La tierra de la revolución de Octubre: un país de mujeres caminando en la ruta de la emancipación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Tomar la posición de las mujeres. En este terreno, ni un solo partido democrático en el mundo, ni siquiera en la más avanzada república burguesa, ha hecho en décadas tanto como una centésima parte de lo que hicimos en nuestro primer año en el poder. Realmente arrasamos con las infames leyes que ponían a las mujeres en una posición de desigualdad, restringiendo el divorcio y rodeándolo con asquerosas formalidades, negando el reconocimiento de niños nacidos fuera del matrimonio, forzando una búsqueda de sus padres, etc., leyes numerosas sobrevivientes de las que, para la vergüenza de la burguesía y del capitalismo, se encuentran en todos los países civilizados. Tenemos mil veces el derecho de estar orgullosos de lo que hemos hecho en este terreno. Pero mientras más concienzudamente limpiamos el terreno de las maderas de las viejas leyes e instituciones burguesas, más claro es para nosotros que solo limpiamos el terreno para construir pero aún no estamos construyendo.

Vladimir I. Lenin[1]

2017 es el centenario de la revolución de Octubre, la más grande revolución victoriosa de la clase obrera a la fecha[2]. Luego de la revolución de octubre, el joven poder soviético inmediatamente dio pasos para completar las demandas de la clase obrera y los oprimidos. NO solo alcanzó sus demandas, sino que también en la dirección del programa de la revolución socialista, reconoció una serie de derechos, de los cuales los oprimidos no podían siquiera imaginar su existencia y conocer su importancia, y dio un esfuerzo consciente para asegurarse que sean ejercidos. El joven poder obrero trataba de poner los cimientos de la emancipación de la clase obrera junto con los otros oprimidos. Las mujeres, junto con las naciones oprimidas, estaban en lo alto de estos grupos.

A principios del 1900 es casi imposible hablar sobre derechos políticos de las mujeres en el mundo. Este fue un período en que las mujeres no solo luchaban por el derecho a presentarse para elecciones sino todavía por el derecho a voto. Y en muchos países esta lucha continuó por muchos años. En países como Suiza, llamada una cuna de la democracia, las mujeres ganaron el igual derecho a votar y presentarse a elecciones en 1971. Solo después que las mujeres en Arabia Saudita ganaron este derecho en 2015, aunque limitado a elecciones locales, si se hizo posible decir que las mujeres tienen este derecho en todo el mundo. Después de la revolución de octubre, el poder soviético se convirtió en el primer estado en reconocer este derecho para las mujeres garantizando inmediatamente los más amplios derechos políticos en términos equitativos a los hombres. Similarmente, el aborto en muchos países occidentales se hizo legal solo en la segunda mitad del siglo XX (Inglaterra 1967, EEUU 1973, Francia 1975, Italia 1978). Incluso hoy, en muchos países no es legal o solo puede ser hecho dependiendo de ciertas condiciones. No hemos olvidado todavía que Erdogan azotó contra el aborto diciendo “cada aborto es como un Uludere”[3] en 2012 y su ataque fue repelido por la lucha de la mujer. Y aún luchamos por el libre acceso al aborto legal y seguro bajo condiciones higiénicas. Aunque el anti-abortismo fue dominante en su propia tierra y alrededor del mundo, el poder soviético reconoció este derecho con las condiciones virtualmente que nosotros luchamos aún hoy. El joven estado obrero consagró un número de leyes que cambiaron las vidas de las mujeres, firmaron decretos.

En este artículo, trataremos de evaluar los efectos de la revolución de octubre sobre las vidas de las mujeres y qué tipo de consecuencias tiene. Dentro de los límites de este artículo, primer trataremos de proveer un marco de trabajo de pasos prácticos que fueron tomados en el poder soviético en diferentes aspectos desde la participación en la fuerza de trabajo a la educación, desde las leyes que regulan el matrimonio y el divorcio a la colectivización del trabajo doméstico y el cuidado de los niños, desde el salto en la escena política al aborto, etc. Luego nos concentraremos sobre la cuestión de sí era posible preservar la continuidad de estos derechos o no, trataremos de explicar las razones para la emergencia de una nueva situación. Y finalmente apuntamos a trazar lecciones sobre la capacidad del programa de la clase obrera en términos de la emancipación de las mujeres en el contexto de la experiencia soviética. Antes de esto, será útil tomar una breve mirada a las condiciones en las que las mujeres habían estado viviendo en Rusia antes de la revolución de octubre.

La situación de la mujer durante el periodo zarista

Durante el periodo zarista, las mujeres eran las primeras esclavas de sus padres, luego de sus esposos. Se casaban antes de tener 12. El día de la boda, el padre de la novia daba al novio un látigo como regalo, y casi en todas las casas había una tradición que el látigo se colgaba en los dormitorios. Las mujeres no tenían derecho a divorcio. Si una mujer abandonaba a su esposo, le era devuelta a su esposo por la fuerza policial. Una mujer casada no tenía su propio pasaporte. Era registrada en el pasaporte de su marido[4]. No tenía derecho a tener su propia propiedad. No tenía derecho a tomar decisiones con las propiedades de la familia. No solo las propiedades, tampoco la mujer tenía poder sobre sus hijos.

Sin el permiso de su esposo, una mujer casada no podía siquiera buscar un trabajo. Las condiciones de vida y trabajo de las mujeres que podían trabajar con el permiso de su esposo eran así mismo muy pesadas. Con el incremento en la mecanización, los empleos que no requerían potencia física creaban un área de empleos para las mujeres, pero los salarios de las mujeres eran solo como la mitad de los de un hombre. No había derechos tales como la licencia por maternidad o permiso por amamantamiento. Muchas fuentes que describen el periodo cuentan que las mujeres trabajaban en las fábricas escondiendo el embarazo hasta el comienzo de los dolores de parto, o hasta a veces las mujeres daban a luz en sus butacas de trabajo y luego continuaban con su trabajo. El 95 por ciento de las mujeres daba a luz sin asistencia médica, en promedio 30 mil mujeres morían cada año durante el parto, Rusia lideraba entre los países europeos en términos de mortalidad infantil[5]. Ningún método era aplicado para que las mujeres tuvieran acceso a prevenir el embarazo. Porque el aborto también estaba prohibido, las mujeres embarazadas apelaban a mujeres con experiencia de la villa quienes pudieran terminar con el embarazo con agujas y ganchos.[6] Naturalmente, este procedimiento estaba poniendo las vidas de las mujeres en peligro y causando enfermedades, heridas y reventando mujeres de joven edad.

Como en otros países capitalistas, la prostitución era un problema muy serio en combinación con la dominación masculina, las dificultades económicas, y haciendo el cuerpo de la mujer una mercancía que se podía vender y comprar. El hecho que las mujeres estuvieran en una posición precaria, para decirlo con la lógica de su tiempo, que las mujeres no puedan poseer estaba imponiendo la prostitución como un medio de vida. Un estudio hecho en 1889 confirma este hecho al demostrar que el 83.5 por ciento de las prostitutas registradas en Rusia son mujeres del último estrato, y un 65 por ciento son mujeres que fueron sirvientas alguna vez en los hogares burgueses y aristocráticos.[7] En la Rusia zarista, una así llamada batalla contra la prostitución es llevada adelante. En realidad, las prostitutas son registradas y la prostitución fue institucionalizada. Por otro lado, las mujeres eran condenadas a la prostitución por el resto de sus vidas por una especie de lista negra.

Las mujeres estaban también muy subdesarrolladas en educación. De acuerdo al último censo de 1913, hecho antes de la revolución de octubre, un 83 por ciento de las mujeres no sabían siquiera leer y escribir. Casi todas las mujeres restantes eran mujeres de las clases altas, y se estima que casi todas esas mujeres fueron enviadas al exilio con la revolución, así que la proporción de mujeres alfabetizadas ha caído al 5 por ciento inmediatamente después de la revolución.[8] En el caso de los Pueblos del Este, esto se torna aún peor, y usualmente no es posible encontrar siquiera una sola mujer alfabetizada.

La situación de la mujer era relativamente peor en esta región que estaba bajo la influencia del islam y contendrá a las Repúblicas Soviéticas de Kirguistán, Tayikistán, Uzbekistán, Turkmenistán, Kazajistán y Azerbaiyán, que en otras partes de Rusia. Las mujeres eran consideradas como bienes que se compraban y vendían. Había un sistema llamado «kalim» que era equivalente a la riqueza de la mujer [dote]. Las mujeres eran compradas por este sistema por sus maridos, y luego el esposo tenía autoridad sin límites sobre la mujer. Si él quería, el hombre podía casarse con más de una mujer. Luego que su esposo muriera, la mujer no tenía derecho a hablar de su propia vida, y esta vez se convertía en propiedad del hermano mayor de su esposo. Si él quería, podía quedarse con la mujer para sí, o venderla a otro hombre.

Las mujeres que vivían en el Este tenían que cubrirse. Además del burka, las mujeres en Uzbekistán y Tayikistán tenían que cubrir sus rostros con un velo especial negro que es tejido de pelo de caballo. «de este modo una mujer que es cubierta con paranjas (burka) luce completamente como un fantasma, un espacio oscuro con pies. Su imagen oscura y amorfa formaba una gran, inconcebible contradicción con los luminosos bazares y palacios y los hombres coloridamente vestidos de Samarcanda, Taskent y Bukhara.»[9]

Por supuesto no es posible hablar de derechos políticos de la mujer en un país donde las mujeres eran empujadas al fondo. Durante la era opresiva del zarismo, las mujeres sintieron la mayor parte de esta opresión en derechos políticos. Las mujeres no tenían derecho a votar o postularse. Las mujeres eran completamente excluidas de la vida política porque no estaban permitidas a trabajar en muchas ocupaciones y tampoco se les permitía trabajar en áreas administrativas.

Eso quiere decir, que la revolución de octubre se levanta en las tierras de un país casi infernal para las mujeres; el poder soviético estaba luchando contra las estructuras represivas, reaccionarias, hábitos, tradiciones, reglas que habían arraigado por siglos para la salvación de las mujeres y la clase obrera.

