni reformistas. Así como las referencias al trotskismo son desconectadas de la intervención concreta, así también la referencia de las organizaciones está divorciada de la intervención de las secciones nacionales en sus respectivos países. Por lo tanto, el documento es, por un lado, superestructural, y por el otro, abstracto, al no precisar las raíces sociales y de clase de sus políticas; es decir, carece de caracterización, ya que el marxismo y su continuación histórica, el trotskismo es la unidad de teoría y práctica.


 


Confusionismo – Fisiologismo


 


Las citas anteriores permiten verificar una constante del documento: enunciación del antirrevolucionarismo de las corrientes mencionadas que llevaría, automáticamente, a caracterizarlas como ajenas al trotskismo, estructuradas en clases extrañas al proletariado, etc, para, a renglón seguido, suavizar, corregir las conclusiones: "Tomadas en su conjunto, con las pequeñas fuerzas que permanecen en el terreno del trotskismo ortodoxo, forman el movimiento trotskista mundial, la actual IVª Internacional. La actual IVª Internacional, aunque dividida en diferentes organizaciones que deben ser consideradas más exactamente, fracciones separadas de la misma organización y dominada por varios tipos de política revisionista, no está muerta. Puede y deber ser políticamente regenerada y organizativamente reconstruida" (parágrafo 13).


 


Los trotskistas de Causa Operaria luchando dentro del PT por un programa clasista, los trotskistas del SU haciendo de perros guardianes de Lula contra la izquierda y presidiendo los tribunales disciplinarios. Los trotskistas británicos apoyando a la Argentina cuando Malvinas, los trotskistas del Militant Labour llamando a una "guerra obrera" contra el país atrasado; instructivo y edificante espectáculo para el obrero avanzado, centro de las preocupaciones de la ITO. Estos pocos ejemplos debieran servir para ilustrar la nocividad del blanqueo político que el documento efectúa. La conclusión contenida en la cita, conclusión a priori, necesita por cierto del lenguaje y la construcción anticientífica del documento (trotskistas ortodoxos, "adhesión distorsionada al programa del trotskismo", etc.).


 


Primero las ideas


 


Todo el esfuerzo regenerativo por remontar la bancarrota del SU, LIT, CIR, etc., para reconvertirlos en centristas, resulta comprensible en la parte final del documento, que es su núcleo, con la conclusión claramente entrista, y las consideraciones "tácticas" de tal entrismo, es decir, la justificación de la forma extremadamente elemental de que hablábamos al comienzo. En lo referente a la reivindicación programática, vale la refutación de O. Coggiola: el stalinismo puso más empeño en editar y difundir las obras de Marx, Engels y Lenin que los trotskistas europeos, sin por eso dejar de ser contrarrevolucionarios (es más, hasta mediados de los 60 sostuvo en su programa la dictadura del proletariado). La mención a "corrientes minoritarias", entre ellas PO, es inexacta: se moteja al PO de sectario y nacional trotskista, en lo que para los autores del documento sería una estrechez localista: sin embargo, PO ha elaborado una delimitación tanto del SU, como del CIR, como del morenismo, sin haber despreciado, más bien pudiendo entablar una lucha programática y política superior gracias a esta delimitación.


 


Están equivocados los autores: no cualquier capilla que distribuya agencias nacionales es internacionalista, así como el entrismo no implica intervención revolucionaria sin la caracterización y situación que lo justifique; por el contrario, puede ser sinónimo de dependencia política a corrientes agotadas para la revolución, y que consecuentemente se han convertido en obstáculos para ella.


 


El documento de la ITO critica al SU y otras corrientes por diluir la tarea de construir la IVª, al fabricar sujetos intermediarios para esta tarea. Al carecer de base caracterización real de las corrientes citadas, abona la misma tendencia.


 


 


Notas:


 


(*) Oposición Trotskista Internacional, "La crisis de la IVa Internacional y las tareas de los trotkistas consecuentes", En Defensa del Marxismo n° 14, Buenos Aires, setiembre de 1996.

Artículos relacionados

Deja un comentario