La mujer como actor de la revolución

Así que, ¿Qué hizo la mujer acerca de su condición tan subdesarrollada? ¿Se doblaron bajo la presión de las dificultades y presiones o comenzaron a luchar? Mientras contestamos esta pregunta, necesitamos retroceder de 1895 a 1917, vemos que hay cuatro mujeres incluyendo a Krupskaya como líderes de la organización llamada «Unión de Lucha por la Liberación de la Clase Obrera» la que fue formada por Lenin. A la luz de las experiencias de esta organización que puede ser considerada como primeras semillas del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso (POSDR), en 1900 Krupskaya escribe un folleto ilegal llamado La mujer como trabajadora que se refería a la situación de la mujer y sus tareas políticas.[10] En 1905, estaban luchando en las filas de la revolución junto a los hombres. Entre 1905 y 1907, los bolcheviques estaban haciendo agitación sistemática y trabajo de organización entre las obreras, y organizando reuniones donde los problemas de la mujer eran discutidos y las demandas de las mujeres eran alzadas. Aunque la mayoría eran intelectuales entonces, el porcentaje de miembros femeninos del POSDR eran del 15 por ciento, aún mayor al del Partido Socialdemócrata Alemán, el cual tenía una historia mucho más larga y una tradición más fuerte.[11]

El periodo de represión y reacción entre 1908 y 1912 llevo al arresto de muchas líderes femeninas, la expulsión de ellas al exilio, y el movimiento retrocedió a un área completamente ilegal. Después de este periodo, mientras el movimiento obrero revivía y las oportunidades de hacer manifestaciones legales crecieron, los productos de los estudios sistemáticos llevados adelante entre las obreras también comenzaron a mostrarse. El 8 de marzo de 1913, el POSDR decidió celebrar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora por primera vez en San Petersburgo con una manifestación de masas, y un encuentro entusiasta se llevó a cabo dirigido por obreras, especialmente obreras textiles. El Día Internacional de la Mujer Trabajadora fue celebrado con un número especial de Pravda que se publicó ese día.[12] Un año después las cartas de mujeres a Pravda crecieron como avalancha, el 8 de marzo de 1914, Rabotnistsa (Trabajadora) que era el primer periódico para la mujer bolchevique comenzó a publicarse por comité de publicación de revolucionarias mujeres como Nadezda Krupskaya e Inessa Armand.[13]

Después de publicar siete números, Rabotnitsa fue cerrada junto con toda otra publicación revolucionaria, con el comienzo de la Primera Guerra Mundial. Con el efecto de su posición contra la guerra imperialista, el poder bolchevique dentro del campesinado y las trabajadoras que mayormente habían sufrido por la guerra creció. El quiebre más grande hasta entonces sucedió con el despido de mujeres en el amanecer de la revolución de febrero, que de nuevo tomó lugar un 8 de marzo el día de la mujer. Como Trotsky cuenta en la Historia de la Revolución Rusa, un día antes, nadie pensaba que el «Día de la Mujer» podía comenzar la revolución:

«Aunque el hecho es que la revolución de febrero comenzó desde abajo, superando la resistencia de sus propias organizaciones revolucionarias, la iniciativa tomada por su propio acuerdo por la más oprimida y pisoteada parte del proletariado – las obreras textiles, entre ellas sin duda muchas esposas de soldados. Las desbordadas colas de pan han proveído el último estimulo. Cerca de 90.000 obreros, hombres y mujeres, estaban de huelga ese día. El ánimo de lucha expresado en manifestaciones, reuniones, encuentros con la policía. El movimiento comenzó en el distrito de Vyvorg con sus grandes establecimientos industriales; luego cruzó por el lado de Petersburgo. No había huelgas o manifestaciones en otro lugar, de acuerdo al testimonio de la policía secreta. Ese día destacamentos de tropas fueron llamadas a asistir a la policía – evidentemente no muchas de ellas – pero no hubo encuentros con ellos. Una masa de mujeres, no todas obreras, marcharon a la duma municipal demandando pan. Era como pedirle leche a una cabra macho. Banderas rojas aparecieron en diferentes partes de la cuidad, e inscripciones en ellas mostraban que los obreros querían pan, tampoco querían la autocracia ni la guerra. El Día de la Mujer pasó exitosamente, con entusiasmo y sin víctimas. Pero lo que concebía en sí misma, nadie había imaginado aun al anochecer. «[14]

Luego de esa primera noche, los soldados tenían que unirse a la revolución para que el levantamiento sea exitoso. Las mujeres también se involucran en esta lucha, incluso formando las divisiones más valientes, heroicas de la lucha, y dirigiéndolas. Trotsky lo cuenta así:

«Un gran papel es jugado por las trabajadoras en relación entre obreros y soldados. Van a los cordones más osadamente que los hombres, toman los rifles, imploran, casi ordenan: «Depongan sus bayonetas -únanse». Los soldados están excitados, avergonzados, intercambian miradas ansiosas, saludan; alguno se decide primero, y las bayonetas se alzan con culpa sobre los hombros de la muchedumbre que alcanza. La barrera es abierta, un alegre y agradecido «Hurra!» sacude el aire. Los soldados están rodeados. En todos lados discusiones, reproches, llamados a la revolución que da otro paso adelante.»[15]

Cuando el Zar, que parecía incólume, cayó después de la revolución de febrero que irrumpió debido a la lucha de la mujer, la lucha de la mujer fue saludada en Pravda con tan entusiastas líneas:

«Salud por las Mujeres! Salud a la Internacional! Las mujeres fueron las primeras en salir a las calles de San Petersburgo el Día de la Mujer … Salud por las mujeres!»[16]

Luego de la revolución de febrero, hasta que la clase obrera tomó el poder con la Revolución de Octubre, las mujeres tomaron una participación activa tanto en proteger lo alcanzado con la revolución de febrero como en la lucha por la revolución de octubre. Participaron en comités de fábrica y en las milicias. Rabotnitsa, que fue prohibida en 1914 después de la gran huelga de las lavanderas en Petrogrado, donde 5000 mujeres se unieron, comenzó a publicarse de nuevo. Cuando fueron reprimidos luego de los eventos de julio de 1917, la única publicación legal en manos de los bolcheviques era la Rabotnitsa publicada cada diez días y 40000 copias eran publicadas.[17]

A pesar de toda esta vitalidad, los prejuicios, que se habían profundamente arraigado por siglos, seguían existiendo. Estos prejuicios no afectaron solo a los trabajadores hombres, afectaban también a la base bolchevique. Las mujeres, sin ninguna tradición o experiencia, organizaban huelgas efectivas, y formaban comités de huelga ellas mismas. Pero incluso las obreras no creían que la mujer tenga la capacidad para participar de los soviets y representar a todos los trabajadores. Por ejemplo, aunque los obreros textiles eran abrumadoramente mujeres, solo 2 de los 15 líderes sindicales textiles eran mujeres. Mientras que la mitad de los trabajadores de Petrogrado eran trabajadoras, la proporción de delegadas mujeres en los órganos soviéticos era solo alrededor de un 5 por ciento.[18]

Cuando la clase obrera tomó el poder con la ayuda de campesinos junto con la dirección de los Bolcheviques, el 7 de noviembre, de acuerdo al calendario de hoy, 25 de octubre de acuerdo al viejo calendario, las mujeres participaron a la cabeza de la revolución. Y el poder Soviético, el producto de la más grande revolución obrera victoriosa de la historia, enfrentaba una lucha para proveer un futuro a las mujeres que habían luchado por los Soviets en las condiciones más duras, después de cientos de años de tradiciones opresivas y reaccionarias, bajo el dominio de las reglas y girando sus rostros hacia los bolcheviques con la esperanza de la salvación.

Los pasos y efectos del poder Soviético hasta el ascenso a la dominación de la burocracia

El poder Soviético, desde sus primeros días, inmediatamente promulgó medidas que aniquilaban la injusta legislación que mantenía las mujeres bajo control. Sin embargo, no solo dieron a las mujeres los derechos previamente dados a los hombres, tomaron decisiones y leyes que removerían las reglas sociales sexistas que sacudieron a las mujeres y los hombres, cortaron las ataduras reaccionarias y abrieron el camino para la construcción de una nueva sociedad.

Matrimonio y divorcio

Solo dos meses después de la revolución de octubre, en diciembre de 1917 dos promulgaciones sobre el divorcio, matrimonio, el decreto sobre los hijos de hombres y mujeres fue publicado. Tanto el matrimonio como el divorcio se hicieron enteramente voluntarios. El casamiento por iglesia no se prohibió, pero fue invalidado en términos del sistema legal. Después de eso, solo el matrimonio civil era reconocido por la ley. El registro de los matrimonios por iglesia que fue hecho antes de la revolución fue necesario para ellos para poder ser reconocidos legalmente. De este modo, el gobierno Soviético intentó romper la influencia de la iglesia en la regulación de la vida social, mientras por otro lado estaba llevando a cabo esta lucha de manera cuidadosa, sin herir las creencias de la gente.

Las obligaciones de las mujeres casadas como tomar el apellido de su esposo, necesitar el permiso del esposo para buscar empleo y trabajar, se removieron. El cambio más grande que trajeron esas promulgaciones fue la provisión de igualdad a los hijos de matrimonio y fuera de este ante la ley. Antes de la revolución de octubre, las mujeres no tenían derecho a reclamar mantención por hijos extra matrimoniales, esta promulgación reconoció este derecho a las mujeres e hijos. Igual derecho de expresión y autoridad se dio a hombres y mujeres en decisiones sobre los hijos.

Así como con el matrimonio, el divorcio también era monopolizado por la iglesia y era extremadamente difícil. Porque traía una carga financiera muy seria, era casi imposible para hombres de las clases trabajadoras, solo hombres de las clases altas podían usar ese derecho. Las mujeres no tenían derecho de cualquier modo. El poder Soviético inmediatamente hizo del divorcio un procedimiento igual y extraordinariamente fácil tanto para hombres como mujeres. La aplicación de sólo una de las partes era suficiente para el divorcio, -si no era de acuerdo-, las decisiones tomadas en la corte local de acuerdo con los pleitos legales. El hecho que las partes no se les permitieran intervenir en la vida del otro luego del divorcio puede ser considerado como una de las importantes medidas del poder Soviético contra la dominación masculina cuando las presiones enfrentadas por las mujeres que se divorciaban o querían divorciarse aun hoy son consideradas.

El 17 de octubre de 1918, aproximadamente un año después de la revolución, el «Código sobre el Matrimonio, la Familia y la Potestad» fue promulgado. Este código se basaba en la separación de las posesiones antes y después del matrimonio de los esposos. La adopción es prohibida para proteger los derechos de los niños, especialmente en áreas rurales, por la extendida adopción para usarlos como fuerza de trabajo y para prevenir la vivada de obtener más parte en la reorganización de la sociedad haciendo más numerosa a la familia. Era declarado que los niños que fueran adoptados antes del código, tenían derechos iguales con otros hijos. Se decidió que las decisiones respecto a la educación de los niños, la custodia será tomada de mutuo acuerdo de los padres. Disciplinar a los niños con sanciones físicas fue prohibido.

Este código, aceptado en 1918, fue válido hasta que un nuevo código fue promulgado el 1° de enero de 1927, y en el periodo entre los dos códigos, se introdujeron promulgaciones que trajeron algunas regulaciones secundarias en el área.[19]

El derecho al aborto y el control de natalidad

Por decreto del 18 de octubre de 1920, el aborto fue aceptado como derecho, gratis y legal para todas las mujeres a condición que se realizaran en hospitales estatales en los tres primeros meses de embarazo. Entonces, por primera vez en el mundo, las mujeres tuvieron del aborto legal en los territorios de la revolución de octubre, bajo el poder obrero.

El poder Soviético estaba otorgando aborto accesible en condiciones de salud e higiene a las mujeres que han previamente arriesgado su salud y tomaron el riesgo de aborto espontaneo. En un mundo donde la iglesia y la oposición dominante habla de «el derecho a vivir del feto», el decreto publicado por el gobierno obrero pone el derecho de vivir y de salud de la mujer en el centro y castiga no al aborto, sino a los que arriesgan a las mujeres por el aborto ilegal. Estas palabras se escribieron en el Decreto sobre el Aborto que se declaró en 1920:

Pero como las supervivencias morales del pasado y las difíciles condiciones económicas del presente aún obligan a muchas mujeres a recurrir a esta operación[20], el Comisariado del Pueblo para la Salud y la Justicia, ansioso de proteger la salud de las mujeres y considerando que el método de la represión en este terreno fracasa enteramente en alcanzar su objetivo, ha decidido:

1. Permitir tales operaciones sean libremente y sin ningún cargo en los hospitales Soviéticos, donde las condiciones están garantizadas para minimizar el daño de la operación.

2. Está absolutamente prohibido para nadie excepto un doctor para llevar adelante esta operación.

3. Cualquier enfermera o partera encontrada culpable de realizar tal operación será desprovista del derecho a su práctica, y será llevada a juicio en la Corte del Pueblo.

4. Un doctor que lleve adelante un aborto en su práctica privada para los propósitos de lucro será llamado a comparecer por la Corte del Pueblo.[21]

El poder Soviético, en reconocimiento de este derecho, también realizó actividades de propaganda para decir que el aborto no debe usarse como método de control de natalidad y que esa es una operación seria que involucraba varios riesgos. La razón por la que el poder Soviético desarrollo esas actividades de propaganda es porque el aborto de hecho se convirtió un método de control natal debido a lo inadecuado de otros métodos de control natal. Era común para una mujer Soviética de 30 años haber abortado de 5 a 7 veces.[22] En este punto, cuando es dicho que las mujeres carecían de acceso a métodos anticonceptivos, este punto debe ser enfatizado: muchos métodos de control natal usados hoy no se conocían en el tiempo de la legalización del aborto, incluso la píldora de control natal no se había encontrado aún. La implementación de métodos de control de natalidad, como el aborto, está prohibido no solo en Rusia sino en todo el mundo, era un periodo cuando el trabajo científico sobre el tema estaba prohibido en el mundo. En este sentido, la Unión Soviética fue el primer país en conducir la investigación médica con claro control y apoyo del estado para desarrollar métodos de control de natalidad para así minimizar el número de abortos e investigaciones de amplio espectro para llevar adelante los abortos con el menor riesgo en términos de la salud de la mujer.

Educación

En la Rusia zarista, el 70 por ciento de la población es analfabeta. Esta proporción es incluso superior entre campesinos y mujeres. En 1920, la tasa de analfabetismo entre la población general era del 67 por ciento y entre las mujeres del 77.5 por ciento.[23] Los bolchevique se embarcaron en una gran movilización de toda la sociedad con el «Decreto sobre Educación y Analfabetismo» publicado con la firma de Lenin el 26 de diciembre de 1919. Las mujeres tenían que participar de la vida social y la fuerza laboral para remover la opresión sobre la mujer y, esto solo podía ser provisto con educación. Así que los bolcheviques fueron sobre este tema de manera más sistemática.

125 mil escuelas de lecto-escritura fueron establecidas. Muchas mujeres aprendieron como leer y escribir escribiendo las consignas de los bolcheviques en los pizarrones.[24] La proporción de analfabetismo cayó rápidamente a través de los años. En 1932 solo el 9.2 por ciento de las obreras era analfabeta, tres años después esta proporción cayó debajo del 6 por ciento. [25]En el periodo zarista, incluso entre las mujeres de las clases altas, la proporción de educación superior era muy baja. Esto fue porque las estudiantes no eran aceptadas en la mayoría de las universidades, las chicas de familias ricas podían obtener educación superior solo en el extranjero. Diez años después de la revolución de octubre mostró una imagen completamente diferente. Durante 1927-28, el 28 por ciento de los estudiantes que estudiaban en la universidad eran chicas estudiantes. Aproximadamente una década más tarde, en 1939-40, este número se elevó al 49.3 por ciento.[26]

Es necesario decir que el quiebre en el campo de la educación es el efecto de decenas de miles de mujeres llegando a las ciudades de las villas y aprendiendo a leer y escribir en las fábricas. En aquel tiempo los Comités de Educación eran establecidos en las fábricas. No solo el alfabetismo era enseñado en estos comités, sino que también muchas actividades en el terreno de la cultura y el arte fueron organizados. Los obreros organizaron varias obras de teatro, noches de lectura de poesía, organizaron orquestas y realizaron conciertos ellos mismos. El efecto de esta situación es mencionado en una fuente como sigue:

Tanto el hombre como la mujer obrera empezaron a ir en masa a los teatros, ballet y conciertos, que eran previamente áreas privilegiadas para las clases altas. En el arte, una situación así surgió, como si cada persona tomara un pincel y expusiese una pintura. Experimentos estaban siendo conducidos en cada área de la vida. En 1918, las escuelas abrieron un mes más tarde que las vacaciones de verano, porque los maestros debían encontrar soluciones en una serie de discusiones y desarrollar acuerdos para el desarrollo de la nueva educación de los futuros fundadores del socialismo de acuerdo a los más modernos métodos de los más avanzados educadores del mundo. En cada esquina, las discusiones se llevaban a cabo sobre cada aspecto del mundo. [27]

Familia y trabajo de cuidado

Uno de los prerrequisitos para la emancipación de la mujer por el liderazgo de la revolución de octubre era unirse a la fuerza laboral, y la otra era colectivizar las cuestiones hogareñas que las mantenían en la casa. Se estaban moviendo desde la idea, que sin estas dos, no sería posible para las mujeres construir su propio futuro junto con la nueva sociedad. Es esta dirección, una serie de pasos fueron dados después de la revolución. Casas de maternidad, centros de cuidado infantil, lavaderos, centros de reparación de lavadoras y costura y comedores fueron abiertos. Casa-comunas fueron establecidas para gente que vivía sola y parejas casadas. Estos centros colectivos fueron siendo abiertos dentro de las oportunidades, sus números solo crecieron con el tiempo. Por esta razón, pasos de largo plazo eran tomados para colectivizar el trabajo doméstico y crianza, mientras que se luchaba ideológicamente contra la división sexista del trabajo dentro de la familia. El trabajo doméstico, enfermedad, chicos, y el cuidado a mayores era aceptado como tareas de la mujer como un hábito de una bien establecida sociedad de dominio machista; y estos hábitos seguían continuando hasta en las casas de militantes del partido. Lenin insistió en este tema, generalmente dentro de la clase obrera, pero especialmente dentro del partido. Clara Zetkin cita las palabras de Lenin en Reminiscencia de Lenin:

Desafortunadamente es aún cierto de muchos camaradas, ‘raspa un comunista y encuentra un filisteo’. Claro, debes raspar en el punto sensible, su mentalidad en relación a la mujer. ¿Puede haber una maldita prueba más grande de esto que el calmo consentimiento de los hombres que miran como las mujeres se desgastan en la lastimoso, monótono trabajo doméstico, su fuerza y tiempo disipado y malgastado, sus mentes haciéndose más estrechas y duras, sus corazones latiendo lentamente, su voluntad debilitada? Por supuesto, no estoy hablando de las damas de la burguesía que pasan a los sirvientes la responsabilidad del trabajo doméstico, incluyendo el cuidado de los niños. Lo que digo se aplica a la abrumadora mayoría de las mujeres, de las mujeres de los obreros y a las que pasan el día en la fábrica.

Así que pocos hombres -incluso entre en proletariado -se dan cuenta de cuánto esfuerzo y drama podrían ahorrar a la mujer, incluso iría bastante bien, si estuvieran para dar un mano en el «trabajo de las mujeres». Pero no, eso es contrario al «derecho y dignidad de un hombre». Quieren su paz y tranquilidad. La vida hogareña de las mujeres es un sacrificio diario en mil trivialidades sin importancia. El viejo derecho de amo del hombre aún vive en secreto.[28]

Además de esta lucha ideológica, debía ser enfatizado que aun cuando los pasos dados por los centros colectivos fueron inadecuados en términos tanto de cantidad como de calidad y en términos de necesidad, pero que el joven estado obrero no abandonó estos pasos dentro de las posibilidades.

Entre 1917 y 1926, el número de guarderías, primero en la Rusia Soviética (RSFRF) y después en la Unión Soviética de conjunto era como a continuación:[29]

Año                                   RSFRFR                                URSS

1917                                     14                                          –

1918                                     78                                          –

1919                                     126                                        –

1920                                     565                                        –

1921                                     668                                        769

1922                                     914                                        967

1923                                     447                                        535

1924                                     503                                        615

1925                                     536                                        708

1926                                     610                                        824

Vemos en esta tabla que el número de guarderías estaba constantemente en aumento desde 1917 a 1922, y el número hubo caído entre 1922 y 1923. Mientras no sea posible exactamente explicar la razón de este retroceso, puede ser pensado como resultado de la aplicación del periodo NEP al mercado o el cambio y/o centralización del sistema de guarderías. Después de 1923, la tendencia de alza continua reemerge. Si miramos en el largo plazo, podemos decir que la capacidad en cuidado infantil alcanzó un nivel muy alto en la URSS con el paso de los años.[30]

Año 1914 Año 1937
N° de camas en guarderías regulares 550 627.817
N° de centros de parto 9 4.175
N° total de visitas por año a los centros de parto (en miles) 44 39.300
Número de centros de nutrición de bebés (cocinas de leche) 1.509

Comedores fueron abiertos para la colectivización del trabajo doméstico. En 1919-1920 el 90 por ciento de la población de Petrogrado, el 60 por ciento de la población de Moscú, un total de 12 millones de personas estaba alimentándose en esos comedores.[31] Cuando llegamos a 1932, este número estaba alrededor de 15 millones en la Unión Soviética y cerca de 30 millones de platos de comida eran servidos cada día.[32]

A pesar de estos números, es importante enfatizar que las mujeres también resistían el nuevo sistema con sus viejos hábitos. Porque del hecho que la comida en los centros colectivos era insatisfactoria, el uso sin cuidado de materiales comunes, las condiciones desorganizadas e inadecuadas; las mujeres no abandonaban sus ollas individuales.[33] Trotsky explica que el ambiente creado por gente que no había aún absorbido la vida colectiva y habían sido formada por la vieja sociedad, así: «muchas casas que han sido asignadas para familias que viven en comunas terminaron en condiciones de suciedad y se hicieron inhabitables. La gente que vivía en ellas no consideró la vivienda comunitaria como el comienzo de nuevas condiciones. Miraban sus viviendas como barracas provistas por el estado.»[34]

Sin importar la imagen que emerge, debe enfatizarse aquí que, desde el primer día del estado obrero, el estado era consciente de la doble carga que llevaba la mujer sobre sus hombros, y trató de socializar esta carga levantándola de los hombros de las mujeres. El trabajo que la mujer realizaba en la casa nunca ha sido invisible para los bolcheviques.

Participación en la fuerza laboral

La política de la revolución de octubre y de sus líderes, especialmente Lenin, estaba basada en la idea de que los factores como el analfabetismo que no permitían a las mujeres ser una parte de la producción social tenían que ser abolidos para poder abrir el camino de la salvación de la mujer. A este respecto, las promulgas emitidas inmediatamente después de la revolución de octubre trajeron regulaciones que permitieron a las mujeres tener derechos iguales con los hombres en esta área en vez de leyes de la pre-revolución Rusa que prohibían a las mujeres participar de la fuerza laboral.

Por supuesto, el primero de ellos fue el derecho igualitario al trabajo y a un igual pago por igual trabajo. En 1914, el salario diario de las mujeres era solo el 44 por ciento del salario diario de los hombres. Con la revolución de octubre, la discriminación en la clasificación salarial basada en el sexo fue abolida y prohibida. Aunque esta igualdad es proveída en la ley y diferentes cargos no son aplicados al mismo empleo, cuando llega el año 1918, el salario promedio de la mujer es solo la mitad del promedio de un hombre. Sin embargo, esto no surgió del hecho que el principio de «igual pago por igual trabajo» no se aplicó prácticamente. Esto ocurrió por el hecho que las mujeres trabajaban en trabajos menos calificados, en sectores que requerían menor entrenamiento, y porque los salarios de estos sectores eran menores que en otras áreas.

¿Es posible decir que la separación de empleos de mujeres y empleos de hombres en el terreno de la producción social en el joven estado obrero continua? Sí. Los bolcheviques estaban tratando de atraer a las mujeres, que son en su mayoría analfabetas y no recibieron entrenamiento vocacional, a la producción social y como resultado las mujeres habían sido empleadas en terrenos donde no podían hacer su trabajo mejor conocido en la dirección de la vieja división sexista del trabajo de siglos en la sociedad. En otras palabras, ya que las mujeres no eran lo suficientemente competentes para trabajar en empleos calificados apenas después de la revolución, la discriminación entre el trabajo de mujeres y trabajos de hombres era una necesidad. Pero es frecuentemente repetido en decisiones tomadas por los órganos Soviéticos que esta es una situación que necesita ser cambiada cuando se construía una nueva sociedad, y más importante, una lucha consciente y organizada se llevaba adelante para hacer el trabajo de las mujeres más calificado. Solo cuatro días después de la revolución de octubre, el 29 de octubre de 1917, la decisión de prohibir el empleo de mujeres en más de 50 empleos que amenazaban su salud puede ser considerada como una de las razones para esta distinción. Pero esta prohibición es abolida en el siguiente periodo en tanto la mecanización se incrementaba en la industria, la decisividad del poder físico se reduce, y condiciones higiénicas de trabajo para la salud de la mujer fueron proveídas. La Unión Soviética se había convertido el país donde la fuerza laboral femenina es utilizada en mayoría en las profesiones que eran vistas como «trabajos masculinos». Los números en el sector minero, donde casi solo hombres trabajan aun hoy, son fuertes, especialmente al ser comparados a los números de varios países occidentales en años similares:

«Las mujeres juegan un papel muy despreciado en la industria minera capitalista. La proporción de mujeres en el número total de empleados en las industrias mineras es, para Francia (1931), 2.7 por ciento; para Italia (1931), 1.8 por ciento; para Alemania (1932), 1.0 por ciento; EEUU (1930), 0.6 por ciento; y en Gran Bretaña, 0.6 porciento. En la URSS las mujeres representaban el 27.9 por ciento del número total de personas trabajando en la industria minera.»

Para poder hacer el trabajo de la mujer más calificado, el entrenamiento básico y entrenamiento vocacional se llevó adelante en las fábricas mientras que la educación superior de la mujer fue apoyada al mismo tiempo. En la década posterior a la revolución, las mujeres formaban cerca de un tercio de los estudiantes universitarios. Aunque era casi imposible encontrar una mujer ingeniera o técnica antes de la revolución, y solo 3 de 848 ingenieros en Petersburgo era mujeres en 1899, de acuerdo las censo de 1939, 24.000 de 76.000 ingenieros en el país eran mujeres. Mas de un millón de mujeres trabajaban en el terreno médico, y 126.000 de ellas eran doctores. Sin embargo, antes de la revolución había solo 2.000 doctoras en Rusia.

En Rusia antes de la revolución, uno de los más grandes obstáculos para la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo era el embarazo y el parto. Como se mencionó más arriba, las mujeres obreras tenían que trabajar en su butaca casi hasta el parto. Esta situación causó muertes de mujeres e infantes durante el parto. Ya que la mujer comenzaba a trabajar inmediatamente después del parto, no tenían el cuidado suficiente y a veces las muertes de infantes eran por hambre. Una de las primeras promulgaciones después de la revolución fue sobre este tema. Está prohibido para las mujeres embarazadas ser emplearan en trabajos agotadores, de ser removidas de su trabajo, y de ser enviadas a otros lugares de trabajo sin su consentimiento. Las mujeres les fueron dadas 16 semanas de licencia por embarazo, parto y maternidad obligatorias. En ciertos trabajos o en embarazos de gemelos, este periodo podía ser extendido. Durante este periodo de licencia, era obligatorio pagar a las mujeres el salario completo. Así, se apuntó a que este derecho no sea dejado en papel, y que la necesidad de trabajar para la mujer no emergiera. Las mujeres que empezaban a trabajar después de la licencia por maternidad y continuaban amamantando les daban un descanso para amamantar cada 3.5 horas que eran tomadas como horas de trabajo y no menores a media hora cada uno. Las madres y los niños tienen el derecho a la salud gratuita en hospitales y clínicas, y si no hay lugar para el niño enfermo, el doctor dará a la madre licencia paga mientras dure la enfermedad del niño. Las decisiones que comenzaron inmediatamente después de la revolución y era tomadas en varias ocasiones fueron sistematizadas en la Acta Laboral, aceptada en 1922; este representaba los derechos más desarrollados que las mujeres hayan tenido alrededor del mundo en esta área.

Participación en la vida política

La revolución de octubre ha sido la primera en el mundo en términos de la participación femenina en la política.

Muchas fuentes cuentan que después de la revolución de octubre, a las mujeres le eran dados derechos iguales a ser elegidas y elegir, además que «estos derechos existieron solo en Noruega y Dinamarca en aquella época.» Sin Embargo, en esos dos países, era el derecho a voto lo que vino a la agenda con movimiento sufragista levantándose en todo el mundo. En 1913 en Noruega, en Dinamarca en 1915, las mujeres tenían solo el derecho a votar. Por primera vez en el mundo, las mujeres en Rusia tenían el igual derecho a votar y a presentarse a elecciones con los hombres.

Lo que es más, este derecho fue obtenido durante los eventos de julio después de la revolución de febrero, en la víspera de la revolución de octubre. Y después de la revolución, el joven estado obrero también hizo un gran esfuerzo para usarlo en la práctica, no solo un derecho escrito en papel.

En el verano del 21 de febrero de 1920, publicada en Pravda bajo el título de «Trabajadoras» Lenin dijo:

«Donde no hay terratenientes, capitalistas y mercaderes, donde el gobierno de los trabajadores está construyendo una nueva vida sin estos explotadores, donde la equidad entre el hombre y la mujer existe en ley. ¡Pero eso no es suficiente! Es un lejano grito de igualdad en ley a igualdad en vida. Queremos que las trabajadoras alcancen la igualdad con los trabajadores no solo en leyes, sino en la vida también. Para esto, es esencial que las trabajadoras tomen un parte siempre creciente en la administración de empresas públicas y en la administración del estado.

¡Al comprometerse en el trabajo de la administración la mujer aprenderá rápidamente y alcanzaran a los hombres!

Entonces, elijan más mujeres obreras, tanto comunistas como sin partido, al Soviet. Si solo es una honesta trabajadora que es capaz de manejar el trabajo sensata y conscientemente, no hace diferencia si no es un miembro del partido – ¡Elegidla para el Soviet de Moscú!

¡Dejen que haya más mujeres obreras en el Soviet de Moscú! ¡Dejen que el proletariado de Moscú muestre que está preparado para hacer y está haciendo todo para la pelea hasta la victoria, por la lucha contra la vieja inequidad, contra la vieja, burguesa, humillación de las mujeres!

¡El proletariado no puede alcanzar la libertad completa, a menos que alcance la completa libertad para la mujer! »

Estaban llamando a las mujeres que eran la mitad de la sociedad pero que han sido ignoradas por siglos para unirse a la administración del país. Estaban también luchando contra la opresión de las tradiciones educativas, y a los prejuicios del pasado. Por supuesto los bolcheviques eran conscientes que esta era una tarea difícil, pero era también una tarea irremplazable. Esta perspectiva puede ser vista de la forma más sorprendente en el artículo de Lenin, “¿Serán capaces los bolcheviques de retener el poder en sus manos?”: “No somos utopistas. Sabemos que un obrero no calificado o un cocinero no pueden inmediatamente hacerse con el trabajo de la administración del estado… Sin embargo, demandamos que las tareas de administración del país sean enseñadas inmediatamente a todos los cocineros.”

Estos esfuerzos de los bolcheviques al nivel de la propaganda y la agitación eran apoyados por grupos educacionales establecidos en fábricas y villas. Este trabajo sistemático ha comenzado a dar sus frutos desde los primeros años de la revolución. Miles, decenas de miles, cientos de miles de mujeres se unían a las filas de la revolución. Aquí, los encuentros de delegadas eran usados como una herramienta importante para asegurarse que las mujeres que nunca se habían involucrado en política, se unieran a los soviets y al partido. El sistema de encuentros de delegadas funcionaba así: En cada fábrica, en cada barrio, en cada villa, todas las mujeres eran invitadas a una reunión, un promedio de una delegada cada 40-50 mujeres es seleccionada para la centralización de tópicos discutidos en estos encuentros, estas delegadas participaban de las reuniones de delegadas de distrito. Luego que las mujeres eran seleccionadas, eran delegadas por periodos que iban de 3 a 6 meses. Las mujeres que eran elegidas delegadas eran enviadas a escuelas políticas. En 1922, de cada 10 mujeres eran representadas por una delegada así que más y más mujeres podían ser incluidas en este sistema. En 1925, la propuesta organizativa presentada al 14º Congreso del partido muestra cuán masivo el encuentro de delegadas era:

La característica más importante del periodo repostado es – así como en todos los otros campos organizativos – el desarrollo de los encuentros de delegadas para tomar una forma masiva. Notamos que durante el periodo repostado las mujeres electoras de mujeres se incrementaron en la cuidad y en la villa. El número de votantes femeninas en la ciudad se incrementó un 30 por ciento durante el periodo repostado, un total de 1.600.000. Sin embargo, el número de votantes femeninas en las villas se ha incrementado en un 70 por ciento, un total de 7.000.000… Un progreso significativo se ha hecho en la participación de las mujeres en los soviets, comités ejecutivos y congresos. La proporción de mujeres en los soviets de aldea se incrementó de 2 por ciento a 9 por ciento, de 0.6 por ciento a 7 por ciento in comités ejecutivos de provincia. Hay también un incremento en el porcentaje de mujeres en los sindicatos, desafortunadamente este no es un proceso rápido. En las comisiones sindicales de empresa, de 14 por cien a 16.5 por ciento, pero a un incremento más remarcable en los comités centrales de sindicatos, de 4 por cien a 15 por cien.

Vladimir Mayakovski dice la verdad que las mujeres se están convirtiendo una creciente parte mayor de la vida política, demostrándose en los números organizativos que fueron presentados en el congreso:

Desde los tornos

Desde los arados

Cientos de miles de flacas mujeres

Con pañuelos rojos

Aprendiendo a preparar

Y a administrar

Estos desarrollos son también confirmados por el incremento en la proporción de miembros mujeres del partido del número total de miembros del partido.

Año       Proporción de mujeres miembro (%)

1898                                     15                                          I Congress (POSDR)

1918                                     7.8                                         VII Congres (PCR/B)

1924                                     9                                             XIII Congress (PCUS)

1925                                     10.3                                       XIV Congress (PCUS)

1927                                     13                                          XV Congress (PCUS)

El hecho que el primer congreso haya tenido el mayor porcentaje de miembros femeninos, en 1918 esta proporción sería de casi la mitad de la proporción de 1898 y luego comenzó a incrementarse, atrae la atención. La razón para ello es el hecho que en su fase de establecimiento, el partido estaba formado mayormente por intelectuales y no podía acceder a los obreros aún. Durante la revolución, y casi inmediatamente después de ésta, el partido creció entre los obreros, y porque los hombres tenían que participar en masas mucho mayores, in 1918 la proporción de mujeres era casi la mitad de la del primer congreso, pero luego el partido ganó fuerza entre las mujeres paso a paso.

Cerremos este título refiriéndonos al último punto. Aunque el partido llevo adelante un esfuerzo consciente para adquirir una política para la mujer antes y después de la revolución de octubre, no es posible decir que la misma consciencia es igual en todos los militantes del partido y en todos los representantes del Soviet. Hasta los miembros del partido hablaban con grandes palabras cuando se trataba del lenguaje sobre la emancipación de la mujer, pero en la realidad trataban de evitar que sus esposas participaran en las actividades del partido y a veces se lo prohibían. Las palabras de una mujer enfrentando una situación similar son sorprendentes en términos de resumir la situación:

Porque el temía que yo me convirtiera en una persona real – todo lo que necesitaba era una chef y una ama de casa -, que me prohibió, y tuve que escabullirme de la casa en secreto para ir a las reuniones, donde él estaba hablando sobre la función de las mujeres en atronadoras palabras y urgiendo a las mujeres a tomar más tareas efectivas.

Los líderes del partido se han acercado a este tema sensatamente en el partido y en los soviets y lucharon para que los hombres abandonasen sus prejuicios del pasado, para terminar con la opresión sobre las mujeres, para cambiar las condiciones de vida de las mujeres en la familia. En su artículo “De la vieja familia a la nueva” datado el 13 de julio de 1923, Trotsky dice:

Instituir la igualdad política de hombres y mujeres en el estado soviético era un problema y el más simple… pero alcanzar la igualdad de hecho de hombre y mujer dentro de la familia es un problema infinitamente más arduo. Todos nuestros hábitos domésticos deben ser revolucionados ates de que eso pueda suceder. Y aún es bastante obvio que a menos que haya igualdad de hecho de marido y mujer en la familia, en un sentido normal como en las condiciones de vida, no podemos hablar seriamente de su igualdad en el trabajo social o incluso en la política. Mientras la mujer este encadenada a el trabajo doméstico, el cuidado de la familia, cocinar y coser, todas sus chances de participación en la vida social y política se cortan en el extremo.

En los primeros años de la revolución de octubre, como tratamos de convenir más arriba, un quiebre muy serio tenía lugar. Todos los pasos necesarios para la salvación de las mujeres estaban escritas en el programa y los bolcheviques trataron de progresar en esa dirección. Si ponían un objetivo y fracasaban, era porque en aquellos días el joven estado obrero estaba luchando por su existencia, el periodo del comunismo de guerra contra los blancos y las imposibilidades causadas por la guerra civil. Querríamos tocar dos temas específicos más abajo, antes de discutir que estaba sucediendo en el próximo periodo. Uno de estos es la experiencia de Zhenotdel, la organización de las mujeres del partido, que tiene un lugar especial en la participación y organización de la mujer en la actividad del partido. El otro es el significado de la revolución de octubre y su producto, el estado obrero, para las mujeres musulmanas.

La Experiencia Zhenodtel

De hecho las raíces de Zhenodtel están basadas en un folleto llamado La mujer como un obrero escrito por Krupskaya en 1900. Desde aquella fecha, con los esfuerzos conscientes de Krupskaya, Armand y Kollontai, las actividades entre las obreras continuaron. Varios grupos locales de obreras fueron creados. Rabotnitsa fue usada como un centro de atracción y como herramienta de organización. Luego de la revolución de octubre, uno de los objetivos de la nueva sociedad era mover esta lucha organizada un paso adelante, eso es permitir al poder obrero dar pasos que resultarán en la salvación de la mujer.

En 1918, La propuesta de Kollontai de organizar el Primer Congreso de Toda Rusia de Trabajadoras y Campesinas fue aceptada. Un comité de nombres como Armand, Kollontai, Sverdlov tomaron la tarea de organizar este congreso. Aunque 300 delegados se esperaba que participen, aparecieron más de 1.000, multitud variada de mujeres empañoladas-en-rojo – en su mayoría obreras -vistiendo pieles de oveja, vestidos locales coloridos, o sobretodos del ejercito. Luego de Kollontai y Armand, salió Lenin al escenario con aplausos de la multitud y después del discurso de Lenin las mujeres cantaron la marcha Internacional con gran entusiasmo. El congreso fue seguido por comisiones que más tarde se convertirían en los órganos locales de Zhenodtel. Finalmente, en el 8° Congreso del partido que se realizó en 1919, Zhenodtel, que significa «Sección de la Mujer», fue fundada como una organización de las mujeres afiliada al comité central e Inessa Armand se convirtió en la primer presidente de Zhenodtel.

Formas especiales de departamentos son creados para las formas especiales del Partido (para asuntos nacionales, para la mujer, para la juventud, etc.) Estos departamentos son formados al nivel de comités de Partido y están directamente conectados a los comités. El esquema de organización de estos departamentos es determinado por líneas de guía específicas aprobadas por el Comité Central.

22 mujeres militantes de tiempo completo estaban estacionadas en los cuarteles generales que están en Moscú. Zhenodtel, coperó con varias organizaciones en los asuntos que conciernen a la mujer. Unidad de Madre e Hijos, comisionado de salud, Comisiones contra la Prostitución, Komsomol y subdepartamentos del Soviet son solo alguna parte de las organizaciones con las que Zhenodtel cooperó. Rabotnitsa actuó como el órgano central de comunicación y el Kommunistka (Mujer Comunista) era publicado en el terreno de la teoría, que era editado bajo el liderazgo de Krupskaya. Folletos en varios temas, boletines internos, revistas preparadas por organizaciones locales eran publicadas. Por ejemplo, en 1930, Campesina, Delegada, Mujer Siberiana Roja y otras 18 revistas más publicadas 670 mil veces, y estas revistas usadas para propósitos de propaganda y usadas como una herramienta de la organización entre las obreras y aldeanas.

La expectativa del partido de Zhenodtel se dividió en dos. Primero, la adquisición de más mujeres en las filas de la revolución así las necesidades del estado obrera podían ser satisfechas, y segundo estaba la lucha contra factores vistos como obstáculos para la salvación de la mujer en la sociedad novelmente establecida.

En línea con esta perspectiva Zhenodtel trabajó para el Ejército Rojo y la movilización de mujeres para defender la revolución durante la guerra civil. Los grupos de agitación y propaganda de Zhenodtel recorrieron casi toda Rusia, con trenes y viajes en botes a lo largo del Río Volga, donde se establecían en carpas. Alentaron a las mujeres para participar en los subbotniks. Después de la muerte de Armand en 1920, Kollontai tomó la presidencia de Zhenodtel y la lucha de Zhenodtel por aquel entonces se extendía especialmente al área geográfica donde vivían las mujeres musulmanas. Cómo se mencionó más arriba, trataremos de explicar el trabajo hecho en estas regiones como una sección separada más abajo. Debe enfatizarse que las militantes de Zhenodtel estaban peleando a expensas de sus vidas para la salvación de estas mujeres que sufrían enormemente por las crueles y horribles costumbres en los territorios del Soviet. Las militantes de Zhenodtel continúan sus actividades aunque las apalearon o masacraron en las aldeas que visitaban.

Desde el mismo principio Zhenodtel era la razón de un debate y lucha en dos direcciones dentro del partido. De un lado estaba una tendencia que creía que Zhenodtel es innecesaria en condiciones transicionales y creían que

Zhenodtel debía ser abolida. Del otro lado había una tendencia para convertir Zhenodtel en una estructura independiente del Partido y ambos de estos argumentos tenían contra-argumentos que creaban una lucha dentro del Partido.

Antes del 16° Congreso del Partido, realizado en 1930 que fue después de la dominación de la burocracia en la Unión Soviética, Zhenodtel y sus organizaciones afiliadas fueron cerradas y la razón dada era «reorganizar el mecanismo del partido». El reporte organizativo presentado por el Comité Central al congreso del partido alegó que esta decisión no creaba ningún despertar entre los estudios de las mujeres:

Tengo que subrayar aquí que la reorganización del mecanismo del Partido ha llevado a una tendencia por la eliminación de las ramas de la mujer y desensamblar el trabajo de la mujer. Desde mi punto de vista, esta reorganización del Partido no significa que tiene que minar el trabajo de la mujer para nada. Por el contrario, el trabajo entre las mujeres debe ser acelerado. Si el trabajo entre las mujeres es una tarea «especial» que «transferida» a las ramas de la mujer, luego después de la reorganización del Partido, toda la organización del Partido está obligada a tomar a la mujer, a trabajar entre las mujeres para poder sumarlas al Partido.

El resultado, sin embargo, es que el contenido del trabajo entre las mujeres cambió de dirección, y los pasos de Zhenodtel hacia la salvación de la mujer son también alimentados a los intereses de la burocracia. Entre 1917 y 1930, 301 artículos fueron encontrados en varias decisiones y resoluciones concernientes a los derechos y demandas de las mujeres, entre 1930 y 1967, el número era solo 3.

La revolución de octubre fue también la revolución de las mujeres musulmanas

Considerando en términos de Rusia en general, las mujeres que vivían en sociedades en las cuales eran llamadas como los Pueblos del Este, donde las mujeres que vivían en las circunstancias más duras especialmente debido a presiones y tradiciones religiosas antes de la revolución. La asignatura por delante de la revolución era hacer estas vidas de estas mujeres vivible, asegurar que dejaran de ser mujeres esperando por rescate entonces se convirtió el tema de esta lucha. Los derechos que eran reconocidos a todas las mujeres después de la Revolución de Octubre, también eran válidos para las mujeres que vivían en esas tierras, aunque las mujeres que vivían en el Este no eran siquiera conscientes de que derechos poseían mucho menos usar estos derechos.

El Estado Obrero primero que nada hizo un salto para especificar el contenido y la forma del trabajo de estas mujeres. En 1921 la «Comunistas de Mujeres Comunistas y Organizadoras del Este» fue convenido para la participación de las mujeres de la región quienes iban a continuar organizando la actividad. En la conferencia donde las provincias formadas por Tartaria, Bashkir, Turkestán, Azerbaiyán, Crimea, Kirguizistán, Cáucaso, Siberia, Turk, y otros pueblos de las montañas fueron representados, 45 mujeres organizadoras reunidas, la Zhenodtel, que había sido establecida un tiempo antes de esta conferencia ya había comenzado sus actividades en la región. Desafortunadamente, las mujeres comunistas pagaron el precio de aprender las circunstancias de la región y como la actividad organizada debiera ser llevada a cabo en la región con sus vidas. Entre los años 1918-1919, cientos de mujeres que fueron del oeste de Rusia para llevar a cabo la actividad en estas regiones, fueron muertas debido a las provocaciones de los mulás en estas regiones. El pasaje en una carta de una administradora de Zhenodtel explica sorpresivamente que tipo de dificultades las mujeres habían confrontado pero al mismo tiempo con cuanta determinación ellas realizaron:

Una tarde fuimos a un Aul (asentamiento más pequeño de la aldea) alrededor de Poltorazk. Yo, una chica estudiante de la Universidad del Este y una mujer de la milicia. Fuimos directamente a la casa del mukhtar, había tres hombres. Estaban bebiendo té. después que el mukhtar escuchó lo que dijimos, el dijo, ‘No puedes tener un encuentro con nuestras mujeres, sus esposos no las dejarán’. Mientras tanto, sin embargo, uno de los hombres le guiño y dijo en lenguaje turcomano: ‘No las envíes de vuelta, pueden ser útiles esta noche’. Yo entendía la lengua de los turcomanos muy bien, pero hice como si no entendiera. Así que hicimos una guardia nocturna toda la noche, con armas en nuestras manos. El mukhtar que vio nuestra obstinación y capacidad de protegernos, cambió su idea al día siguiente y llamó a las mujeres al encuentro.

Las mujeres que no salían de sus casas, que no iban al mercado para no cruzarse con hombres, por supuesto no asistían a las reuniones que Zhenodtel arreglaba. Entonces, la Zhenodtel comenzó a probar diferentes métodos. Estableció clubes de mujeres. Para que las mujeres puedan asistir fácilmente, la entrada de los hombres fue estrictamente prohibida. No obstante lo cual, las mujeres bajo el chador cuyas identidades no podían ser entendidas, estaban esperando afuera de las puertas de estos clubes con prioridad para entrar, mirando alrededor temiendo que alguien pudiera ver. Para poder llegar a las mujeres las miembros de Zhenodtel hasta atendían almacenes en estas regiones, en estos almacenes solo mujeres trabajaban, afiches de «los hombres no tienen permiso de entrada» colgaban sobre la ventana del almacén y cuando una mujer entraba al almacén a comprar algo, las mujeres comunistas trataban de inspirar consciencia a través de la plática con ella.

Las actividades llevadas a cabo en el Este primariamente apuntaban a informar a las mujeres sobre las nuevas leyes y derechos que poseían. Además de esto, cursos de lecto-escritura, servicios de salud y varias actividades socio-culturales se apuntaban. De forma diferente del resto del país en el Este asegurar la participación de la mujer en la fuerza laboral, por consiguiente, integrar a la mujer en la educación profesional requería una lucha mucho más difícil y larga.

Las demandas más básicas de las mujeres eran la prohibición de tomar por esposas jóvenes a una muy corta edad, la poligamia (en este caso la posibilidad de un hombre de casarse con más de una mujer) y la riqueza de la novia [dote]. Era relevante que eran incitadas a aceptar la poligamia debido a las dificultades económicas que enfrentaban ya que llevó tiempo romper las tradiciones y la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo era muy limitada. Los que demandaban o pagaban la dote eran castigados, hasta eran expuestos en los periódicos. Además de esto, a medida que las actividades de Zhenodtel se expandieron, a medida que comenzó a mejorar su efecto, las mujeres comenzaron a alcanzar la consciencia de sus derechos e incluso si era lentamente comenzaron a usar estos derechos. Usaban su derecho a divorcio levantándose contra sus esposos que las golpeaban y fortalecían la poligamia.

Serios progresos se hicieron en el terreno del alfabetismo. También fueron muy lejos usando sus derechos políticos, sino que además estaban cerrando la brecha rápidamente. En 1924-25, el 27 por ciento de las mujeres participaban en las elecciones del soviet de la ciudad. Solo el 2 por ciento de los delegados electos al Congreso de los Soviets de 1920 eran mujeres, pero en 1931 se incrementó al 23.2 por ciento.

Uno de los temas importantes de la lucha en el Este fue la lucha contra el chador y el velo. Se estaban acercando al tema con gran atención y rigor, considerando la lucha contra el velo de las mujeres comunistas a través de la prohibición no producirían resultados; por el contrario, impediría su progreso. El acercamiento hacia el tema, encontró su mejor expresión en estas palabras de Lenin:

Debemos ser extremadamente cuidadosos en pelear los prejuicios religiosos; algunos causaron mucho daño en esta lucha al ofender sentimientos religiosos. Debemos usar la propaganda y la educación. Por ser demasiado filosos en la lucha solo podríamos soliviantar el resentimiento popular; tales métodos de lucha tienden a perpetuar la división de la gente en líneas religiosas, mientras que nuestra fuerza reside en la unidad.

Con esta perspectiva Zhenodtel llevó a cabo un actividad contra el chador  el velo por pazones como que es una tradición que no respetaba la dignidad de la mujer, dañaba su salud, las mujeres no podían trabajar en fábricas porque vestían chador entonces no podían usar sus derechos contra sus esposos ya que no poseían ningún poder económico y aunque vestían o se forzaban a vestir chador o velo debido a sus creencias religiosas, ponerse el velo no estaba escrito en el Corán, esta tradición fue traída luego. El 8 de marzo de 1926, con la consigna «Abajo el burqa y el paranja», fue un día histórico para las obreras del Este. Una mujer que estaba experimentando esta protesta recuenta aquel día de la siguiente manera:

Hoy, miles, decenas de miles de mujeres fueron por las calles de Asia Central -Samarcanda, bukara, tachkent, Kokand, etc. -con sus burqas y paranjas – y sus preparaciones comenzaron con varios meses de adelanto – como una enorme y peligrosa avalancha. Pero había un mar de banderas sobre esta multitud oscura y sin dirección: Una protesta contra una tradición de odio. Y en el medio de esta rara caminata, justo como una parcela de flores rojas en una tierra yerma y enmalezada, un grupo de mujeres camino con caras abiertas, rojo-empañueladas, y con pasos determinados: ¡El que ya mostró el coraje para trazar una línea hacia su pasado y las que no tenían que mirar al cielo detrás de la caja negra nunca más! La masa de gente que no puede ser no vista, acompañada de música, tomó su lugar en la plaza decorada con banderas junto con muchos hombres y niños en sus filas, y las mujeres comenzaron a esperar en un suspenso asombroso. Luego la marcha masiva comenzó. Nuevas, inconvencionales palabras eran alzadas, encantadoras pero alentadoras, acicateando la tribuna alrededor de la plaza. Palabras que creaban un entusiasmo sin fin para los corazones… Y cuando la tormenta fortalecedora no podía calmarse y los gritos de ‘Larga Vida’ se esparcieron de las viejas, arruinadas murallas de la ciudad al campo -ahí es cuando el ataque comenzó. Aquí, allí, volando! inicialmente temblando y tímidamente, pero luego con creciente entusiasmo, las mujeres lanzaron los símbolos de la esclavitud frente al público -burqas y paranjas! Pronto se acumularon como una naciente montaña, echaron gasolina sobre ellos y súbitamente comenzaron a ver, llamas de liberación de la tierra de la tradición centenaria comenzaron a alzarse al brillante cielo… Pero frente a este fuego sin precedentes, los corazones de estas mujeres estaban llameando de miedo, alegría y vergüenza aquellas mujeres que se atrevieron a mostrar sus rostros por primera vez desde su infancia, que habían sobrevivido a la prisión…

En los días que prepararon la Revolución de Octubre, a través de la revolución e incluso en las etapas tempranas luego de la revolución las mujeres del Este no fueron parte de este proceso. No obstante, la Revolución de Octubre también se convirtió en su voz y dio pasos para organizar su liberación las mujeres del Este también escucharon a esta voz.

Dos pasos adelante, un paso atrás: El Termidor y después

Después de todo lo que fue explicado arriba, ¿podemos decir que la mujer soviética, ¿quién tuvo los más avanzados derechos en el mundo, en muchas áreas, se ha emancipado? Hay una respuesta objetiva a esta pregunta: ¡No! ¿Por qué? Porque algunos de los derechos que han sido dados a las mujeres inmediatamente después de la revolución, fueron retiradas en los años siguientes. El salto en los primeros años fue un muy importante comienzo, pero no fue permanente. La reputación de algunas estructuras que se alimentaron de la opresión de la mujer se restauró. En este caso. Si el socialismo, a diferencia del capitalismo, no se lleva con la dominación masculina y si esta ideología cree en una sociedad sin discriminación de género, debe ser explicado porque algunos pasos fueron dados contra las mujeres bajo el control del estado obrero y que algunos derechos son retirados. Antes de que expliquemos esta situación, veamos brevemente cómo y cuándo son hechos los cambios.

El primer paso atrás no fue solo sobre las mujeres, la NEP (Nuevo Política Económica), la cual incluyó pasos atrás obligatorios en el programa revolucionario fue aceptada para poder mantener vivo el estado obrero. La inadecuación de recursos llevó al cierre de algunos de los comedores, lavanderías, jardines de infantes, centros de cuidado de niños y pacientes que se habían abierto para la participación de la mujer en la producción social y la colectivización del trabajo invisible de la mujer. Luego, en 1928, con el Plan Quinquenal, las prioridades de la comunidad cambiaron casi instantáneamente.

En 1930 el departamento Zhenodtel de mujeres del partido se cerró porque el partido creyó que no había necesidad para un trabajo especial en esta área.  Un número de arreglos relacionados al nacimiento habían sido cambiados.  El principio de recibir pago completo durante la licencia de maternidad comenzó a depender de varias condiciones. Las mujeres que trabajaron durante los últimos tres años antes del nacimiento, aquellas que pasaron los dos últimos años en su último trabajo y las mujeres quienes son miembros de un sindicato tenían el derecho a tomar su salario completo. El periodo de licencia paga, que era 8 semanas de cuidado prenatal y 8 a 12 semanas después del parto, se redujo a 5 semanas y luego a 4 semanas.

Había una necesidad de una grande y controlada población para poder incrementar la producción. Para esto una nueva manera de pensar, una nueva ideología debía ser adoptada por la sociedad. LA manera más fácil era revitalizar los viejos hábitos. El 27 de junio de 1936, un decreto llamado “Defensa de la Madre y el Niño” se publicó y con este decreto, el concepto de familia fue promovido por el gobierno, la maternidad alentó así una misión especial dada a la mujer. Con este decreto y el posterior fortalecimiento de este decreto en 1944, los conceptos y prejuicios de la era zarista se pusieron a la orden del día de nuevo. La importancia de la familia enfatizada una y otra vez. La igualdad entre relaciones registradas oficialmente y las relaciones de hecho se abolió. Conceptos como el adulterio, hijos fueran del matrimonio e ilegítimos se alzaron de nuevo. La idea que la familia, no la sociedad, era responsable por la educación de los niños fue propagada. El divorcio se convirtió en un proceso costoso que las familias obreras no podían costear. La homosexualidad se prohibió, definida como un crimen castigable con prisión. El aborto también se prohibió. Sin embargo, la prohibición en papel, por supuesto, planteo una seria amenaza a la salud y la vida de la mujer porque la prohibición no evitó que la mujer se hiciera un aborto. De 100 mil mujeres que murieron en las ciudades, la razón para el 12.7 por ciento de estos eran procedimientos de abortos conducidos secretamente.

En línea con la política apuntada a alcanzar una población más grande, se hizo más difícil poder divorciarse; la homosexualidad y el aborto fueron prohibidos y el gobierno también alentó a la población a tener más chicos. Tener un alto número de niños era premiado con medallas y alguna ayuda financiera. Aquellos con 5-6 hijos se les daban “Medalla a la Maternidad de Primera y Segunda Clase”, aquellos con 7-9 hijos se les daban “Honor de Maternidad de Primera, Segunda, y Tercera Clase”, y aquellos con más de 10 tenían el título de “Madre Heroína”. No solo las familias populosas eran premiadas, sino que, al mismo tiempo, las familias pequeñas, los individuos sin familia, eran castigadas con impuestos adicionales. El derecho de las mujeres a demandar al padre para que tome el cuidado de hijos extra matrimoniales se omitió. La coeducación terminó en 1944 para poder consolidar en rol social de los chicos y muchachas en la nueva “familia soviética”, y por 10 años las chicas y los muchachos se educaron en escuelas separadas.

No es posible entender como este cambio ocurrió de movimientos radicales para asegurar la libertad de toda la clase obrera y los oprimidos después de la Revolución de Octubre al estancamiento, de forma separada de los cambios que sucedían en la Unión Soviética. La contrarrevolución burocrática que tuvo lugar en la Unión Soviética en los años 30, eso es, la burocracia que emergió de la clase obrera, que desarrollo sus propios privilegios y que tomo el poder político en sus manos luego comenzó a toma acciones contra tanto contra las mujeres y obreros bajo el dominio de Stalin. El estado obrero que está ahora bajo control de la burocracia, fue degenerado mientras protegía su propia existencia a expensas de derrocar a los obreros del poder paulatinamente y finalmente abriendo las puertas para el retorno del capitalismo. El restablecimiento y exaltación de las relaciones sociales reaccionarias y sexistas, también tuvo lugar paralelamente con esta corrupción.  Y bajo el mando de la burocracia, no es solo un pequeño paso hacia atrás por necesidad como en el periodo de la NEP, va más allá de eso. Y más importante, la burocracia estalinista los presentó como valores de la nueva sociedad, no como “pasos atrás”.

El sacrificio de la salvación de la mujer junto con la clase obrera a los intereses de la burocracia no debe llevarnos a la conclusión que la revolución de octubre no tuvo programa que pueda proveer salvación a la mujer. Porque la Revolución de Octubre ha demostrado tener el programa adecuado con los decretos que se habían publicado solo 4 días después de la revolución. Y desde los años 30 el principal tema no eran los pasos que llevaban hacia atrás, sino los pasos que llevaron al programa de la revolución en una ruta completamente diferente. Trotsky es uno de los dos grandes líderes de la revolución de octubre, el único defensor del estado soviético y el programa de la Revolución de Octubre entre el ex elenco contra la corrupción burocrática y queremos pasar sobre algunos pasajes de La Revolución Traicionada de Trotsky:

El borrador de la ley que prohíbe el aborto fue sometido a la llamada discusión popular universal, e incluso a través del fino tamiz de la prensa Soviética muchas amargas quejas y protestas sofocadas irrumpieron. La discusión se cortó tan súbitamente como se había anunciado, y el 27 de junio el Comité Ejecutivo Central convirtió el vergonzante borrador en una tres veces más vergonzante ley… En realidad, la nueva ley contra la mujer –con una excepción a favor de las damas –es el fruto lógico y natural de una reacción termidoriana.

El retroceso no solo asume formas de desagradable hipocresía, sino también va infinitamente más allá que las necesidades económicas de hierro demandan… El motivo más convincente del presente culto a la familia es sin dudas la necesidad de la burocracia de relaciones jerárquicas estables, y para el disciplinamiento de la juventud por medio de 40 millones de puntos de apoyo para la autoridad y el poder.

La familia genuinamente socialista, de la cual la sociedad removerá la diaria vejación de cuidados insoportables y humillantes, no tendrá necesidad de ninguna regimentación, y la sola idea de leyes sobre aborto y divorcio no sonarán mejor dentro de sus murallas que la recolección de casas de prostitución o sacrificios humanos. La legislación de octubre dio un paso audaz en la dirección de tal familia. El atraso económico y cultural ha producido una cruel reacción. La legislación termidoriana es batiendo una retirada a los modelos burgueses, cubriendo su retirada con falsos discursos sobre la santidad de la “nueva” familia. Sobre esta cuestión, también, la bancarrota socialista se cubre a sí misma con respetabilidad hipócrita.

Y con todos estos hallazgos, Trotsky dijo que las mujeres a quienes la burocracia estalinista proclamó como “muchachas libres e iguales de los pueblos de la URSS” no “eran aún libres”. Hubo pasos dados para la salvación de la mujer sin embargo bajo el mando de la burocracia estos pasos llegaron a su fin.

Aquí, no iremos en detalle sobre los desarrollos que sucedieron en los años siguientes y hasta el colapso de la Unión Soviética. Sin embargo, es necesario enfatizar que, luego de la Segunda Guerra Mundial y luego que las políticas que hacían blanco en una población mayor hubieron cambiado, algunos arreglos y mejoras nuevas se hicieron, comenzando a fines de los años 50, Después de la muerte de Stalin, el aborto se legalizó de nuevo. Aunque es parte de la estructura burocrática, una organización de mujeres se estableció bajo el nombre de Soviet de la Mujer. En vez de poner la perspectiva de construir una mejor vida para las mujeres en el centro, la burocracia vio a la mujer como una fuente de poder, en términos de la competición de la Unión Soviética con el Oeste. No obstante, muchos de los pasos que se dieron para estos propósitos indirectamente trajeron mejoras en la vida de las mujeres. Por ejemplo, pensaron que, para una economía más fuerte, era necesario que la mujer participara más en la fuerza de trabajo. En la Segunda Guerra Mundial, la muerte de 20 millones de personas, la mayoría hombres, hizo de esta participación una necesidad. También en esta dirección, desde la segunda mitad de los 50, el número de guarderías, hogares, etc. se incrementó.

Más énfasis se puso en la educación de la mujer. Como resultado, por ejemplo, cuando llegamos a 1970, no había mujer menor de la edad 50 analfabeta. En Turquía de acuerdo a los datos de TURKSTAT (Instituto de Estadísticas Turco) de 2015, la proporción de analfabetismo en la mujer de más de 25 años es del 9 por ciento. Después de la Segunda Guerra Mundial, la participación de la mujer en la economía en la URSS se elevó al 70 por ciento que estaba alrededor del 50.5 por ciento en 1970 y permaneció alrededor del mismo nivel por un periodo de 20 años. Más de la mitad de los miembros de los sindicatos eran mujeres. El mismo año en EEUU esta proporción era del 20 por ciento. En la Unión Soviética el 72 por ciento de los doctores eran mujeres. Aún hoy este es un dato fascinante.

Solo el 0.5 por ciento de los altos ingenieros y 3.5 por ciento de abogados en los Estados Unidos eran mujeres. El principio de igual pago por igual trabajo se implementó, y la diferencia en los haberes promedio de los hombres y mujeres era debido a su trabajo en distintos sectores. El 8 de marzo, y en varias áreas de la lucha por la salvación de la mujer, la demanda por “trabajo para cada mujer que quiera trabajar”, que es imposible de alcanzar en la sociedad capitalista, se encontró como una completa seguridad laboral para las mujeres bajo el techo de la Unión Soviética. En la elección de 1970, 463, o el 31 por ciento de los miembros electos al Soviet Supremo de la URSS eran mujeres. En el periodo 1969-1971, solo el 2 por ciento del 91º congreso de los EEUU lo constituían miembros mujeres. Muchas más comparaciones se pueden hace con ejemplos. En breve, a pesar del Termidor, la Unión Soviética se ha convertido en un país donde las mujeres atletas que conquistaron éxito mundial en varios deportes, la primera mujer que fue al espacio, y mujeres que trabajaban en muchas profesiones con una proporción sobre el promedio mundial para su periodo.

Conclusión

La relación entre la revolución de octubre y la salvación de la mujer es un tema que merece un examen mucho más detallado por sus especificidades o diferentes formas de opresión de la mujer. Como mencionamos más temprano en este artículo, tratamos de evaluar el programa de la clase obrera en términos de la emancipación de la mujer a la luz de la experiencia soviética considerando los pasos dados por la Revolución de Octubre hacia la salvación de la mujer. Como concluimos, hacemos las siguientes determinaciones sobre los temas que discutimos arriba, algunos de los cuales son más detallados y algunos de cuales son más concisos.

Primero, la opresión de la mujer y terminar con la dominación machista estaban entre los temas prioritarios de la Revolución de Octubre. Luego de la revolución el joven partido obrero, a pesar de las dificultades, trató de terminar con la dominación machista e hizo ajustes para terminar con la opresión de la mujer y cuando el gobierno tuvo que hacer concesiones a la vieja dominación y al machismo, lo expresaron con el corazón abierto.

Segundo, en los primeros años de la Revolución de Octubre el derecho de la mujer se expandía rápidamente y una nueva sociedad estaba tratando de construirse sin embargo este progreso no fue permanente por causa de la burocracia. Sobre la base de una contradicción entre los intereses de la clase obrera y la salvación de la mujer, los derechos de las mujeres no fueron sacrificados para la clase obrera y para el socialismo. No hay contradicción entre estos dos. El programa, en el cual los derechos de la mujer son sacrificados, es el programa del “socialismo en un solo país” de la burocracia termidoriana. Trotsky explica la revolución permanente en tres niveles: continuidad entre la revolución democrática y reconstrucción socialista de la sociedad, continuidad de la revolución socialista y continuidad de la revolución mundial en línea con el carácter internacional de la revolución socialista. Ya que la Unión Soviética no mantuvo la continuidad de la revolución socialista con el Termidor, hubo muchos campos que retrocedieron, y los quiebres que podía llevar a la salvación de la mujer sigue la misma tendencia de retroceso. La revolución no ha sido sostenida alrededor del mundo porque la continuidad de la revolución socialista se contradice con el interés de la burocracia del Termidor entonces la burocracia aplicó el programa de “socialismo en un solo país” el cual se alineaba con su interés. Entonces es necesario enfatizar que la Revolución de Octubre no dio algunos derechos a las mujeres para atraer a las mujeres para su lado y la Revolución de Octubre no traicionó a la mujer. La verdad es que la burocracia traicionó a la revolución de Octubre y a las mujeres. La incapacidad de evitar bajar a la burocracia por una revolución política ha inevitablemente concluido con una situación regresiva para la mujer así como en otras áreas.

Tercero, es posible decir que incluso bajo el dominio de un estado obrero burocráticamente corrupto, las mujeres están en una posición mucho mejor que en los países capitalistas más avanzados.  La remoción de la propiedad privada, la colectivización de la carga de trabajo de la mujer, aunque no es completamente satisfactoria, seguridad laboral incondicional, estudios especiales en los terrenos de salud y educación para responder las necesidades de las mujeres y otras varias prácticas indican que la mujer está en una posición mucho mejor en un estado obrero comparado a países capitalistas avanzados.

Cuarto, mayormente expresado en los discursos de Lenin, y basados en la necesidad de participar en el “trabajo” y “deshacerse de la carga del trabajo doméstico” para la salvación de la mujer, hay una crítica a los bolcheviques y a Lenin y a la Revolución de Octubre de que no pudieron ver los problemas específicos de la mujer y que reducían el problema de la mujer a una relación económica y esta crítica no es verdad. Lenin dice que si todas las mujeres no pueden salir de la casa, en el terreno de la producción social, las mujeres serán prisioneras en la casa, y la salvación de la mujer es más compleja que las razones dadas. La Revolución de Octubre se probó a sí misma, luchando contra la prostitución, por el aborto, contra la violencia hacia la mujer y también por su lucha contra el prejuicio social que insulta a la mujer y su intento de incluir a la mujer en la política. Estas razones prueban que la Revolución de Octubre comprende los problemas específicos que la mujer experimenta y de allí la Revolución de Octubre forma un programa acorde.

La Revolución de Octubre abrió la puerta a una vida que ningún otro país capitalista puede proveer a la mujer. Las mujeres no solo entraron por esta puerta con gran entusiasmo, también reconocieron y comprendieron su interés común con la clase obrera y se unieron a la lucha de construir una nueva sociedad socialista para su propia salvación. Si la mujer no puede ser libre en territorio soviético, es la razón de la contrarrevolución burocrática abrió el camino para la reconstrucción y recaudación clasista del capitalismo, no solo en términos de relaciones de producción sino también en otras relaciones sociales, de conjunto, bajo la forma de explotación y opresión. Este proceso, la reconstrucción del capitalismo, duró por décadas pero al final resultó en el retorno del capitalismo justo como trostsky lo previó. Marxismo Revolucionario, desde el primer momento, ha preservado el legado de la Revolución de Octubre y cuidadosamente estudia la experiencia Soviética incluyendo las ideas de la contrarrevolución burocrática.  De allí que hoy el marxismo revolucionario es el portador del programa que llevará tanto a obreros como mujeres a la salvación.

Tradujo: Rubén Tuseddu

[email protected]

NOTAS

[1] V.I. Lenin, “A great beginning”, 1919, https://www.marxist.org/archive/lenini/works/1919/jun/19.htm

[2] Este artículo primero apareció en turco en Devrimci Marksizm, número 32-33, otoño-invierno 2017. Fue luego publicado traducido al inglés en Revolutionary Marxism 2018.

[3] Uludere/Roboski es una masacre donde 34 campesinos kurdos fueron bombardeados hasta la muerte por la fuerza aérea turca en 2011. Ni una sola persona fue procesada.

[4] Aquí, el pasaporte se refiere a un documento específico usado para viajar dentro de Rusia.

[5] Chanie, Rosenberg, Kadinlar ve Perestroyka [La Mujer y la Perestroika], çev. Osman Akinhav, Istanbul: Pencer Yayinlari, 1990, p. 88.

[6] Sheila Rowbotham, Kadinlar, Direnis ve Devrim [Mujer, Resistencia y Revolución], çev. Nilgün, Sarman, Istanbul: Peyel Yayinlari, 1994, p. 161.

[7] Gül Özgür, Rusya’da 1917 Sosyalist Ekim Devrimi ve Kadinlarin Kurstulusu Cilt:I [La Revolución Socialista de Octubre y la Emancipación de la Mujer en Rusia, Volumen I], Istanbul: Dönüsüm Yayinlari, 1993, p. 394.

[8] George St. George, Sovyetler Birliginde Kadin [Nuesta Hermana Soviética], çev. S. Ózbudum –O. Yener, Istanbul: El yayinlari, 1987, p. 23.

[9] Gül Özgür, Rusya’da 1917 Sosyalist Ekim Devrimi ve Kadinlarin Kurstulusu Cilt:2 [La Revolución Socialista de Octubre y la Emancipación de la Mujer en Rusia, Volumen 2]Istanbul: Dönüsüm Yayinlari, 1993, p. 92.

[10] Ibid,. p. 103.

[11] Ibid., p.109.

[12] Alexandra Kollontai, Birçok hayat yasdim [He vivido muchas vidas], çev. Saliha Nazl1- Süheyla Kaya, Ïstanbul: Agora Kitapligi, 2010, p. 115.

[13] Özgür, Volumen 1, p. 111.

[14] Lev Trotsky, Rus Devrim Tarihi, Volume 1, Subat Devrimi; Çarligin devrilmesi [La historia de la Revolución Rusa”, Volumen I, La Revolución de Febrero: El derrocamiento del Zarismo], çev. Bülent Tanatar, Ïstanbul: 1998, p. 112.

[15] Ibid., p. 119.

[16] Özgür, Volume 1, p. 113.

[17] Ibid., p. 116.

[18] Rosenberg, p. 98.

[19] Afirmamos aquello con un decreto emitido en diciembre de 1917, el poder Soviético abolió la necesidad de usar el apellido del hombre como el apellido común de las esposas. Un decreto emitido en 1921 extendió este derecho y permitió a las esposas usar sus propios apellidos o apellidos de mujer/hombre como apellidos comunes, para dar a los hijos sus apellidos.

De estos tipos y resoluciones similares, sin hacer cambios fundamentales, trajo nuevo anexos a la ley que se llamó el Código de la Familia de 1918.

[20] Aquí operación se refiere a aborto clandestino e ilegal.

[21] “Decreto Soviético sobre el Aborto (1920”, http://alphahistory.com/russianrevolution/soviet-decree-on-abortion-1920/

[22] Goerges Duby, Michelle Perrot, Françoise Thèbaud, Kadinlarin tarihi Cilt V: Yirminci Yüzylda Kültürel Bir Kimlige Dogru [Una Historia de la Mujer, Volumen V: Hacia una Identidad Cultural en el Siglo Veinte], çev. Ahmet Fethi, Ïstanbul: Türkiye Ïs Bankasi Kültür Yayinlari, 2005, p.230.

[23] Serebrennikov, G.N., “La posición de la mujer en la URSS”, 1937, p. 80. http://revolutionarydemocracy.org/archive/womenUSSR.pdf

[24] Rsenberg, p. 104.

[25] Serebrennikov, p. 80.

[26] Nina Popova, Sosyalizm diyarinda kadin [Las Mujeres en la Tierra del Socialismo], çev. Murat Günesdogdu-Ïsmail Yarkin, ÏStanbul: Ïnter Yayinlari, 1991, p 70.

[27] Rosenberg, s. 105.

[28] Clara Zetkin, Reminiscences of Lenin, 1924, http://marxists.org/archive/zetkin/1924/reminiscences-of-lenin.htm

[29] Özgür, Volume 2, p. 28.

[30] Popova, p. 81.

[31] Rosenberg, p. 103.

[32] Serebrennikov, p. 68.

[33] Ibid., p. 170.

[34] Ibid., p 172.

Artículos relacionados

Deja un comentario